Sexto día de protestas por la sentencia del procés

Una cadena humana se antepone entre los violentos y la Policía en la Via Laietana

  • Una multitud se concentra por otro lado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para protestar contra la sentencia del Supremo.

Manifestantes ante furgones de la Policía Nacional en la Vía Laietana. Manifestantes ante  furgones de la Policía Nacional en la Vía Laietana.

Manifestantes ante furgones de la Policía Nacional en la Vía Laietana. / EFE

Una cadena humana formada por decenas de personas, en su mayoría de mediana edad, impidió que manifestantes pudieran acercarse al cordón policial instalado al comienzo de la Via Laietana de Barcelona, donde se encuentra la Jefatura Superior de Policía y donde el viernes se produjeron violentos incidentes.

Este cortafuegos evitó que parte de los 6.000 asistentes a la manifestación convocada por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) y movimientos de la izquierda independentista para pedir la dimisión del consejero de Interior, Miquel Buch, pudieran acercarse a los policías que impedían el tránsito por la Via Laietana.

Parte de los manifestantes permanecieron en la plaza Urquinaona, mientras que otra parte se ha desplazó hasta el paseo de Sant Joan y se concentraron frente a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sin que se registraran incidentes hasta la noche.

Un portavoz de las personas que formaban la cadena humana, el diputado de ERC en el Parlament Jose Rodríguez, pidió a los concentrados poner fin a la manifestación, pero muchos de los presentes decidieron permanecer en el lugar y gritan eslóganes como "fuera las fuerzas de ocupación".

También la CUP, una de las organizaciones convocantes de la manifestación, desconvocaron a través de twitter la concentración, pero igualmente muchos de los participantes han decidido continuar la protesta frente a la sede del TSJC, de manera pacífica.

El Gobierno de Torra agradece los cordones pacifistas

Miquel Buch agradeció el cordón de separación entre manifestantes y cuerpos policiales que efectuaron en algunas protestas grupos pacifistas, pero pidió que se aparten de inmediato si empiezan los incidentes.

Formando un cordón de separación, con los brazos en alto y sentados en el suelo, estos ciudadanos reclaman la no violencia. "Queremos agradecer su actitud. Su contribución para separar actos violentos de las manifestaciones que están sucediendo", indicó el consejero.

Buch advirtió, no obstante, a los ciudadanos de que integren estos cordones de que si ven que se empieza a producir lanzamiento de objetos o actuaciones violentas se aparten lo antes posible del lugar para poder garantizar su integridad física. "Agradecemos que el pueblo catalán demuestre su carácter pacífico, que actúa cuando ve la cara de la moneda que no es la nuestra (la violencia), que no es la cara del pueblo catalán. Pero si hay lanzamientos o ataques a las líneas policiales, que se aparten", ha afirmado.

Buch, que insistió en su petición de "aislar" a los violentos, ha lamentado que durante esta semana hayan resultado heridos policías, manifestantes y periodistas en los "episodios" de violencia que se han registrado.

Ha afirmado además que los Mossos d'Esquadra deben de actuar respetando los principios de proporcionalidad, oportunidad y congruencia y que, si se detecta algún caso en que no es así, el cuerpo autonómico es el "principal interesado" en que estos episodios no se vuelvan a producir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios