Carlos Villar, director general de Bodegas Protos

"La gente no debe saber más de vinos, sino disfrutarlos mejor"

Carlos Villar, director de Bodegas Protos. Carlos Villar, director de Bodegas Protos.

Carlos Villar, director de Bodegas Protos. / M.G.

Comentarios 2

Protos vio la luz en 1927 y es la pionera en las bodegas de Ribera del Duero, término que incluso registró y cedió para la denominación de origen. Por algo su lema es "Ser primero". Carlos Villar (Valladolid, 1972) es el director general de la marca de Peñafiel desde 2009 y, al tiempo que se congratula de la pujanza y diversidad del vino español en el mercado internacional ante competidores más implantados como franceses o italianos, se ha marcado un reto: convencer a los jóvenes españoles, más amantes del trago largo, de que el espíritu festivo del vino brota de la misma raíz de nuestras esencias.

-¿Qué le trae por aquí?

-Nuestra vinculación con el sur es muy firme, Andalucía es la primera comunidad en ventas y Sevilla la cuarta ciudad, aquí siempre nos hemos sentido muy queridos y apreciados. Venimos a presentar un vino de cinco años de gestación, Protos 27 -en 1927 se fundó la bodega-, elaborado con nuestras levaduras naturales. Es un vino más atlántico, más sabroso, más disfrutón.

-Catas, enoturismo... florecen los negocios en torno al vino. Jean Cocteau definía a la moda como "lo que pasa de moda". ¿Teme que sea algo pasajero?

-No, no. Empezamos tímidamente el enoturismo en 2009 al percibir una demanda. Somos una marca conocida, acabábamos de hacer nuestra bodega diseñada por sir Richard Rogers... No sabíamos su recorrido y ha sido una gran sorpresa. En Jerez ya estaba en boga, creo que González Byass es la que más visitas tiene de toda España. De 12.000 visitantes el primer año estamos ahora en unos 40.000.

-¿Y la gente sabe más?

-Hay de todo y debe haber de todo. Tampoco conviene dar demasiado conocimiento al que no sabe tanto de vinos, que es un producto para sociabilizar, no necesitas tampoco grandes conocimientos para disfrutarlos. No hay que intentar que el consumidor sepa más, sino que sepa disfrutarlos mejor.

-El consumismo es feroz, la gente cambia de móviles cada año o dos. ¿También necesitan etiquetas nuevas?

-No. La gente quiere probar vinos nuevos, pero sabe lo que le gusta y Protos está ahí como un valor seguro. Hay que evolucionar, pero sin perder las raíces. Hace unos años, el consumidor buscaba vinos más potentes, más estructurados, con más cuerpo, productos más de cata que de disfrute. Los disfrutabas al tomarlos, pero resultaban un poco pesados y a veces hasta costaba acabarte la botella. Ahora busca algo más elegante, que le anime a seguir tomando otra copa y que sin darte cuenta te acabes la botella.

-¿El vino pierde su sitio en la mesa para ser un actor secundario ante el boom de la gastronomí

a?

"Somos el país que más cuota de mercado gana, pero en España se tomaba el doble de vino hace 20 años"

-Aunque se trate de una burbuja, El boom de la gastronomía nos favorece para la exportación. España tiene poca imagen de marca ante Francia o Italia y el gran papel que están haciendo nuestros chefs fuera nos están abriendo las puertas a que vean la marca España de otra forma, y el vino dentro de ella.

-En Andalucía fermentan y fermentan nuevos tintos. ¿Los conoce?

-Vinos buenos los hay en todos sitios y en Andalucía emergen proyectos muy sugerentes, pero nosotros gozamos de un contraste de temperatura entre la noche y el día que en el sur no tienen. Nos podemos levantar con 4-5 grados en época de vendimia y por la tarde llegar a más de 30 grados. Ese contraste hace que la maduración sea más lenta y propicia los vinos de guarda.

-Que los veranos se dilaten, ¿hasta qué punto les afecta?

-El año pasado hizo calor en febrero y este año casi en julio. Hasta hace unos 15 años se vendimiaba en el Pilar (12 de octubre) y poco a poco, con los veranos más cálidos, se ha ido adelantando la vendimia, pero este año es más convencional, después de tantos años calurosos. La planta está muy sana y si estos días nos dejan vendimiar, puede ser una cosecha histórica.

-¿El consumidor medio sabe diferenciar un vino de 15 euros de uno de 80?

-El consumidor medio no diferenciaría un vino de 15 de uno de 80, pero sí diría qué vino le gusta más. Cuando hablamos de un vino de más de 50 euros suele ser un precio político, que obecede más a estrategias de marketing que al coste real del producto.

-¿Y los italianos se venden mejor que nosotros?

-Italia nos aventaja por su gastronomía. Hay restaurantes italianos en todas partes porque es una comida fácil, que gusta a todos, e Italia en su día tuvo una inmigración importante a países anglosajones como EEUU. Esos establecimientos han facilitado la entrada de productos de su país de origen, entre ellos el vino.

-Afloran los ancestrales complejos españoles...

-En España hemos sido todo lo contrario, pero hoy veo a nuestros jóvenes con idiomas, viajan por todas partes y el mayor competidor que tiene cada país productor de vino es España, es el país que más cuota de mercado gana en todo el mundo. Hemos superado ese oscurantismo y esa escasa autoestima. Los italianos se siguen vendiendo mejor, pero es cuestión de tiempo. Los franceses están cayendo mucho en cuota de mercado. El país con más potencialidad es España.

-En España, el vino es considerado un alimento.

-Como país mediterráneo nos toca defenderlo en una comunidad europea donde todos somos muy distintos. Los países del sur tenemos una concepción distinta de los alimentos que los del norte y eso hace que haya ciertos choques culturales.

-¿Qué le preocupa más?

-Mi gran preocupación es el consumo interno; en España, hace 20 años, se tomaba el doble de vino que hoy. Han cambiado los hábitos del consumo. Hoy vamos menos a casa por nuestro ritmo de trabajo, y también está el miedo a las tasas de alcoholemia. Los jóvenes no han nacido en el vino, sus padres lo han consumido ya menos en el hogar. Como el sector está tan atomizado, nos hemos unido para hacer campañas de concienciación entre los jóvenes de que hay algo más que el trago largo, que hay un trago pequeño y sosegado.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios