Relación prohibida de Balduino de Bélgica con su madrastra El romance que tambalea la corte belga

  • El amor secreto entre Balduino de Bélgica y su madrastra, Lilian de Réthy, sale a la luz 67 años después

La princesa Lilian y su hijastro, el rey Balduino de Bélgica. La princesa Lilian y su hijastro, el rey Balduino de Bélgica.

La princesa Lilian y su hijastro, el rey Balduino de Bélgica.

Comentarios 1

El romance entre el rey Balduino de Bélgica y su madrastra, la princesa Lilian, era un secreto a voces en los años 50. La morbosa información, que ahora se ha corroborado gracias a los diarios de Achille Van Acker, ex primer ministro de Bélgica de 1946 a 1958, nunca llegó a filtrarse a la prensa y los rumores se acallaron con la llegada de la española Fabiola de Mora y Aragón al corazón de Balduino. Su boda se celebró en 1960 y la historia de amor entre ambos duró hasta el fin de sus días. Pero, antes de Fabiola, otra mujer conquistó al rey Balduino, y su tormentosa y casi incestuosa relación hizo tambalear los cimientos de la corte belga.

Balduino y Fabiola, reyes de Bélgica. Balduino y Fabiola, reyes de Bélgica.

Balduino y Fabiola, reyes de Bélgica. / Gtres

La princesa Lilian, en primer plano, y Balduino a su lado. La princesa Lilian, en primer plano, y Balduino a su lado.

La princesa Lilian, en primer plano, y Balduino a su lado.

El medio belga Het Laatste Nieuws ha recopilado los extractos más interesantes de los textos redactados por el ex primer ministro Van Acker donde revela un posible romance entre el rey y su madrastra. Corría el año 1952 y como mandatario del país era informado de los movimientos de la casa real. Un día recibió una información de relevancia: "Lilian y Balduino viajaron al Tirol en un tren nocturno y compartieron el mismo compartimento para dormir". La información que cayó en manos de Van Acker hubiera sido una bomba si se hubiera filtrado a los ciudadanos belgas, por lo que se mantuvieron bajo llave sus diarios y reinó un secretismo absoluto entre el puñado de líderes que conocían la situación.

Pero las pruebas de que entre hijastro y madrastra existía más que una relación fraternal iban más allá. Durante el mandato del autor de estos diarios se interceptaron las llamadas de la realeza y el entonces primer ministro poseía el contenido de todo lo que se decía en ellas. Desde un "solo tuyo" que le dedicaba Balduino a Lilian hasta un "nunca te dejaré" que le expresó el monarca en plena Navidad.

Lilian y el rey Leopoldo III. Lilian y el rey Leopoldo III.

Lilian y el rey Leopoldo III.

El desagrado de los belgas por su princesa se debía a que Lilian Beals llegó a la vida del rey Leopoldo III en secreto. El monarca se casó con Astrid de Suecia en 1926, con quien tuvo tres hijos: Josefina Carlota, Balduino y Alberto. Pero la princesa Astrid murió joven a causa de un accidente de coche en el que conducía precisamente su marido. Años después de quedarse viudo, apareció por sorpresa en su vida Lilian, a la que nunca le permitieron utilizar la mayoría de títulos nobiliarios que se le otorgaron, y menos el de reina. No era vista con buenos ojos, y una historia como la que escondía con su hijastro hubiera supuesto un auténtico escándalo en el país. Cuando tenía 11 años, su padre se casó con Lilian y la que empezó siendo su madrastra, 14 años mayor que él, acabó como su amante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios