Fiesta

El Ayuntamiento permitirá la parada de autobuses en el Alcázar Viejo durante los Patios

  • Aprobado el plan de tráfico y seguridad que se centrará en la vigilancia contra los botellones y en el cumplimiento de la normativa sanitaria

  • Habrá un controlador por recinto y seis coordinadores de zona, además de varios informadores

Maribel Navajas, en su patio de la calle Parras. Maribel Navajas, en su patio de la calle Parras.

Maribel Navajas, en su patio de la calle Parras. / Juan Ayala

Todo está prácticamente listo para que Córdoba reviva la primavera a partir de este jueves con la atípica y otoñal celebración de su Fiesta de los Patios. El Ayuntamiento ya informó de una serie de medidas de seguridad a tener en cuenta a la hora de entrar a los recintos, como la distancia interpersonal, el uso de mascarilla o el gel hidroalcohólico.

Ahora, el teniente de alcalde delegado de Seguridad, Miguel Ángel Torrico, ha informado del plan de tráfico y seguridad aprobado por la Policía Local para garantizar por un lado la seguridad vial y, por otro, evitar perturbar en la medida de lo posible la vida diaria de los vecinos.

La zona que se presume acumulará más público será la del Alcázar Viejo, como es habitual cuando la Fiesta se celebra en sus fechas tradicionales. Por lo tanto, estará prohibido aparcar en esta zona, aunque Torrico ha informado de que sí se habilitará la parada de autobuses de Puerta Sevilla, así como para vehículos de personas con diversidad funcional. Además, se anulará el parking reservado de Puerta Sevilla.

Se modifica también el horario de carga y descarga, que quedará establecido de 8:00 a 11:00 y nada más.

Además, la Policía Local regulará el tráfico en ambos extremos de la zona, es decir, en Vallellano-Puerta Sevilla y Santos Mártires-Caballerizas y podrá cortar completamente el tráfico si se producen grandes acumulaciones de personas.

En el resto de zonas en las que hay Patios abiertos se controlará el tráfico y se podrán realizar cortes puntuales, con especial atención en calles como Marroquíes, Chaparro o Maese Luis.

La Policía Local vigilará especialmente que no se haga botellón, centrándose especialmente en la zona del Alcázar Viejo, Santa Marina y Regina.

Un controlador por patio

Mientras tanto, la labor de control fuera de los recintos recaerá en la Policía, pero en el interior de cada uno de ellos siempre debe de haber una persona vinculada al mismo, aparte del controlador. Sobre estos últimos, se ha contratado a 51 controladores, uno por patio, además de a seis coordinadores de rutas. Entre sus labores se encuentran avisar de mantener la distancia, del uso de la mascarilla y tomar la temperatura (no se dejará entrar a personas con fiebre).

También habrá informadores que circulen por las rutas. Los fines de semana habrá dos informadores por ruta y uno por patio en el caso de San Basilio, y entre semana habrá uno por ruta y cuatro en total en el Alcázar Viejo.

El control del aforo que permite esta Fiesta es la clave para su celebración, al contrario de lo que ha ocurrido con otras a las que todavía le quedaban meses para llegar, como el espectáculo navideño de Cruz Conde o la Cabalgata de los Reyes Magos.

Según dijo en su día el alcalde, José María Bellido, el riesgo con la celebración de la Fiesta era "moderado" y la aplicación de las medidas de seguridad descritas (unidas a la desinfección constante de patios y calles) permitirá que se pueda desarrollar sin problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios