Patrimonio

Los Patios de Córdoba abren sus puertas en un festival verde y diferente

Visitantes en el patio de la calle Postrera, 28 Visitantes en el patio de la calle Postrera, 28

Visitantes en el patio de la calle Postrera, 28 / Juan Ayala

El buen tiempo este jueves ha dado la bienvenida al Festival de Patios de Córdoba de otoño, una cita que por primera vez reúne a 51 recintos en el mes de octubre con el objetivo de salvar alguna de las fiestas que el coronavirus arrebató a la provincia. 

A las 11:00 se dio el pistoletazo de salida y los cuidadores, junto a los controladores ubicados en las puertas de los patios comenzaron a hacer su trabajo, uno mucho más complicado este año a causa de las medidas sanitarias y de seguridad puestas en marcha desde el gobierno municipal en un intento de mantener los casos de covid-19 controlados en Córdoba y que los Patios no supongan la mancha negra en las cifras de Salud de los próximos días. 

Eso esperan los políticos, los cordobeses y, sobre todo, los dueños de los recintos que han decidido abrir las puertas de sus hogares a cientos de personas que ya están pasando a conocer uno de los patrimonios cordobeses más hermosos, el que tiene alma, cuerpo, trabajo y cariño detrás durante todo el año. 

Una de las seis rutas elaboradas para esta edición comprende diez patios en el Alcázar Viejo, de las zonas más concurridas cada año que abren los patios. Este jueves no ha sido la excepción, aunque, eso sí, se nota el descenso en los visitantes con respecto al mes de mayo de años anteriores. 

Una controladora toma la temperatura a los visitantes Una controladora toma la temperatura a los visitantes

Una controladora toma la temperatura a los visitantes / Juan Ayala

Aún así, en Postrera, 28 en apenas una hora ya habían recibido a 58 personas. En la puerta, un grupo de seis estudiantes de Grado Superior de Turismo esperaban para poder entrar. Para Sara Obrero es la primera vez que visita un patio, "este año hemos hecho una simulación de guiar viajeros en el festival", así que supone una oportunidad excepcional para su desarrollo profesional. Su compañera Pilar Laguna, por el contrario, visita los recintos desde pequeña, pero este año para ella supone una mejor experiencia, a pesar de la crisis sanitaria. "Me gustaría recordar mi vivencia con los Patios, que son una señal de identidad de Córdoba, es la oportunidad de que los cordobeses disfrutemos de nuestra fiesta", ha recalcado. 

Los controladores, que van vestidos de azul añil, toman la temperatura, que no puede pasar de 37,5; verifican que se haga uso del gel hidroalcohólico, la mascarilla y controlan el aforo. Si un grupo es demasiado grande, deben dividirse en dos y esperar fuera.

Las colas son pocas, pero hay. En el patio de la calle Martín de Roa, 7 para mediodía ya habían recibido al menos 100 visitas y en Duartas, 2 unas 60, aunque con intervalos de tiempo en los que se quedan vacíos, cosa que no ocurre en mayo. 

Colas en una de las calles de la ruta de San Basilio Colas en una de las calles de la ruta de San Basilio

Colas en una de las calles de la ruta de San Basilio / Juan Ayala

Sensores, cámaras y drones son parte de las últimas medidas anunciadas por el Consistorio para controlar el aforo y evitar las aglomeraciones en las pequeñas callejas del barrio. La medida significa la apuesta tecnológica que servirá como proyecto piloto para próximos eventos, considerando que el aforo limitado y la distancia interpersonal ya es parte de la cotidianidad de todos y que a falta de vacuna, prevenir es lo que queda. 

Cuando se comienza a caminar hacia la ruta de la Judería ya se empieza a notar el descenso de visitantes. La cuidadora del patio de la calle Céspedes, 10, Rosario Torrealba, recibió la visita de unas 37 personas en las primeras horas. Familias de Zaragoza o Cádiz, así como extranjeros, de Israel y de Francia ya han pasado por su patio, que tiene un aforo limitado a cinco personas.

Los comerciantes y los hosteleros agradecen el empujón que podría suponer esta celebración para levantar sus negocios. Según Torrealba, los apartamentos turísticos de la misma calle "ya tienen reservas al completo" para el fin de semana, lo que sugiere que habrá muchas más visitas de cara al puente del Pilar. 

Visitantes en el patio de la calle Martín de Roa, 7 Visitantes en el patio de la calle Martín de Roa, 7

Visitantes en el patio de la calle Martín de Roa, 7 / Juan Ayala

Todos los cuidadores de los Patios de Córdoba y muchos de los visitantes coinciden en lo mismo: la experiencia es mucho más tranquila y amena, a pesar de la situación sanitaria, que genera incertidumbre. Hay tiempo de sobra para conversar, menos ruido para apreciar el agua de las fuentes o la música de fondo que ponen algunos cuidadores, no existe la misma competitividad que supone el concurso y hay más oportunidad de mostrar que los patios son un ente vivo, que se mantiene todo el año. 

Isabel Luque, que regenta el patio de Duartas, 2, explica que "ahora mismo las flores cambian, tenemos el patio de otoño, nosotros vamos viendo los cambios durante todo el año y este es un patio más relajante". Las variedades de plantas varían de acuerdo al recinto que se visite, en su patio hay salvia, pensamientos, ciclamen, celosia, crisantemos, geranios y "si sigue el calor tendremos gitanillas", espera. 

A Isabel, lo que más le ha gustado de la experiencia otoñal de los Patios hasta ahora, es que le ha dado tiempo de hablar con las personas, de explicarles lo que es un patio, lo que hay dentro y cómo se vive. "Flores puede haber en cualquier sitio, pero lo que nosotros tenemos con los patios es diferente", expresa. 

Así da el pistoletazo de salida un festival atípico, otoñal, verde, plagado de medidas de seguridad, de una reducción en las visitas pero con la ilusión de los cordobeses de visitar su patrimonio, que estará abierto hasta el próximo 18 de octubre en horario de 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30, mientras que los viernes y sábados el cierre será a las 21.00.

El plan de tráfico y seguridad aprobado por la Policía Local ha habilitado la parada de autobuses de Puerta Sevilla, así como para vehículos de personas con diversidad funcional. Además, se ha anulado el parking reservado de Puerta Sevilla. Cruz Roja, por su parte, ha activado también un operativo sanitario especial con el objetivo de dar cobertura a las posibles incidencias que se produzcan durante las visitas. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios