Luis Bassat | Publicista y presidente de la Fundación Carmen & Luis Bassat "Ningún futbolista ni ningún cuadro vale 60 millones"

"Ningún futbolista ni ningún cuadro vale 60 millones" "Ningún futbolista ni ningún cuadro vale 60 millones"

"Ningún futbolista ni ningún cuadro vale 60 millones" / Juan Carlos vázquez

Tiene el don de vender y por eso es uno de los más influyentes publicistas del país. Luis Bassat (Barcelona, 1941) lleva cinco décadas coleccionando, comprando, arte contemporáneo. La Fundación Carmen & Luis Bassat cuenta con 3.000 pinturas y más de 500 esculturas. Los amantes del arte pueden disfrutar de una exquisita selección de estas piezas hasta el 24 de noviembre en Sevilla, continuando el recorrido andaluz por Huelva, Córdoba, Cádiz y quizás Granada

-¿Por qué colecciona arte contemporáneo?

-Porque no pude comprar arte antiguo. En el 68 un cuadro de Sorolla costaba una fortuna y yo no la tenía. Preferí comprar un buen cuadro contemporáneo a uno malo antiguo.

Haría una campaña incluso gratis para que la mitad de Cataluña hiciera las paces con el resto de España"

-¿Cuál es su obra favorita?

-Me entusiasman muchas de Miró, de Picasso, pero si tuviera que escoger un grupo de cuadros, elegiría los casi 100 de Guinovart y los 110 de Ràfols-Casamada.

-¿Y la más valiosa?

-Un picasso.

-De los contemporáneos, ¿cuál es más valor seguro?

-Posiblemente sea Miró.

-Dice un malévolo compañero que el mercado del arte contemporáneo lo mueven unos señores con posibles que inflan el valor de las obras.

-Es imposible inflar y desinflar porque el arte contemporáneo se vende mucho en subastas públicas y ahí todos pueden pujar. Si un cuadro no vale, no lo sube nadie. Se vende a los precios que la gente está dispuesta a pagar.

-La publicidad y las relaciones públicas sirven para ver a un lindo hámster en vez de una rata asquerosa. ¿Verdad o mentira?

-Sirven primero para que nos fijemos en que hay un hámster porque si no, ni lo vemos. Y segundo, intenta explicar cómo ese producto beneficia a ese consumidor.

-¿El color rojo sigue siendo un buen señuelo?

-Es el que más ve la gente, el prohibido pasar de los semáforos es rojo. Cuando David Ogilvy tuvo que escoger un color para su agencia dijo: "El que más ve la gente". Y yo lo sigo usando.

-¿Qué marca fue la más difícil de colocar?

-He trabajado con muchas, algunas con nombres difíciles, como la mayonesa Hellmans. Inventamos una música para repetir la marca Hellmans 13 veces en 15 segundos para que la gente se lo aprendiera.

-Guardiola hubiera sido el director deportivo si usted llega a ganar las elecciones a Laporta en el Barça. Habría frustrado la carrera de un técnico legendario.

-No, iba a ser director deportivo porque aún no tenía título de entrenador. Es un hombre extraordinario y escogí bien. El candidato que ganó me acusó de que yo no entendía de fútbol por llevar a alguien sin experiencia. Ese alguien era Guardiola.

-¿En serio era Lillo su apuesta para el banquillo?

-No, Guardiola lo apreciaba mucho y siempre pensamos en él como segundo entrenador. En aquel momento Pep dudaba de si podría ser Koeman el primero.

-¿Los futbolistas valen esos disparates o hay una burbuja galopante?

-No, ningún jugador de ningún equipo de ningún deporte vale 50 o 60 millones de euros al año como ganan algunos. Ni los que se juegan la vida en los coches o las motos. Es cierto que grandes deportistas logran audiencias multimillonarias en la televisión y las marcas pagan. Aun así, hay una inflación muy grande e igual que ningún cuadro vale 60 o 100 millones, ningún jugador de nada merece cobrar 60 millones. Con ese dinero se pueden hacer muchas cosas.

-El fútbol es cada vez más global: ¿no perjudica al Barça su sumisión al ala más aldeana del catalanismo?

-Los socios del Barça son de todo tipo y están por todo el mundo; ojalá nunca la política influya en el Fútbol Club Barcelona y siga siendo nada más que un club de fútbol. Haría mal el Barcelona en meterse en política.

-¿Qué spot se le ocurre para que la mitad de Cataluña haga las paces con el resto de España?

-Se me ocurrirá si alguien me lo encarga y lo haría con mucho gusto e incluso no cobraría, porque esa finalidad vale la pena.

-¿A la marca España también hay que darle un lavado de cara?

-Yo propuse una campaña, pero me dijeron que el presupuesto para 14 países era de 400.000 euros y respondí que se los guardaran y no tiraran el dinero a la basura. Hoy una campaña de publicidad para que sea vista necesita un millón por país.

-El Partido de la Abstención va a arrasar el 10-N...

-Espero que no. Los españoles debemos ser conscientes de que si nos abstenemos, otros votan por nosotros. No quiero que nadie vote por mí.

-La publicidad sobre el juego va a restringirse. ¿Eso es bueno para la salud de los ciudadanos y malo para su cuenta de resultados?

-Es bueno para todos. No es de recibo que el alcohol no se pueda anunciar en la televisión y el juego sí. Ambas cosas son buenas si se hacen en pequeñas dosis pero muy malas si se abusa de ellas.

-Si el tráfico de las webs de los periódicos es muy superior al del modelo tradicional, ¿por qué los anuncios son mucho más caros en papel que en internet?

-No lo sé. Internet es muy importante en la sociedad, pero creo que la prensa en papel nunca desaparecerá. La prensa y la radio se hicieron más relevantes con la irrupción de la televisión e internet hará más importante a todos los demás medios.

-La carne mechada necesita urgentemente un cambio de imagen. ¿No está tardando el Gobierno andaluz en montar una campaña a su favor?

-Los problemas hay que arreglarlos enseguida. Existe una regla de oro en las relaciones públicas: hay que ahogar las malas noticias en buenas. El Gobierno andaluz tendría que estar ya dando buenas noticias de la carne andaluza, el jamón andaluz, las tapas andaluzas y la comida andaluza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios