Pepe Monserrate | Escultor

"Dar las gracias genera mucha felicidad"

El escultor Pepe Monserrate. El escultor Pepe Monserrate.

El escultor Pepe Monserrate. / M.G.

Pepe Monserrate (Madrid, 1973) hizo carrera de éxito trabajando en puestos de dirección en grandes compañías y emprendiendo en sectores como internet y las energías renovables. Hace 10 años no había puesto un pie en un taller y hoy esculpe en bronce, hierro o pasta refractaria, expone y vende con éxito en Londres, París... Ha decidido compartir el camino hacia su cambio vital en Elevate (Planeta), "una herramienta de transformación personal" basada en el recuerdo diario de los objetivos. "Si arrancas la mañana cargado de energía, es mucho más probable que te fijes más en las cosas buenas", añade.

-¿Por qué eligió un título en inglés, Elevate?

-He escogido este nombre porque me gustaría que Elevate fuese una herramienta que llegara al último rincón del planeta. Cuando tienes algo bueno, bonito e importante, intentas que llegue al mayor número de gente posible.

-Tiene una dedicatoria en blanco. Es curioso.

-Es como un cuaderno de notas. Pienso que el autor real de cada Elevate es distinto, porque cada uno escribe el suyo. Por eso está la dedicatoria en blanco.

-¿No es un libro de autoayuda más?

-No es un libro. Es una herramienta.

-¿Lo explica, por favor?

-Tuve mi descubrimiento de algo importante: el recuerdo. Como mucha gente, todos los años me ponía objetivos y me duraban lo que nos dicen los estudios: en dos o tres semanas, ya quedaba muy poco de todas esas intenciones.

-Nos pasa a la mayoría...

-Entonces, empecé con una pulsera de monitorización que me medía los pasos. La miraba mucho y me di cuenta de que era más fácil cumplir tus objetivos si los visualizabas constantemente. Lo extrapolé a distintos ámbitos de mi vida. Me puse mis propias herramientas de recuerdo y escribía lo que quería hacer y lo revisaba mañana y noche. Ahí encontré la verdadera diferencia. La clave en un proceso de transformación personal está en la herramienta que utilizas.

-¿Ahí vino su cambio?

-Al principio, creía que era un problema de falta de voluntad y me di cuenta de que no, que era un problema de recordar lo que quieres conseguir todos los días varias veces. Elevate es un objeto físico que utilizas todos los días, cada uno es su autor. Te invita a parar y a pensar qué quieres en cada plano de tu vida: en tu relación de pareja, en tu vida profesional, en tu energía... En recordar lo que quieres está la diferencia entre el éxito y el fracaso.

-Se basa un poco en la técnica de escribir un diario.

-Sí, me encanta. Está entre un cuaderno de notas y un diario. Al final, el hecho de escribir esas emociones te hace revivirlas mejor.

-En la era tecnológica, recomienda volver al papel y al lápiz.

-Totalmente. Vivimos en un mundo superdigital, estamos hiperestimulados con información y esto es una invitación a parar y a reflexionar, con calma y a dedicar tiempo de calidad a tu vida.

-Una quimera en estos tiempos.

-Por un lado, invito a controlar dónde ponemos toda nuestra atención, que es una primera etapa. La segunda es hacerte la pregunta de qué quieres hacer en la vida. Este proceso es ya increíblemente iluminador. Y luego están esas herramientas de recuerdo y algunas otras. Mientras más recuerdes lo que persigues, mucho mejor: con las rutinas de bola de nieve, por la mañana, y de bola de cristal, por la noche... La clave de este proceso está en el recuerdo.

-¿Bola de nieve?

-Sí, propongo utilizar esta herramienta como si fuese un cepillo de dientes, de día y de noche, en nuestro proceso de transformación personal. La rutina de bola de nieve supone sólo cinco minutitos para acallar la mente y mirar tu lista de cosas que tienes que hacer. Tú decides cómo vas a arrancar la mañana. Y otros cinco minutos para dar las gracias por las cosas que tenemos, que sólo eso ya te da un 25% más de felicidad.

-Es fácil.

-Es verdad que no cuesta nada. No estamos acostumbrados a dar las gracias y genera mucha felicidad.

-¿Y eso de la bola de cristal qué es?

-Es otro ejercicio de recuerdo que consiste en preparar muy bien el día siguiente, visualizarlo, repasar las reuniones del día o lo que tengas pendiente. A mí me está funcionando increíble.

-¿Para usted en qué consiste ser feliz?

-La felicidad es estar alineado con tu corazón, con lo que quieres. Cuando te preguntas sobre tus principios, la felicidad está en la coherencia con lo que deseas, con tus pasiones y vas dando pasos a diario para lograr tus metas.

-¿Pero si los resultados no llegan...?

-Los pequeños avances son muy gratificantes cuando algo te apasiona de verdad, no tienes que convertirte de repente en una estrella mundial. Tienes que ser el dueño de lo que tienes en tu cabeza. Nuestra cabeza es como un caballo desbocado que hay que domar. Dominar y controlar lo que pensamos es muy importante para gestionar las frustraciones y fracasos. Además, no tirar la toalla te da muchas sorpresas positivas.

-¿Cómo evitamos la ansiedad y la depresión, los grandes males de ahora?

-Los estudios dicen que la gente que está un poco deprimida debe ponerse a hacer ejercicio. Te genera una cantidad de cosas increíbles que te cambian el coco. Y para la ansiedad es muy importante dominar quién entra en tu club privado.

-¿Soñar es malo?

-Soñar es la semilla de todo, es maravilloso. Todo lo que es hoy una realidad antes ha sido un sueño.

-Los sueños necesitan inyección económica.

-La riquieza y el dinero son buenos porque tienen un poder transformador importante. Además, el dinero te permite hacer cosas, viajar, conocer... Es un medio que nos abre determinadas puertas, pero antes que el dinero debe estar ese alineamiento con tus principios. Porque se puede ser muy feliz con poco dinero. Eso lo demuestra mucha gente cada día.

-Claro, claro...

-Sí, muchísima gente que trabaja donde quiere y tiene pasión por la vida. Es muy relativo eso de que el dinero te puede dar la felicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios