Alejandro Gómez Palomo. Diseñador y creador de la marca Palomo Spain

"Mi moda busca la feminidad en el hombre"

Alejandro Gómez Palomo. Alejandro Gómez Palomo.

Alejandro Gómez Palomo. / R. Morales

-Acaba de llegar de Nueva York, donde su colección Objeto sexual ha causado un tremendo revuelo. ¿Qué impresiones trae?

-Desfilamos el 2 de febrero y estamos contentísimos de ver el resultado que hemos tenido y lo lejos que hemos llegado. Hemos expandido el mensaje de la marca fuera de los terrenos donde ya nos conocían. Nueva York ha sido la prueba de fuego para saber si esto que nos está pasando es real o es toda una fantasía. Tenemos muchísimas ganas de seguir trabajando, seguir viajando y conquistando mundo.

-Sus creaciones no dejan indiferente a nadie, ¿cómo las describiría?

-La idea es acercar la alta costura a la moda masculina. He sido amante de la moda desde que tengo uso de razón y siempre había sentido que existía un hueco entre los chicos de mi generación, pues necesitábamos volver a poder divertirnos con la moda y utilizarla como una forma de expresión.

-Suena muy romántico...

-Lo que hago es darle respuesta a una necesidad, a un deseo. Vivo la moda como un sueño que inspira, que te hace sentir de cierta forma y te crea un personaje. El objetivo es disfrutar.

-En lo que parece que hay unanimidad entre la crítica es en las ganas de superar los géneros. ¿Lo ve así?

-Esa ambigüedad no la creo de forma consciente. Sé que se habla mucho de mis diseños vinculados a la androginia, a la ambigüedad y todas esas cosas. Pero no es una cosa de la que yo sea consciente. Lo que hago es una forma de buscar la feminidad en el hombre, algo que no se había intentado. Hasta ahora siempre se ha buscado lo contrario, es decir, masculinizar a la mujer. Lo hizo Yves Saint Laurent en los 70 y fue revolucionario. Supongo que, con el paso del tiempo, igual veremos que un chico lleva un vestido de encajes con plumas porque él se lo quiere poner y está guapísimo.

-¿Cómo lleva que se le califique como el John Galliano cordobés?

-Pues John Galliano para mí es uno de los grandes maestros de la moda y uno de mis mayores referentes, soy un fan total de Galliano y de sus trabajos. Desde que tengo uso de razón y sigo la moda, él me hacía soñar. Cuando era un niño de 8 años veía sus colecciones de alta costura para Dior, así que ahora me comparen con él me enorgullece.

-¿Se siente desbordado por estas expectativas?

-Me parece que es aventurarse demasiado con este tipo de comparaciones, ojalá llegase a ser como él. Pero, desde mi modestia, creo que a todos nos falta mucho todavía por aprender de Galliano y hay mucho recorrido hasta llegar a ser como él.

-Hace unos años, decidió hacer la maleta e irse a Londres. ¿Cómo fue aquella experiencia?

-En aquel momento no me costó nada. Estás en plena adolescencia, cambiando a madurez, y desde los 14 años tenía claro que me quería ir a Londres porque un niño con tanta ambición y con la mente tan abierta estaba superado en Posadas. Tuve claro que quería estudiar allí, así que cuando terminé Selectividad me fui a Reino Unido en la semana que cumplía 18 años.

-¿Los inicios fueron duros?

-Empecé a trabajar a la semana poniendo cervezas, pero me encontraba feliz, pues sentía que me desarrollaba como persona y al mismo tiempo perfeccionaba mi inglés. Al año ya empecé a estudiar en la universidad y han sido cuatro años muy buenos y muy gratificantes, donde me he sentido superbién y he aprendido muchísimo, me he definido como persona. Obviamente, el ritmo de vida allí no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados aquí en el Sur.

-¿Y cuándo consiguió ponerse en contacto con el mundo de la moda?

-Cambié de trabajo, y empecé en los almacenes Liberty & Co como experto en coleccionismo de alta costura de segunda mano. Vendía piezas de relevancia históricas de Christian Dior de los años 50, de Yves Saint Laurent de los 70 y 80, y de Channel. Esto fue lo que me ayudó a definir mi estilo y la forma en la que yo me he acercado a la moda. La experiencia fue muy gratificante, pero como se vive en Córdoba no se vive en Londres ni mucho menos.

-¿Qué aspectos del Valle del Guadalquivir impregnan su obra?

-Obviamente, la tradición y la artesanía. Yo creo aquí, me inspiro aquí, el color viene de aquí... Es decir, la luz que hay en mis telas y en mi trabajo no es algo que hubiese adquirido en Londres, no es la luz que tenía mi trabajo cuando lo hacía allí. Las telas son mucho más brillantes y coloridas ahora.

-¿Su equipo también es andaluz?

-Trabajo con gente 100% de aquí, que desarrolla la forma tradicional de hacer costura del sur de España. Apuesto por la artesanía, pero intento darle una visión más moderna para llevarla al resto del mundo. Cuando estás fuera, te das cuenta de todo lo valioso que hay en tu tierra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios