EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jaume Duch | Portavoz del Parlamento Europeo "El billón de euros del BCE es mucho más de lo que fue el Plan Marshall"

Jaume Duch, portavoz de la Eurocámara. Jaume Duch, portavoz de la Eurocámara.

Jaume Duch, portavoz de la Eurocámara. / Parlamento Europeo

Vinculado a las instituciones europeas desde 1987 como alto funcionario de la UE, Jaume Duch (Barcelona, 1962) es el portavoz del Parlamento Europeo y la voz del discurso institucional de la asamblea, una gigantesca cámara en la que está representada la voluntad de unos 500 millones de europeos de los 27 estados tras la agitada salida del Reino Unido. En una sesión especial que se celebrará mañana con la mayoría de eurodiputados participando telemáticamente, el Pleno tiene previsto aprobar medidas de ayuda a personas y empresas ante la crisis del Covid-19. "Necesitamos salir de ésta con más capacidades para la UE", sostiene.

–¿Qué votan los eurodiputados mañana?

–Tres medidas urgentes que ha preparado la Comisión Europea: invertir 37.000 millones de euros para ayudar a los sistemas hospitalarios y a las pymes; utilizar el Fondo de Solidaridad europeo para cubrir urgencias de salud pública de los países más afectados; y acabar con los vuelos fantasma para evitar que viajen aviones vacíos.

–En sus previsiones del 13 de febrero, la Comisión ya identificaba el Covid-19 como un nuevo riesgo para la economía europea. ¿Cómo se ha podido tardar tanto en reaccionar?

–En ese momento lo que estudiaba la Comisión era el efecto en la economía de lo que estaba ocurriendo en China. Nadie, y cuando digo nadie es nadie, podía prever que después de China el epicentro de esta infección iba a ser el continente europeo. Lo importante no es lo que decía la Comisión entonces, sino lo que va a hacer ahora para que esta crisis sanitaria no conlleve una crisis económica o incluso una crisis social. Y de la misma manera que las instituciones europeas no pueden asumir el papel principal en la lucha sanitaria, porque lo tienen los estados, la UE sí puede y debe asumir el papel principal en poner en marcha todas las medidas necesarias para reducir al máximo todas las consecuencias de esta crisis sanitaria.

–¿Son los eurobonos que ha reclamado Pedro Sánchez la solución?

–La solución es el conjunto de muchas medidas, no una sola. La mayoría ya están en la mesa: suspender el Pacto de Estabilidad y eso ya se ha hecho; inyectar dinero del Banco Central Europeo y eso ya se ha hecho. En este sentido, el BCE ya ha puesto encima de la mesa un billón de euros y eso es mucho más de lo que fue en su día el Plan Marshall. Ese dinero va a permitir que los estados puedan hacer frente a las consecuencias del desempleo y paro de las empresas.

–¿Y al margen de las medidas económicas?

–Hemos activado el mecanismo europeo de protección civil para la repatriación de ciudadanos; se ha puesto en marcha una licitación conjunta para la compra de material sanitario y de protección. Y también está financiando la mayor parte de la investigación para encontrar la vacuna. Aunque la UE no interviene directamente en la atención sanitaria, sí está facilitando que los estados lo puedan hacer en las mejores condiciones posibles. Y lo hemos visto cuando se obligó a Alemania a la exportación de mascarillas a Italia o con la cooperación de los hospitales alemanes con los pacientes que vienen del este de Francia. Hay todo un mecanismo europeo en marcha que los ciudadanos perciben menos pero que está ahí. Pero el papel más importante es el de activación de medidas económicas y entre ellas los eurobonos para facilitar el endeudamiento de los estados.

"Nadie podía prever que después de China el epicentro de esta infección iba a ser el continente europeo"

–De Guindos ha propuesto una renta mínima. ¿Tan mal vamos a salir como para que el BCE pida esto?

–Esta renta mínima ya formaba parte de una lista de posibles medidas para mejorar el nivel de protección social de los europeos y, de hecho, el Parlamento ya más de una vez se ha mostrado a favor de su creación. Que lo haga ahora un vicepresidente del BCE significa que esta idea está calando. Y si la crisis va a ser más o menos fuerte dependerá del tiempo que pasemos confinados y en qué circunstancias seguirán trabajando las empresas.

–Después de esto, ¿tendremos más Europa o se fortalecerá el antieuropeísmo que enroca a los estados de fronteras para adentro?

–La gente se ha dado cuenta de que cerrarle las fronteras a un virus es imposible e intentar salir solos de esta situación también: se necesitan acuerdos comerciales con otros países, libre circulación de productos, que la vacuna que se pueda encontrar en Francia o Alemania se pueda utilizar automáticamente en España y el dinero que se pueda movilizar a nivel europeo... Todo eso es el valor añadido de la UE. Lo que tiene que salir de esta crisis es cómo podemos reforzar las capacidades europeas para que todos nos sintamos más protegidos.

–Tras las andanadas de Torra en la BBC, ¿es el nacionalismo uno de los grandes derrotados de esta pandemia?

–Es el momento de concentrar los esfuerzos en hacer las cosas bien y todos conjuntamente. Las crisis ponen arriba las verdaderas prioridades y dejan abajo las que no lo son.

–¿Qué va a pasar con el presupuesto europeo 2021-2027?

–Vamos a esperar a que la situación se normalice para que pueda entrar en vigor en 2021 y si no, se prorrogará el actual.

–Cuando todo esto acabe, ¿qué Europa espera encontrar?

–Una más solidaria, en la que los ciudadanos sean más conscientes de todo lo que tienen en comparación con otras zonas del mundo. Somos la región del planeta que mejor combina las libertades individuales con la protección colectiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios