Málaga Cine

La Sección Documental recuerda a Pepín Bello

  • Tomás Studer presentó ayer su película dedicada al inspirador y cómplice de la Generación del 27, fallecido el año pasado

El director Tomás Studer presentó ayer, dentro de la Sección Oficial de Documentales del Festival de Málaga, su debut en los largometrajes con un documental sobre una de las figuras más emblemáticas de la cultura española. Pepín Bello: inspirando a los genios es un documental que gira en torno al genial artista sin obras que dejó una huella imborrable en la Generación del 27. Este documental requiere una mención especial dentro del Festival de Málaga debido a la estrecha relación que la ciudad mantiene con la generación del 27, vía Manuel Altolaguirre o Jorge Guillén. Este año se cumplen 50 años de la muerte del primero, así como 25 de la muerte del segundo, sin olvidar el décimo aniversario de la desaparición del último de los miembros de aquella maravillosa generación: Rafael Alberti. En este marco, Pepín Bello: inspirando a los genios representa un homenaje imprescindible para la generación de plata de la cultura española.

El propio Studer explicó ayer tras la proyección de su obra que "ésta es mi primera incursión en el mundo del cine. Me la planteé con un profundo respeto hacia el personaje. Yo, con mis 29 años, y él, con sus más de cien. He tratado de contar la historia de una persona que no ha hecho nada en su vida. Fui descubriendo su auténtica valía hablando con multitud de personas, que me contaron poco a poco quién era Pepín". Con respecto a este escritor genial que no publicó una sola línea, el realizador apuntó que "se trataba de un personaje desconocido para mí, como supongo para mucha otra gente. Es una persona que merece ser conocida. Su gran valía es que siempre consigue sacarte una sonrisa". Studer también tuvo palabras para el sector audiovisual y las dificultades de distribución para los documentales: "El problema del mundo documental está, muchas veces, en la falta de interés de los productores en mover la película, porque las películas sí son interesantes. La solución está en la televisión o en internet. El interés por el documental existe, pero los encargados de las parrillas no fomentan ese interés".

La sesión de documentales quedó ayer completada en la Sección Oficial con Cien metros más allá, de Juan Luis de No, y Orson Welles y Goya, de Emilio Ruíz Barrachina, un retrato, en palabras de su propio autor, "de la desconocida España de los 50".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios