Formación de las Cortes

Arranca la XIV legislatura: récord de grupos, más independentistas, menos mujeres

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, es ayudada para salir del hemicliclo tras su caida durante la sesión de constitución de la XIV legislatura este martes en el Congreso. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, es ayudada para salir del hemicliclo tras su caida durante la sesión de constitución de la XIV legislatura este martes en el Congreso.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, es ayudada para salir del hemicliclo tras su caida durante la sesión de constitución de la XIV legislatura este martes en el Congreso. / Eduardo Parra (EP)

La XIV legislatura se ha puesto en marcha esta mañana en un Congreso de los Diputados que se sigue fragmentando a marchas forzadas y sobre el que sigue sobrevolando el fantasma del bloqueo.

El fin del bipartidismo comenzó a escribirse hace tres años, en la XI legislatura, que duró tan sólo 111 días, entre el 11 de enero y el 3 de mayo de 2016, con la disolución de las Cortes, aunque formalmente se prolongó hasta el 19 de julio, cuando las Diputaciones Permanentes del Senado y del Congreso se hicieron azucarillo y dieron paso a las nuevas Cámaras electas el 26 de junio anterior.

Acababan de irrumpir Ciudadanos y Podemos en el Congreso y el insospechado protagonista de la sesión, el bebé de Carolina Bescansa, no llevaba entonces un pan bajo el brazo sino unas turbulencias en Unidas Podemos que le han hecho menguar desde sus 69 diputados de entonces a los 37 actuales entre desencuentros y desatinos que han hecho irreconocible la cúpula de la formación morada desde entonces hasta ahora, en la que sólo queda la incombustible presencia del número uno, Pablo Iglesias.

Errejón cambia de bancada

Quien va a compartir bancada, que no grupo parlamentario, con su antiguo camarada Íñigo Errejón, al frente de los tres diputados de Más País, una de las formaciones que se estrenaban este martes en la Cámara Baja. Él no, regresa casi un año después. "Dejé en este Congreso muchos papeles en los cajones, muchas leyes y proposiciones de ley esperando a ser desarrollados, que no se pudieron desarrollar por esta especie de interinidad y de bucle en el que vivimos permanentemente. Ese bucle lo pagan sobre todos quienes más necesitan un Gobierno a su servicio, que son los trabajadores", ha declarado esta mañana en los interminables pasillos de la Cámara.

Más País es uno de los tres grupos que debutan. La irrupción de grupos noveles se completa con la CUP. Los anticapitalistas decidieron en septiembre contra todo pronóstico competir por primera vez en unas elecciones generales y lograron dos escaños por la provincia de Barcelona en detrimento de ERC y de En Comú Podem. El objetivo de sus dos electos, Mireia Vehí y Albert Botrán, es tan impropio de un diputado como claro: la ingobernabilidad y no participar de la actividad parlamentaria ordinaria, sólo de aquella que sirva para poner "el derecho a la autodeterminación y la amnistía" en el centro del debate. 

También aterriza por primera vez en la Cámara Baja la España vaciada, Teruel Existe. Su electo, el arquitecto turolense Tomás Guitarte, opta por la cautela, aboga por un oír, ver, aprender y actuar: "Ahora mismo estamos escuchando a todos para aprender y poder tomar decisiones más adelante".

Los tres, Más País, la CUP y Teruel Existe, hacen honor al Grupo Mixto, heterogéneo y complejo hasta el antagonismo, reducto de los pequeños partidos que no alcanzan los 15 escaños y los que no superan el 5% de votos totales o el 15% en las circunscripciones donde se han presentado. La aritmética parlamentaria ha provocado que en este bloque pudieran estar integradas al menos diez fuerzas, que deberían coordinarse para trasladar las demandas de los 1,2 millones de votantes a los que representan.

Sin embargo, los diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN), el Partido Regionalista de Cantabria (PRC), Coalición Canaria y Teruel Existe han sellado una alianza para intentar constituir un grupo parlamentario de corte regionalista más o menos afín y soltar el lastre de tener que aunar fuerzas y repartos de tiempos parlamentarios con partidos en sus antípodas ideológicas, como la CUP, Bildu o Junts per Cat (JxCat).

Récord de grupos

El bipartidismo ya es historia y el Congreso lo conforman 16 grupos, con una tercera fuerza política que trasciende a la ultraderecha, un voto que se escondía entre los del PP y que ahora representa a más de tres millones y medio de votantes, un 15% del electorado, que más que identificarse con el penoso ideario xenófobo y machista de la formación de Santiago Abascal cabe suponer que son depositarios del cabreo y del hartazgo y se emocionan con las soluciones por la calle de en medio, como encarcelar al presidente de la Generalitat para arreglar el conflicto catalán.

El bombero pirómano es la formación que más ha crecido desde las elecciones generales del 28 de abril, de 24 a 52 diputados. Y tiene algo de culpa de que la presencia femenina se haya reducido en el Congreso, de 166 a 153 mujeres. No es de extrañar que Vox no cuente con demasiadas diputadas teniendo en cuenta su política de cuestionar una violencia de género que le cuesta cada día 137 vidas a ellas. Alicia Rubio, diputada de la Comunidad de Madrid, resume bien el espantoso ideario voxístico: dice que el feminismo "es cáncer" y está muy preocupada por el "lesboterrorismo" y el "pornofeminismo".

Vox entra en la Mesa

La vociferante ultraderecha ha entrado en la Mesa del Congreso, con una vicepresidencia para su diputado Ignacio Gil Lázaro gracias solo a los 52 votos de su partido, al fracasar el cordón sanitario a Vox que promovieron el PSOE, Unidas Podemos y otras fuerzas políticas nacionalistas e independentistas.

Desde la dirección del PP han criticado que el PSOE "acaba de meter a Podemos y a Vox en las vicepresidencias del Congreso", al tiempo que Ciudadanos no ha entrado por el cordón sanitario de los socialistas.Los populares también han reprochado Vox su negativa a pactar dos puestos de la Mesa para el PP, uno para ellos y otro para Ciudadanos. Así, argumentan que el centro derecha "pierde un miembro", el que podría tener Ciudadanos, por el "rechazo de Vox a España Suma", el nombre de la coalición que el PP ha propuesto para aunar los votos de este espectro ideológico ya antes de la repetición electoral del 10-N.

Para que alguien suba, alguien tiene que bajar. El funesto ascensor del descenso casi lo monopoliza Ciudadanos, que rozó el sorpasso al PP e 28-A y que entró en barrena el 10-N, pasando de 57 a 10 diputados. La bronca de la mañana la ha protagonizado uno de los diputados supervivientes naranjas, Marcos de Quinto, con un diputado de Vox, con el que ha tenido sus palabras y un empujón.

La presidenta del Congreso, la socialista Meritxell Batet, dio este lunes por cerrada la XIII legislatura deseando a los diputados que dejan la Cámara Baja "lo mejor" en su vida profesional y personal. Apartado en el que se echará de menos al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que dimitió y dejó su escaño tras trece años al frente de la formación. Y al que fuera su portavoz, Juan Carlos Girauta, que no revalidó su acta por toledo el 28-a, aunque en todo caso ha seguido la senda de Rivera.Como el secretario general, José Manuel Villegas, que también perdió su escaño por Almería.  

Batet es reelegida como presidenta del Congreso

Batet ha sido reelegida este martes como presidenta del Congreso, al obtener 166 votos y superar a la otra opositora, Ana Pastor (PP), que ha sumado 140. La diputada socialista por Barcelona es la primera mujer que repite en el cargo, que antes de ella ocuparon otras dos: la propia Pastor y Luisa Fernanda Rudi, también del PP.

La senadora del PSOE Pilar Llop ha sido asimismo elegida presidenta de la Cámara Alta.

El Congreso resultante de los comicios de abril ha renovado el 64% de los diputados. En cualquier caso, sus  83 nuevas señorías son prácticamente el doble de las que llegaron nuevas en la XII legislatura, también en un escenario de repetición electoral moción de censura a Mariano Rajo mediante, desde el 19 de julio de 2016 hasta el 5 de marzo de 2019. En esta nueva andadura, el 76%, tres de cada cuatro, repiten escaño.

Con la fragmentación grupal, la Cámara Baja se ha convertido ya en la práctica en la verdadera asamblea territorial, atornillando al Senado a su tradicional segundo plano de la política. El independentismo se ha afianzado, con los 13 diputados de ERC, ocho de Jxcat, cinco de Bildu, dos de la CUP y el del BNG, de vuelta al congreso cuatro años después. total: 29 electos que quieren romper con España, la cifra más alta nunca vista en el Congreso.

Con algunos de ellos se tiene que ver las caras esta tarde la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, que ha entrado con mal pie en esta XIV legislatura: se ha torcido el tobillio y ha tenido que abandonar la Cámara Baja en una silla de ruedas. La espera la delegación negociadora de ERC sobre la investidura de Pedro Sánchez, que no está ni mucho menos atada. En todo caso, el presidente en funciones ha prometido que no habrá unas insufribles terceras elecciones generales casi consecutivas. En roman paladino: si fracasa su conjunción por la izquierda,  los 120 diputados socialistas pondrán los ojos en un PP venido a menos con 88 escaños, otra llave para la gobernabilidad, por indeseable que le resulte a la militancia socialista.

La ocupación de los escaños del Congreso ha provocado también, minutos antes del comienzo de la sesión constitutiva de la Cámara, un encontronazo entre el diputado electo de Cs Marcos de Quinto con un parlamentario de Vox, con empujón incluido. Y los diputados de ERC y de JxCat han provocado un voto nulo al elegir la Mesa, pues han incluido la palabra Llibertat y hasta un lazo amarillo (los segundos) en su papeleta. Más alla ha ido la diputada de Esquerra, Marta Rosique, la más joven de la Mesa de Edad del Congreso y encargada de leer el decreto de Constitución de las Cortes, que ha iniciado su intervención en el hemiciclo leyendo los nombres de los políticos presos independentistas. En el Parlamento van a resonar un día sí y otro también los ecos del Parlament.

El PP, Vox y Ciudadanos han protestado por la decisión de Batet de admitir todas las fórmulas de acatamiento de la Constitución empleadas por diputados electos de Unidas Podemos y de formaciones independentistas conforme a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

Los independentistas catalanes han aludido a la soberanía del pueblo catalán y han recordado a los condenados por el procés, Vox ha jurado "por España" y los de Unidas Podemos han añadido también la defensa de los derechos sociales, el planeta o las mujeres asesinadas.

La toma de posesión de los senadores ha registrado asimismo de nuevo el uso de fórmulas diversas para acatar la ley de leyes, que todos los parlamentarios han jurado o prometido aunque una veintena de ellos lo ha hecho o por la libertad de los políticos presos por el 1-O, o hasta la llegada de la república catalana, de la vasca, en defensa de la España vaciada o por Andalucía libre.

Elegante despedida

La diputada más joven -Marta rosique (ERC)-, se estrenaba con reprimenda del eventual presidente del Congreso, Agustín Zamarrón, por empezar la votación para elegir la Mesa del Congreso leyendo los nombres de los presos catalanes. "Olvidémonos de este tiempo de nubes pasajeras", capeó el abuelo de la Cámara Baja, un socialista de barba blanca, pañuelo en bolsillo y aires de poeta decimonónico y que además guarda un curioso parecido con la estampa del escritor Ramón María del Valle-Inclán. El buen sosias se despidió dela tribuna del congreso pidiendo disculpas. "Pido perdón al pueblo español", afirmó ante la incapacidad manifiesta de los diputados para formar Gobierno en la XIII Legislatura. Y en la XIV por ahora. "Más cualquier comentario al respecto en punto y hora es enojoso y a mi voluntad está vedado", señaló para dejar claro que ni iba a fiscalizar ni a repartir culpas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios