claudia hernández Presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf

"Andalucía puede perder la gallina de los huevos de oro con el golf"

"Andalucía puede perder la gallina de los huevos de oro con el golf" "Andalucía puede perder la gallina de los huevos de oro con el golf"

"Andalucía puede perder la gallina de los huevos de oro con el golf"

-¿qué funciones tiene la recién creada Asociación Española de Campos de Golf y por qué aceptó ser la presidenta?

-Necesitábamos una patronal para defender los intereses de los campos. Hay muchos temas que convienen ser negociados de manera conjunta: agua, productos fitosanitarios, convenios laborales, señalización de campos, impuestos... Había un vacío legal. Me convencieron porque es un proyecto fundamental, vamos a tener más fuerza y tenemos que ir de la mano. Ya nos hemos reunido con el Ministerio del Interior, la CEOE, los sindicatos... En poco más de dos meses somos 70 de los 400 que hay en España. Mi reto es duplicar esa cifra este año.

Soñé con traer a Tiger Woods a Sevilla; incluso planeamos llevarlo de caza y de pesca a Doñana..."

-Y poco después fue elegida vicepresidenta de la Federación Española de Golf (RFEG)...

-La RFEG ha demostrado su respeto y consideración a la Asociación solicitando que yo esté ahí; aquí se trata de sumar y de crecer.

-¿Qué necesidades de los campos habría que abordar cuanto antes?

-El tema laboral, porque no hay realmente un mismo convenio, el asunto del agua y el fitosanitario. Esas cuestiones las estamos abordando, igual que la señalización de los campos, porque es necesario que haya un cartel como el de los hoteles. También hay que hablar de los impuestos con los organismos deportivos.

-Los campos reciben muchas críticas por el agua...

-Hay que hacer una labor de concienciación del golf, no sólo como deporte sino como generador de riqueza y de trabajo, y mentalizar a la gente de que el agua no es un problema medioambiental, al contrario; gastamos menos que una finca de regadío, eso es impepinable.

-¿Preocupa en Andalucía el auge turístico de zonas como el Algarve en detrimento de la Costa del Sol?

-En Andalucía debemos tener cuidado porque podemos perder la gallina de los huevos de oro con el golf por la competencia del Algarve, Marruecos, Italia, Turquía... Aquí vivimos de las rentas con campos de los años 70, hay que mantenerlos, cuidarlos y exigir calidad.

-¿Por qué defiende los grandes eventos como valores de promoción?

-No conozco una mejor promoción que los grandes eventos: muestras al mundo que en Andalucía se juega al golf, hace sol, hay 100 campos... Con la crisis se fue deteriorando, pero en la Junta antes estaban convencidos de la rentabilidad porque el golf era una inyección económica crucial. Aquello se vino abajo y ahora empezamos a levantar cabeza.

-Como ex gerente y actual consejera delegada del Real Club Sevilla Golf, ¿tiene algún plan para algún evento de peso en su club?

-Valderrama, que es el titán de Andalucía, ha retomado el vuelo. Nuestro campo está siempre a punto y tenemos algo importante en mente para 2019, pero mejor no adelantar nada. Soy partidaria, si saliera, de que sea un torneo potente.

-Su club cumple 25 años y vivió una etapa dorada con la Copa del Mundo de 2004, ¿soñó con traer a algún golfista de relumbrón?

-En los mejores momentos soñaba con traer a Tiger Woods. Vamos, incluso preparamos un plan para ir de pesca y de caza, llevarlo a la finca Veta de la Palma, en Doñana. Eso fue después de la Copa del Mundo.

-¿Cómo recuerda la organización de aquel evento?

-Fue muy divertido. Vinieron organizadores del Circuito Europeo y del PGA Tour, los invitamos a la Feria y les chifló. Les dimos clases de flamenco a las mujeres de los jugadores, les ayudamos a comprar trajes de gitana...

-¿Cómo se rentabiliza un club? La gente piensa que deja un dineral...

-¿Un dineral? Los campos rentables son los de socios muy arraigados y los comerciales de calidad para los turistas. La clave en la gestión está en una gran cuota de mensualidades de socios o una buena entrada de green fees para turistas. Para distinguirnos había que ofrecer la máxima calidad y el prestigio lo íbamos a conseguir a través de los eventos.

-España tiene un déficit de instalaciones públicas...

-Ésa es la labor de las federaciones, hacer crecer tu deporte. Debería haber más campos públicos en España, donde tenemos algunos de los mejores jugadores del mundo, 400 campos, grandes eventos, 365 días para jugar...

-¿Cree que ha cambiado la mentalidad del español medio respecto al golf?

-Ahora juega gente normal, no marqueses. El aficionado te hace ver que la percepción del golf ha evolucionado, como el tenis en su día. Pero hay una parte política en la que está muy mal visto el golf y es incierta: la élite, el agua, el medio ambiente... Que venga aquí un ecologista y le cuento que este club antes era un erial donde quemaban neumáticos a diario. Y hoy son 80 hectáreas verdes con miles de árboles y aves, que regamos con agua residual tras pagar la obra para reciclarla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios