Festival de Huelva Netflix deja una “semilla de aprendizaje” para la industria del cine latino

  • Colombia y México reconocen la influencia de las producciones en las nuevas plataformas

El desembarco de Netflix en Colombia con la serie Narcos ha sido, en cierta manera, un revulsivo para la industria audiovisual local. Aunque mexicanos, brasileños y españoles acompañaban la maquinaria estadounidense de la plataforma televisiva, ha sido aprovechada la oportunidad por los profesionales colombianos. “Ha sido positivo. Es una semilla de aprendizaje de los técnicos, de los productores, para afrontar este tipo de producciones”, apunta el director colombiano Rafael Martínez, presente estos días en Huelva con su película El Piedra.

Martínez, junto al director de fotografía colombiano Luis Enrique Otero y el periodista mexicano César Huerta, de El Universal, reconocen a Huelva Información la influencia que ejercen las grandes operadoras con sus producciones.

“Los gringos lo saben hacer todo perfectamente bien, son los maestros”, recuerda Huerta, quien entiende que ese aprendizaje luego “se puede trasladar a la producción local, no en millones de dólares pero sí en pesos”.

Rafael Martínez destaca que las plataformas como Netflix son ahora mismo “el único escenario de sinergia”. Lo apunta en la idea defendida por todos de que es necesario “unir nuestras naciones”.

“Nuestras historias son muy parecidas, con nuestras diferencias y formas diversas de ver las cosas. Pero nos une mucho el mestizaje salvaje que hemos tenido”.

Luis Enrique Otero asegura que más que ahora con Narcos, la mayor influencia en el cine colombiano llegó de México, sobre todo con Amores perros (2000), de Alejandro González Iñárritu: “Empezamos a soñar con otro cine al entender que podíamos contar historias diferentes. No todas las producciones debían ser de corte local, de realismo mágico, siguiendo el código tropical de los caleños”.

El cine colombiano, aseguran de su evolución, de un modo gráfico, “está ya en Secundaria”, frente al desarrollo que se ve en las grandes industrias latinas, como Brasil, Argentina y México. “El gran problema –anota César Huerta– es cuántas películas mexicanas llegan a España” o a otros países latinos.

Ver cine en español

Festivales de cine como el de Huelva, explican, son, casi, la única opción para ver cine de países vecinos, a los que Hollywood corta el acceso a las salas.

Por ello piden más protección gubernamental en sus países para regular la exhibición de cine en español y su permanencia en cartelera. También para la educación del público para el consumo local: “Al menos tiene que permitirse que la gente pueda decidir”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios