El Reto Migratorio

El 'Aquarius' llega a Malta con los 141 inmigrantes que rescató el viernes

  • La Valeta autoriza la recepción de unas personas que serán repartidas ahora entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España

Comentarios 6

El barco Aquarius llegó al puerto maltés de La Valeta, donde desembarcó a los 141 inmigrantes que rescató el pasado viernes en el Mediterráneo y que han tenido que esperar cinco días hasta poder atracar en una costa de Europa.

El Gobierno de Malta autorizó el martes al Aquarius que desembarcara en sus costas y explicó que el país insular sirve "de base logística" para la recepción de estas personas, que serán a continuación repartidas entre Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal y España.

De los 141 inmigrantes socorridos en alta mar, hay dos mujeres embarazadas y 73 menores de edad, de ellos 67 menores no acompañados. Sus países de procedencia son Bangladesh, Camerún, Ghana, Costa de Marfil, Nigeria, Senegal, Egipto, Eritrea, Somalia y Marruecos.

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) publicó un comunicado en el que aplaudía la autorización del Gobierno de Malta, aunque advertía de que la gestión de la inmigración "es responsabilidad de toda la Unión Europea".

Además, MSF dijo que confía en seguir viendo "más ejemplos concretos de solidaridad europeos en el futuro" y reiteró su preocupación "por la situación actual en el Mediterráneo y el futuro de la acción humanitaria en el mar".

El Aquarius, un buque perteneciente a las ONG MSF y SOS Méditerranée, ya vivió en junio una situación similar cuando tuvo que dirigirse al puerto español de Valencia con 630 inmigrantes a bordo después de que los Gobiernos de Italia y Malta se negaran a abrir sus puertos.

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, mantiene la misma estrategia de no abrir los puertos de su país a barcos de ONG con inmigrantes a bordo y el martes afirmó que la postura de Italia está permitiendo que la UE gestione de forma conjunta el fenómeno de la inmigración. A última hora de la tarde, en cambio, Malta anunció que el país trasalpino también participará en la acogida.

La decisión del titular de Interior italiano contrasta con la confirmación de España, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal de hacerse cargo de la acogida de los 141 inmigrantes. La respuesta fue celebrada por la Unión Europea, al constatar el primer acuerdo por el que cinco Estados miembros se responsabilizan de forma voluntaria de rescatados en el mar Mediterráneo, al tiempo que subrayó que, en cualquier caso, son preferibles soluciones comunitarias ante el fenómeno migratorio.

Hasta ahora, la UE había impulsado un sistema de reparto de refugiados por cuotas que se negaban a aplicar países como los del llamado grupo de Visegrado -Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia-. Estos países piden además mayor control de las fronteras exteriores y crear centros de acogida fuera de la Unión, una postura que comparte Austria, al frente de la presidencia de turno del Consejo de la UE en el actual semestre.

No obstante, la Comisión Europea (CE) ha coordinado y facilitado por su lado "intensos" contactos en los últimos días para que el acuerdo entre los países fuera posible, a la vez que subrayó que, pese a que la CE se ofrece para coordinar estas acciones, es necesario lograr "soluciones sostenibles".

Los socios europeos intentaron buscar una solución común al problema migratorio el pasado 29 de junio, cuando los dirigentes comunitarios llegaron a un acuerdo para crear de forma voluntaria en los Estados miembros centros "controlados" en los que se separaran a los refugiados con derecho a asilo de los inmigrantes meramente económicos, que serían devueltos a sus países de origen. La reubicación de los refugiados desde esos centros a los diferentes Estados miembros también será voluntaria para los Veintiocho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios