Crónica Personal

Un adiós para salvar al Rey

Es una marcha temporal, no un exilio como le exigen los partidos republicanos, con el único objetivo de que sus dudosas operaciones financieras no salpiquen a Felipe VI

El Rey emérito en una imagen de archivo. El Rey emérito en una imagen de archivo.

El Rey emérito en una imagen de archivo. / Efe

Llevaba más un mes dándole vueltas a su marcha de España. Una marcha temporal, en ningún caso definitiva. No se trata de partir hacia el exilio, como le exigían desde las filas de los partidos republicanos, sobre todo Podemos; ni de abandonar su residencia de La Zarzuela. Se va un tiempo, no se sabe cuánto, pero probablemente la duración la marcarán los procedimientos judiciales abiertos contra Corinna Larsen, cuya relación con don Juan Carlos ha provocado los sucesos que ayer llegaron a su punto más doloroso. Para la Familia Real y para los que apoyan al rey Juan Carlos y a la Corona. Pero ayer será el día que marcarán en el calendario, como un triunfo, los republicanos, sobre todo los que forman parte del Gobierno. Que, por supuesto, no se conformarán con el anunció del Rey emérito de que se va fuera de España: Felipe VI es el próximo objetivo.

Don Juan Carlos es perfectamente consciente de sus errores, pero también le duele la falta de apoyos ya no sólo a su figura, que tanto ha hecho por España, sino también a la Monarquía y a su hijo. Se va precisamente para no dañar una institución a la que ha dado todo, igual que a su país, lo que se olvida cuando se ha puesto en primer plano una vida personal poco ejemplar y unas operaciones financieras también escasas de ejemplaridad. Aunque no son ciertas todas las operaciones que han ocupado tanto espacio en los medios de comunicación, algunas perfectamente diseñadas no sólo para perjudicar la imagen del Rey emérito, sino para dar peso a quienes, incluso desde el Ejecutivo, utilizan la falta de ejemplaridad de don Juan Carlos para tratar de echar abajo, a continuación, el reinado de su hijo y a la Corona. Un dato lo avala: una ministra, Irene Montero, la pareja de Pablo Iglesias y número dos de Podemos, hizo unas declaraciones en las que criticaba de forma demoledora el comportamiento de “los Borbones”, dando por hecho que don Felipe era como su padre.

A Juan Carlos Ile ha dolido en primer lugar que su comportamiento haya provocado una crisis tan grave y con tan serias consecuencias. Le ha dolido la brecha que se ha abierto entre él y su hijo; estaba convencido de que si sumaban esfuerzos, podía haberse encarado la situación de otra manera, asumiendo él las responsabilidades pero sin que la figura de Felipe VIfuera puesta en cuestión. No por su comportamiento personal e institucional, impecable, sino porque hay todo un movimiento perfectamente diseñado que utilizaba sus errores para poner en cuestión que la Monarquía fuera la forma de Estado adecuada para los tiempos actuales.

El movimiento tenía a Podemos como principal impulsor, porque hay más partidos republicanos pero han sido más respetuosos con la Constitución que el que abandera Iglesias. Una vez que entró en el Gobierno, apenas ningún ministro socialista ha defendido la Corona con la fortaleza que debe hacerlo un Ejecutivo obligado más que nadie a respetar y hacer respetar la Constitución. Apenas Margarita Robles pronunció alguna frase en ese sentido; las declaraciones del presidente Sánchez fueron abiertamente de compromiso y escasamente entusiastas. Lo que provocó que si algún socialista estuvo tentado de dar la cara por el Rey, no lo hizo. Con la excepción de Felipe González, que puso en valor el inconmensurable trabajo que hizo Juan Carlos Ipara convertir una dictadura en una democracia y, durante el mandato del socialista, realizó importantes y delicadas gestiones en favor del Gobierno.

Su destino

Hacía semanas que don Juan Carlos había tomado la decisión de marcharse de España para que cesara la presión sobre Felipe VI. Presión que incluía al propio Gobierno, con datos concretos que lo demuestran. Uno de ellos, la retirada al Rey emérito de su asignación, que no figuraba en la carta inicial que el Monarca envió a su padre antes de hacerla pública.

En estos meses en los que han sido tan escasos los respaldos llegados de España, que se pueden contar con los dedos de la mano, a pesar de cuánto ha trabajado con políticos, ministros y empresarios para defender sus intereses, ya que eran los intereses de España, ha recibido sin embargo multitud de llamadas de personalidades internacionales de todos los sectores sociales, entre los que se encuentran jefes de Estado y de Gobierno que prefieren recordar su papel no sólo como impulsar de una nueva España sino como mediador en importantes conflictos entre países que acudían al Rey español.

Han sido muchos los que le han ofrecido acogida, tanto en el plano personal, particular, como en el político, por lo que ha tardado un tiempo en decidirse a qué país viajar una vez que tomó la decisión de dejar temporalmente España.

Decisión tomada hace tiempo; el lugar a donde dirigirse, no. Se barajaron pros y contras, con la ayuda inestimable del general Sanz Roldán, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, el cargo militar más relevante tras el Rey, y después ex director del Centro Nacional de Inteligencia, que ha sido el interlocutor entre La Zarzuela y Jaime Alfonsín, jefe de la Casa de S.M. el Rey Felipe, cuando la mediación no ha sido directa entre don Juan Carlos y su hijo. Que han tenido alguna reunión, escasas, una de ellas con la presencia de Alfonsín.

Felipe VIconocía la decisión de su padre de alejarse de España durante un tiempo, incluso en las conversaciones mediadoras se pronunció la palabra “vacaciones” para alejar así que se mencionara “exilio”, como exigía el entorno podemita.

A la hora de escribir estas líneas no se conoce con seguridad su destino. Se ha barajado la posibilidad que le ofrecían algunos emiratos árabes, con cuyos emires mantiene una relación muy estrecha, pero en La Zarzuela lo sopesaron con la máxima cautela para que la elección no perjudicara la imagen de la Monarquía, pues no hay que olvidar que algunas acusaciones eran que aceptaba costosos regalos y prebendas de jefes de Estado árabes.

También se rumoreó la República Dominicana, donde cuenta con importantes amigos en el mundo empresarial. En los últimos días –el Rey emérito quería marcharse cuanto antes a la vista de que cuanto más prolongaba su presencia en España aparecían más noticias demoledoras, algunas falsas– se barajó la posibilidad de realizar un crucero, a la espera de tomar la decisión adecuada.

La noticia, una de las noticias más relevantes de la historia de la España actual, es que don Juan Carlos abandona temporalmente su país para no perjudicar más a su hijo y a la Corona. Dónde va, es una noticia que se conocerá en las próximas horas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios