Fernando Bayón | Catedrático de Organización de Empresas "La poesía es un acto de valentía"

Fernando Bayón. Fernando Bayón.

Fernando Bayón. / M. G.

Fernando Bayón Mariné (Madrid, 1949) ha dado un vuelco a su vida a partir del confinamiento, cuando se lanzó a escribir Aura, 73 poemas (Círculo Rojo), un giro de 180 grados en la trayectoria de este hombre de éxito: ex director general de la Escuela de Organización Industrial (EOI), doctor en Derecho y catedrático de Organización de Empresas en la Universidad Rey Juan Carlos, coach (orientador) profesional y autor de 28 libros. Aparcó los asuntos más técnicos y farragosos para involucrarse de lleno en el reto de publicar su primer poemario, experiencia que lo ha colmado y a la que seguramente, por cómo habla, le haya cogido el gusto.

–¿Por qué titula Aura su primer poemario?

–Aparte de un nombre de mujer que todo el mundo puede idealizar en la medida que quiera, aura es la energía que nos rodea, las emociones, los sentimientos que nos envuelven. Y me pareció adecuado el que afloraran esos sentimientos y esas emociones.

–¿Y el número primo 73?

–Es el número de poemas que me salieron, así de fácil. Es una historia que comienza cuando el hombre se enamora de una mujer y termina cuando sus relaciones han concluido con la desesperación de él al abandonarlo ella, una cosa muy común, por otra parte.

–Divide en dos su obra. Plenitud: en el éxtasis del amor con ella y Desesperación: en el rencor vengativo de su ausencia. ¿Fluyen más y mejor los versos en la alegría o en el tormento?

–Le voy a ser sincero. Yo me lo pasé fenomenal en el tormento. Porque me pareció que eran poemas más sinceros y un poco más vengativos también, y en esos momentos gusta empujar un poquito y hacer daño en la vida, ¿no?

–¿Está dedicada a alguien en concreto, a una mujer con nombre y apellido?

–Que cada uno busque la persona que quiera, pero no va dedicado a nadie, aunque muchos cuando lo leen lo identifican con algo de mi vida o con algo de la suya. Allá cada uno.

–Canta al amor y al erotismo sin tapujos. ¿Ha aparcado el pudor?

–Creo que sí, pero ya tengo edad para hacerlo. El erotismo, que aparece bastante sobre todo en la primera parte, es descarnado pero muy apto para cualquier mente. Y además es muy real porque algunas experiencias que cuento son propias o ajenas, vividas o inventadas, presentas o futuras, pero son experiencias.

–Un maestro del emprendimiento que se mete a poeta. ¿Ha perdido el juicio o se ha cansado de ganar pasta?

–Un poco de las dos cosas, jajaja. Y también algún recuerdo que hay por ahí metido, sí.

–Eduardo Jordá dice que "la poesía es emoción, inteligencia y música". ¿Qué es para usted?

–Estoy muy de acuerdo con él. Desde luego es emoción, pero también añadiría energía. Y sentimiento y mucha pasión, que siempre la he puesto en todas las cosas que he hecho en mi vida y, por supuesto, muchísima escribiendo estos poemas.

–Es un género con muchas devociones. ¿Qué escritores integran su santuario particular?

–Han cambiado mucho a lo largo de los años. En estos momentos me quedaría con José Hierro y Miguel Hernández, sin la menor duda.

–Como Jorge Manrique o Lord Byron ha escrito sus versos mientras era lo que se conoce como un hombre de acción. ¿Por qué seguimos imaginando al poeta en su torre de marfil?

–Eso es un error porque la poesía está en la vida real y hace falta vivirla, estar y sentirla para poder luego transmitirlo. Hay un acto de valentía en transmitir los sentimientos, en decir esto me emociona, ésta es mi pasión y la cuento al mundo. Indudablemente, hay que echarle narices.

"El erotismo en mi poemario es descarnado, tengo edad para hacerlo, pero apto para cualquier mente"

–Señor ex director general de la Escuela de Organización Industrial. ¿Hay una palabra menos lírica que coaching?

–Jajaja. ¿Esa pregunta tiene un poquito de mala idea?

–Ni mucho menos, sólo en tono de guasa.

–Coaching es muy contrario a lo lírico de la poesía, al ritmo de la poesía, pero tiene algo que ver porque el coaching es ritmo para la vida, para el crecimiento y energía para el cambio personal, de forma que también hay algo de relación.

–Fernando Jáuregui prologa su obra. "No todo el mundo está dispuesto a gozar de la vida gota a gota, sorbo a sorbo. Bayón sí". ¿El hedonismo por encima de todo?

–No, el hedonismo por encima de todo no, pero la vida es muy corta y hay que disfrutarla porque si volvemos, cosa que se duda y que si sucediera no te acordarías de nada, más vale que vivamos la que tenemos y no pensemos en otras cosas.

–Experto en turismo. ¿Qué hacemos en España ahora que la pandemia nos ha dejado sin la gallina de los huevos de oro?

–Nadie se lo esperaba, fíjese que hace dos años batimos todos los récords históricos del turismo, pero el sector está preparado aunque está sufriendo demasiado. Las administraciones deben compartir el esfuerzo que hace el sector. O se toman decisiones más fuertes o las cosas se complican mucho.

–Igual hay que repartir los huevos entre más canastos y no sólo en el turismo.

–Sí, pero para eso hemos tenido 60 años porque el turismo empieza a ser nuestra gran canasta en los 60. No es momento ahora de quejarse. Si hubiéramos… el condicional es terrible, pero eso habría que haberlo hecho hace mucho tiempo.

–Jugador de mus, ¿no vendría mejor que Sánchez, Casado, Iglesias y Arrimadas se sentaran en una mesa para envidar, no para lanzar órdagos a todas horas?

–Es lo que les está pidiendo la sociedad española y no pueden hacer oídos sordos. Tienen que jugar al mus y envidar. Pero tenga en cuenta también que es un juego muy tramposo y muy mentiroso; hay que tener mucho cuidadito de envidar a la grande teniendo dos pitos, porque igual te lo ven.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios