España

El Gobierno recuerda que la acusación contra el líder valenciano "no es un delito cualquiera"

  • El Ejecutivo ve cada vez "más difícil de justificar" el silencio de los populares sobre las imputaciones

Comentarios 2

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, apuntó ayer en Oviedo que cada vez resulta "más difícil de justificar" el silencio del Partido Popular y "el mirar para otro lado", en relación con la imputación de Camps.

La también portavoz del Ejecutivo reseñó que como vicepresidenta no suele hacer pronunciamientos sobre cuestiones sujetas a una investigación judicial. No obstante, en relación con el debate sobre si el presidente valenciano debe continuar representando a los valencianos o no, considera que eso "compete al señor Camps y al Partido Popular".

Por su parte, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, considera "una mala noticia" que el juez del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana viera indicios "razonables" para atribuir a Camps un posible delito de cohecho. "No es un delito cualquiera", subrayó el ministro de Justicia, quien garantizó la "neutralidad" del tribunal popular que enjuiciará la causa, y que es "ideal" para examinar las responsabilidades de cargos públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios