España

De Cospedal ve "muy discutible" la figura penal sobre los regalos a los cargos públicos

  • Gallardón discrepa al recordar la imposibilidad de que los políticos reciban dádivas

Comentarios 2

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, afirmó ayer que en el "hipotético" caso de que Francisco Camps hubiera recibido regalos es "muy discutible" hasta "dónde tiene que llegar el tipo penal", y "muy complicado" establecer "una línea divisoria" sobre los obsequios que reciben los cargos públicos.

En declaraciones a una emisora de radio, De Cospedal defendió que "hasta el momento no se ha acreditado" que Camps no haya pagado los trajes por los que se le implica en el caso Gürtel, y dijo dar más "credibilidad" a la palabra del presidente de la Generalitat que a la del sastre José Tomás, que "ha cambiado cinco veces de palabra".

Tras recordar que en un Estado de Derecho se tiene que demostrar la culpabilidad y no la inocencia, la número dos del PP apuntó que el último auto del juez encargado de la trama valenciana del caso Gürtel, José Flors, dice que en el caso de que "hubiera habido regalos no son a cambio de favores políticos". "No son a cambio de nada", indicó, para exponer el respaldo de la dirección popular al recurso de Camps.

"Pero en el hipotético caso de que estuviéramos hablando de algún tipo de regalo, es algo muy discutible hasta dónde tiene que llegar el tipo penal o los límites en este asunto", precisó De Cospedal, quien ve "muy complicado" hablar sobre los obsequios que reciben los responsables públicos por razón de su cargo.

Por su parte, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, recordó que ya existe una regulación que impide que los cargos públicos reciban regalos por sus acciones administrativas, aunque mostró su apoyo a Camps.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios