Víctor Amela | Periodista "Lorca salvó a mi abuelo del olvido"

"Lorca salvó a mi abuelo del olvido" "Lorca salvó a mi abuelo del olvido"

"Lorca salvó a mi abuelo del olvido" / juan carlos muñoz

Comentarios 1

Yo pude salvar a Lorca (Destino) termina con música de Carlos Cano y las palabras musicales de Leonard Cohen, las que pronunció en Oviedo cuando recogió el premio Príncipe de Asturias. Víctor Amela (Barcelona, 1960), más de dos mil entrevistas en la contra del diario La Vanguardia, encontró esta historia en un arcón familiar. Las vivencias de su abuelo materno, Manuel Bonilla (1906-1990), y las de su tío paterno, Josep Amela (1920-2005), las dos Españas, en su casa. El libro es también un homenaje a la decencia del escritor Luis Rosales.

-En el libro señala muchos motivos para escribirlo. ¿El fundamental?

-El determinante, sin duda, la fascinación por alguien tan universal como Federico García Lorca y dar en mi entorno familiar con alguien como mi abuelo materno, que estuvo tan cerca de haber salvado su vida. Un labriego de la Alpujarra condenado al olvido y al anonimato.

"Lorca no quiere ser el poeta del Partido Comunista ni de Falange, sino el poeta de los pobres buenos"

-No salvó a Lorca, pero Lorca lo salvó del olvido...

-Pues sí, gracias a este libro ahora mi abuelo será inmortal. Estuvo cerca de un mito. Si Homero no lo cuenta, la odisea de Ulises no tendría ninguna importancia.

-¿Lorca sigue vigente?

-Su sangre está fresca todavía, Poveda lo lleva tatuado en el antebrazo.

-¿Cómo se le enciende la chispa?

-En la cena de Año Nuevo de 1980. Yo tenía veinte años y tenía a mi abuelo materno y a mi tío paterno. Uno estuvo en el bando nacional, otro en el republicano. Les pregunté que dónde estaban el día que acabó la guerra. Los dos estaban en el penal de El Puerto: mi tío, de preso; mi abuelo, en tareas de vigilancia. Me lo contaron, se hizo un silencio y ese silencio es el origen de esta novela. Yo quería saber más y no debía preguntar.

-Lorca adoraba La Rambla de Barcelona.

-En 1935 está en Barcelona. Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores no lo estrena en Madrid, Granada, Nueva York o Buenos Aires, sino en Barcelona, con una función gratuita para las floristas. Allí está su amigo Dalí y la actriz Margarita Xirgu, en cuya casa se aloja.

-¿Pensaba Lorca que el separatismo es un mito?

-Se lo escribió en una carta a su madre por el entusiasmo que suscitó la conferencia que dio en el Ateneo Obrero. Allí leyó el Romance a la Guardia Civil. Le dice a su madre que el separatismo es un mito, que los obreros son auténticos españoles.

-¿Entrevistó a Rosales?

-Repasé la entrevista que le hizo Joaquín Soler Serrano y una participación en La Clave de Balbín. Dijo que Lorca era el hombre más importante de España. Creía que su casa era el lugar más seguro de toda Granada para protegerlo.

-¿Habló con Ian Gibson?

-Claro. Me rodeé de toda la bibliografía sobre Lorca.

-¿Qué fue de Ruiz Alonso?

-El padre de las actrices Terele Pávez, Emma Pennella y Elisa Montes tenía otra hija en Las Vegas. Cuando muere Franco se va con ella por temor a que los antifranquistas lo quieran matar por su responsabilidad en la muerte de Lorca. Murió en 1976, siempre con esa culpa.

-¿La presencia de Antonio Machado en La Vanguardia es una licencia?

-En 1938, el Gobierno de la República se traslada a Valencia. Allí se va Machado y después a Barcelona. Me lo contó Juan Ramón Masoliver cuando yo entré de becario. Este periodista primo de Buñuel recordaba a Machado llegar a la redacción con la ceniza en el traje, las uñas largas y amarillas del tabaco.

-El monarca de las sombras, de Cercas; El balcón en invierno, de Landero; Ordesa, de Vilas... ¿Los padres, tíos y abuelos como género literario?

-Los hijos callan para no incomodar a los padres, los que vivieron la guerra, el ruido y la furia de Shakespeare, pero los nietos quieren saber. No como jueces, no creo en los tribunales de la verdad, sino para rescatar a los olvidados, a las víctimas. Fuimos educados en la veneración a la democracia.

-¿Y la relación con José Antonio Primo de Rivera?

-Consulté el libro de Jesús Cotta. No es estratosférico decir que José Antonio admiraba la poesía de Lorca. Le pidieron que escribiera para Falange, no quiso identificarse políticamente. Alberti también se lo pide. No quiere ser el poeta del Partido Comunista ni de Falange. Quiere ser el poeta del pueblo, de los pobres, pero de los pobres buenos. El poeta de los moriscos, los negros, los gitanos, las mujeres, los homosexuales, la voz de los que no la tienen.

-A Lorca lo matan con 38 años, la edad que tenía Jiménez-Becerril, y entran en la casa de los Rosales como entraron los etarras en la de Luis Portero...

-Terribles coincidencias.

-El personaje de Agustín Penón es un hallazgo...

-Sale de Barcelona con un ejemplar del Romancero Gitano. Se va a América, es el primero que hace fotos del pantano de Víznar. Su padre salvó la vida por el puto papel higiénico.

-¿Qué le habría preguntado a Federico?

-Que para quién eran sus últimos pensamientos antes de morir.

-Muñoz Seca le dijo al pelotón que podían quitarle todo menos el miedo...

-Años después, la gente todavía vivía con miedo.

-En Granada Franco no pudo salvar a su amigo el general Campins...

-El miedo estaba por encima incluso de Franco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios