Toni Doblas | Futbolista "Hoy hay poca pasión y mucho futbolista de Play Station"

"Hoy hay poca pasión y mucho futbolista de Play Station" "Hoy hay poca pasión y mucho futbolista de Play Station"

"Hoy hay poca pasión y mucho futbolista de Play Station" / juan carlos vázquez

Cierra la charla con un brindis porque, "como decía mi compañero en el Zaragoza Ewerthon, si no lo haces tienes siete años de mal sexo". Toni Doblas (Sevilla, 1980) es un trotamundos del fútbol que dice de carrerilla la retahíla de clubes y países (España, Azerbayán, Italia, Finlandia y la India) donde lució sus guantes de arquero. Licenciado en Periodismo, admite que los pajaritos de la cabeza se le quitaban en la facultad y en las barriladas. Está a punto de sacarse el título de entrenador de porteros.

-De periodista a periodista, ¿ha regañado a algún cronista por una puntuación baja?

-Alguna vez me he enfadado, pero siempre he respetado su trabajo.

"Impresiona caminar por el barrio español de Nápoles, aquellas calles respiran maradonismo"

-Como licenciado en Ciencias de la Información, ¿le habría gustado cubrir las cinco finales europeas ganadas por el Sevilla?

-Me habría gustado contarlas para mis amigos sevillistas, aunque a mi corazón bético le habría hecho daño. Como buen profesional las habría cubierto. Hay muchos periodistas béticos que cubren el Sevilla y al revés... con imparcialidad.

-Cómo estará la prensa si está estudiando el curso de entrenador de porteros...

-Está la cosa fatal. La que mejor acabó de mi clase está en el Mercadona, y fenomenal porque Juan Roig paga bien, pero es una pena que el soporte digital provoque que la prensa escrita vaya desapareciendo.

-¿Se ve de redactor en el show televisivo que protagonizará su amigo Joaquín cuando se retire?

-Me gusta mucho escribir y la radio. No me decantaría por la tele. Joaquín acaba en un programa seguro.

-¿Lucía Toni D. en la camiseta por Tony Soprano o porque tenía más gancho que Baltasar Doblas, su segundo nombre?

-En mis primeras camisetas con el Betis llevaba Doblas y el número 26; en cinco años no debuté. Cuando vine de Jerez, escogí el 13 y como éramos dos Tonis, Prats y Doblas, pues Toni D. Me dio suerte y me quedé con él.

-¿Cómo llevan los peloteros ser unos mindundis en la India en contraste con los jugadores de crícket?

-Me gustaba. También me pasaba en Finlandia, donde los de hockey sobre hielo son las estrellas, o en Filipinas, donde el deporte rey es el baloncesto. Me sentía a gusto siendo un anónimo.

-¿Tuvo ocasión de estrechar la mano de Rodrigo Duterte en Filipinas?

-Sí, en el cumpleaños de nuestro presidente, a quien llaman busman porque tiene una compañía de autobuses. Duterte es de Davaos y en su día necesitó dinero para ser alcalde. El padre de nuestro presidente le prestó dinero y tienen mucha amistad. Por eso sale con la sudadera de nuestro club, el Ceres Negros, y tuve la suerte de saludarlo.

-¿Le recordó la "brutalidad colonial" de Felipe II?

-No, él necesita protagonismo. Impuso una ley antitabaco brutal, pero su hijo maneja el tabaco de otra manera. O cerró ocho meses la islas de Boracay porque no había infraestructuras para los hoteles y muchos residuos estaban llegando al mar.

-Viajó de la tierra del fuego, Azerbaiyán, a la del hielo, Finlandia, pero dicen es de carácter templado.

-Templado ahora. Viajar me ha calmado ese fuego,antes no me callaba nada.

-¿Qué historia le contaron en el Nápoles de Maradona?

-Es un semidiós. Impresiona caminar por el quarteri (barrio) español; en vez de cristos, había caras de Maradona con flores, lo bendecían. En esas calles se respira maradonismo.

-¿Cómo fue ser suplente de Pepe Reina, eterno suplente de la selección?

-Estuve con Prats, con Contreras, pero Reina ha sido el mejor que he tenido al lado, no sólo como profesional, lo blocaba todo y tenía una potencia espectacular, sino como compañero. Yolanda y él me abrieron las puertas de su casa de Nápoles.

-¿Queda alguna chanza de Lopera por contar?

-Siempre iba al hotel antes de los partidos; si llevaba papeles en la mano, malo. Llevábamos cuatro partidos sin ganar: "Yo sé lo que pasa. He puesto a mis detectives a trabajar". Tiró los papeles y venía lo que habíamos hecho esa semana: "El jueves estabais tú, tú y tú en tal sitio de copas...". Él lo sabía todo, por eso se enteró de la fiesta de Halloween.

-¿Qué echa en falta del fútbol de antes?

-La pasión con la que vivían el fútbol. Hoy hay poca y mucho futbolista de Play Station. A los niños de hoy no les gusta el fútbol como a nosotros.

-¿Hay que llevar tatuajes por contrato?

-Yo no tengo. Y Cristiano tampoco, aunque lleva otras tonterías. Esa moda empezó con nosotros, los futbolistas con los que me crié coleccionando cromos no llevaban.

-¿Para cuándo un Día del Portero para reivindicar la brecha salarial con los centrales o los laterales?

-Creo que lo hay y que empezó en Argentina. Pero ahora hay porteros que ganan muchísimo. Antes era impensable que el Liverpool pagara 70 millones de euros, como hizo por Alisson.

-Pero de media son los más perjudicados.

-Seguro, pero se han dado cuenta de que la especialización en la portería es importante. Lo que pasa es que antes éramos tres porteros de muy buen nivel por equipo y ahora hay uno y... medio.

-¿Quién es el mejor?

-Casillas, pese a sus carencias, acabó con el mito del del veterano: Zubizarreta tenía 38 años, Ablanedo igual... Él con 18 abrió la puerta a los jóvenes: Reina, Valdés, yo mismo...

-¿Qué opina de que los porteros tengan más calidad que algún tuercebotas centrocampista?

-Estoy indignado. Desde el 94, cuando se prohibió coger el balón con las manos en una cesión, muchos fichan a porteros que juegan con los pies y no se fijan si paran o no. El porcentaje de acciones con el pie es mucho mayor que el de paradas, de acuerdo, pero lo importante es que no te metan gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios