Entrevista a Pepe Roca, músico y cantante de Alameda

"El himno del rock andaluz es 'Tu frialdad', de Triana"

Pepe Roca. Pepe Roca.

Pepe Roca. / josué correa

Comentarios 1

-¿Cómo empieza lo suyo con la música?

-Pues de crío. Me gustaban las cosas que se salían de lo normal, por entonces no había ni siquiera conservatorios. Tú practicabas con lo que fuera, hasta con las cacerolas de tu madre. Pero cuando algo es tu pasión sigues con ello, sin condiciones. Por suerte, un vecino mío, Tato, me prestaba la guitarra. Por ahí seguí. Primero de forma autodidacta y, cuando hubo ocasión, entré en el conservatorio.

"Pocas veces estoy contento con lo que hago, pero el tema 'Mi identidad' me ha dejado muy satisfecho"

-¿Qué instrumento le atrajo en aquel momento?

-El chelo. Siempre ha sido el instrumento que más me ha apasionado. Uno de mis hijos, por ejemplo, es un magnífico chelista. Lo que pasa es que es un instrumento que te exige una dedicación exclusiva. Surgió Alameda y, siendo sincero, debo decirle que elegí lo que me pareció más adecuado. Y el chelo se quedó a un lado.

-¿Se arrepiente?

-No deseo arrepentirme de nada.

-¿Hay un himno del rock andaluz?

-En mi opinión, y hasta el día de hoy, ese himno es Tu frialdad, de Triana. Yo lo entiendo como un tema que la gente hace suyo de una forma especial. Y por eso digo que, para mí, es el himno del rock andaluz.

-También me ha contestado que lo es "hasta hoy"...

-Estamos terminando un tema que se llama Mi identidad, y le puedo decir que estoy muy contento con esta canción. Y vaya por delante que se lo está diciendo alguien que, casi siempre, jamás está contento con lo que hace.

-¿Recuerda usted aquellas canciones de cinco, seis, siete e incluso más minutos de duración?

-Eso no se puede olvidar. Hoy en día serían impensables, ninguna discográfica las aceptaría. Afortunadamente tengo la fortuna de no depender de las radiofórmulas ni de nada por el estilo. Yo solamente hago música para quien desee disfrutar de ella. Nada más.

-Parafraseando a Miguel Ríos se podría decir que los viejos rockeros andaluces nunca mueren...

-Nos moriremos como cualquier hijo de vecino. Tengo ya mucha edad y soy un afortunado porque vivo de lo que me gusta, que es la música.

-Dígame, ¿de músico, se vive, se malvive o se sobrevive?

-Puedo decirle que en la actualidad de músico se vive con enorme dificultad. No están fáciles las cosas para la cultura en general, ni para la música en particular, en este país.

-Por curiosidad, ¿siguen en contacto los miembros de los grandes grupos del rock andaluz?

-Pues sí, seguimos en contacto. De hecho tenemos fijado un concierto donde nos encontramos sobre el escenario Medina Azahara, Triana y Alameda. Por ejemplo, tenemos un concierto previsto en el Foro Iberoamericano que se celebra en Huelva.

-Sé que es difícil, pero elíjame una canción de Alameda...

-(Responde rápidamente) Aires de la Alameda.

-¿Se puede usted creer que hace relativamente poco tiempo me percaté de que Ojos de triste llanto es en verdad una bulería lenta?

-Para ser más exactos es una soleá por bulerías y, además, con una hermosísima historia detrás.

-¿Cuál es?

-La persona que la escribió se la dedicó a su hija. Lo hizo después de que le incapacitaran para criarla. La hizo Juan Manuel Flores, un poeta de una calidad impresionante.

-¿Qué conjunción astral se dio para que el rock andaluz se erigiera en un fenómeno de masas dentro y fuera de Andalucía?

-Fue una consecuencia lógica. Y es que hubo una época en la que todos los músicos, los de todo el mundo, nos limitábamos a imitar a americanos e ingleses. Pero llegó el momento de hacer algo mirando hacia dentro, hacia nuestra propia cultura. Y de ahí surgió.

-Confiéseme un deseo para un futuro cercano...

-Pues, básicamente, dar a conocer los temas en los que estamos trabajando. No quiero repetir fórmulas, tengo el objetivo claro de mantener nuestras raíces, pero de una forma más actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios