Diego Cantero ‘Funambulista’ | Cantautor "Cada vez somos más conscientes de lo que de verdad importa"

"Cada vez somos más conscientes de lo que de verdad importa" "Cada vez somos más conscientes de lo que de verdad importa"

"Cada vez somos más conscientes de lo que de verdad importa"

Lleva 15 años actuando con los mismos músicos, la mayoría de ellos de Murcia, su tierra natal. Diego Cantero Funambulista (Molina de Segura, 1982) llega a Sevilla para presentar su nuevo disco, El observatorio, producido por Tato Latorre, hoy viernes en un concierto muy esperado en el Box Cartuja. Y mañana, en Granada (Sala Aliatar). Con 200.000 seguidores sumando todas sus redes sociales, este artesano de la música despide siempre una sencillez y una cercanía que no son demasiado normales en el mundo del espectáculo. Es una luz de autenticidad, ese concepto que tanto le gusta nombrar en sus canciones.

-Su nuevo disco, El observatorio, es el más ecléctico de toda su discografía...

-Así es. Por ejemplo, La vida de antes es una canción de amor a una ciudad y hay otras en el disco dedicadas a estar con los amigos. Y, por supuesto, mis baladas de amor y desamor de siempre. Está presente todo el abanico de estados de ánimo que puede tener una persona, no es un trabajo de un solo concepto temático.

-Sevillanos y granadinos podrán disfrutar de su música en los próximos días...

-Sí, estoy muy emocionado de poder cantar en Sevilla y Granada, dos ciudades que siempre me han acogido estupendamente.

-¿Por qué ese título?

-El observatorio es un lugar imaginario donde ver historias ajenas y propias y no pararme sólo en las relaciones de pareja, sino poder ir mucho más allá.

-¿Cree que hay demasiada incomunicación en esta sociedad?

-Decir que cualquier tiempo pasado fue mejor me parece erróneo. Hay que retomar cosas del pasado, donde las prioridades eran distintas, pero también disfrutar de las cosas buenas que tenemos ahora. Cada vez somos más consecuentes y más conscientes de lo que de verdad importa.

-¿Y en el plano medioambiental?

-En Madrid nos han puesto un nuevo tipo de contenedor de reciclaje, pero queda muchísimo por hacer. Hay que cuidar el planeta para los que vienen detrás.

-¿No cree que estamos demasiado enganchados a las redes sociales?

-La herramienta es una pasada. Tener redes sociales es poder estar cerca de gente que te gusta. Yo uso el teléfono entre dos y tres veces al día, pero no me obsesiona. Hay gente que le genera ansiedad, pero no es mi caso. Cada uno muestra lo que quiere y, en mi caso, lo interesante de mi vida es que trabajo en la música. Si no hablas de temas personales en tu perfil, la gente sólo se interesa por tu música.

-¿Le siguen muchos trolls?

-Mis seguidores son gente muy respetable. Nos podríamos ir de cañas con ellos. No vivimos un fenómeno fan que nos distancie de la gente. De hecho, en esta gira, estoy bajando a cantar con el público varias veces. Eso es lo que más me gusta.

-Usted es de Molina de Segura. ¿Cómo es cantar para su gente murciana?

-Me siento profeta en mi tierra. Precisamente el 6 de abril actuamos en el Auditorio Víctor Villegas, el más grande de la región.

-Rafael Azcona dedicaba ocho horas diarias a escribir. ¿Cómo compone usted sus canciones?

-Si no tengo gira o promoción, siempre estoy haciendo algo: arreglando alguna canción o escribiendo para mí o para otros. La inspiración son cinco minutos, pero luego hay mucho trabajo detrás. Me considero un artesano de la música.

-Si algún día deja de escribir sus propios temas, ¿sacaría discos cantando canciones de otros?

-Pues no. No me considero un cantante. Si no compusiera mis canciones, no me dedicaría a esto. Para mí, cantar es la consecuencia de componer una canción. Quizá tenga esa personalidad de contador de historias. Empecé en la música porque escribía canciones.

-Va a hacer su primera gira internacional. ¿Ha superado ya su miedo a volar?

-Ya me estoy enfrentando a ello, porque estoy cogiendo aviones por toda España. Queremos ir a Argentina y a México.

-Empezó su carrera como Diego Cantero y luego pasó a llamarse Funambulista. ¿Por qué?

-Me cambié el nombre porque consideré que le daba valor a mis canciones. Un nombre propio me llevaba más a la figura de cantautor como se entendía antes.

-¿Una comida?

-La fideuá de mi madre.

-¿Un lugar de Andalucía?

-El Albaicín.

-¿Un libro?

-El que me estoy leyendo ahora: Precipicio al mar, de mi amigo David Otero, que habla de la familia y de los hijos.

-Una película...

-El otro día volví a ver Noviembre, de Achero Mañas. Me parece un filme muy motivador.

-¿Una canción?

-Contigo, de Sabina.

-Un deseo...

-Que seamos más conscientes de los problemas del planeta, que nada está tan lejos de nuestro alcance.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios