Boda de Borrell y Narbona Un enlace secreto en el seno del PSOE

  • Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, y Cristina Narbona, presidenta socialista, se dieron el 'sí quiero' el último verano en una ceremonia civil e íntima de la que no se ha sabido hasta ahora.

Josep Borrell y Cristina Narbona, en una de sus últimas apariciones públicas. Josep Borrell y Cristina Narbona, en una de sus últimas apariciones públicas.

Josep Borrell y Cristina Narbona, en una de sus últimas apariciones públicas. / Efe

Comentarios 2

El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell y Cristina Narbona, presidenta del PSOE, se casaron en secreto el pasado verano tras dos décadas de relación. El incidente del supuesto escupitajo en el Congreso hizo que Narbona se refiriera a él como “mi marido”, y a partir de ahí se ha desvelado el enlace.

Borrell, de 71 años, y Narbona, de 66, se dieron el 'sí quiero' en una ceremonia civil, "rodeados de unos pocos familiares y muy pocos amigos", como ha adelantado Informalia. La pareja de políticos, que lleva ya más de veinte años, no ha considerado oportuno que se publiquen las imágenes de la boda porque prefieren "no hacer ningún alarde de su vida privada".

La futurible candidata socialista a la alcaldía de Madrid tiene un hijo de un anterior matrimonio y el ex presidente del Parlamento Europeo otros dos, fruto de su relación con la francesa Carolina Mayeur. Borrell y Narbona empezaron su relación en el año 1998, y en 2001 trasladaron su residencia Valdemorillo, donde siguen viviendo, curiosamente cerca de Galapagar, donde también reside otra popular pareja de políticos, Pablo Iglesias e Irene Montero, de Podemos.

Cristina y Josep han pasado por temporadas de separación debido al trabajo que, al parecer, no han afectado a su relación. A principios de década, él vivía en Italia, donde trabajaba como presidente del Instituto Europeo de Florencia, dependiente de la Unión Europea, mientras ella lo hacía en París, donde hasta 2011 desempeñó funciones de embajadora jefa de la delegación española ante la OCDE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios