Málaga Cine

Juan Diego recibe el Premio Málaga por una carrera "consecuente" con su vida

  • El actor fue distinguido anoche con el máximo galardón de manos de Antonio Banderas, de quien destacó su "tenacidad y ganas de pelear" · Con más de 30 años de carrera, reconoce que le queda "todo" por hacer

Mordaz, reflexivo y, sobre todo, honesto con la profesión que le ha tocado vivir. La veteranía de Juan Diego (Sevilla, 1942) le permite convertirse en todo aquello que se proponga. Pasa de policía iracundo a padre despechado con la facilidad de un corredor de fondo. Ayer, el actor quiso ser el mejor protagonista de una rueda de prensa, de todo, menos aburrida. Con tres Goyas y cuatro premios de la Unión de Actores, el sevillano aún se considera más que actor de culto "actor de colegueo", afirmó. ¿El mérito? Haber sido capaz durante más de 30 años de establecer "relaciones naturales desde el personaje" con sus compañeros de reparto. Por la mañana, descubrió el monolito con su nombre en el paseo de la fama del paseo marítimo Antonio Banderas y por la noche recibió el Premio Málaga a toda una trayectoria, precisamente de manos de otro colega de profesión, Antonio Banderas, quien le dirigiera en 2006 para el papel de don Alfredo en El camino de los ingleses.

"Es un lujo para mí, para Andalucía y parte del extranjero que sea como es", expresó el homenajeado. Cuando Banderas y Juan Diego se reencuentran, al segundo le pasa por los ojos "la emoción de lo verdadero", confesó. Orgulloso de recibir el galardón del presidente de honor este año del certamen, Juan Diego prefiere despojar al malagueño de artificios para quedarse con un profesional "tenaz" de quien admira "su confianza y ganas de pelear". "Sé que todavía anida en él ese niño inquieto", expresó.

Juan Diego habla, sonríe y gesticula al mismo tiempo, encantado de ejercer de anfitrión en una noche en la que todos los aplausos fueron para su talento. Al contumaz progenitor de Padre Coraje le gusta corresponder su ejercicio laboral con el vital. "Tu profesión no puede ser una cosa muy distinta de la vida, tiene que ser consecuente con ella", razonó. En su opinión, trabajar en el cine le brinda la oportunidad de quitarse "los demonios de dentro" y, al mismo tiempo, "ayudar a la gente a sacárselos", remató.

El Premio Málaga reconoce el talento de profesionales con una vasta carrera a sus espaldas. Juan Diego aseguró que aún le queda "todo por hacer", y desmintió que la distinción del certamen respondiera a las canas. "No es una cuestión de edad, sino de conocimientos. A un burro por mucha edad que tenga no le dan un premio en ningún lado", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios