Elecciones municipales

El PP rompe todos los pronósticos y gana las elecciones en Córdoba

  • Bellido obtiene nueve ediles, se asegura la Alcaldía y puede pactar con Cs, que logra cinco

  • El PSOE de Ambrosio se queda lejos de las expectativas y suma ocho concejales

  • IU sigue en caída libre y baja a tres actas, mientras que Vox y Podemos entran con dos

José María Bellido tras conocer los resultados José María Bellido tras conocer los resultados

José María Bellido tras conocer los resultados / Juan Ayala

EL PP ha ganado las elecciones municipales en Córdoba. Es los que ha ocurrido en las últimas convocatorias locales, pero en esta ocasión ese triunfo tiene un valor especial. En primer lugar, porque ni los más optimistas en las filas de los populares pensaban que podrían superar en votos al PSOE y, en segundo término, porque José María Bellido se asegura la Alcaldía sin necesidad de pactos porque la izquierda no suma, aunque puede buscar un acuerdo con Ciudadanos. O lo que es lo mismo, puede darse el mismo escenario que en la Junta de Andalucía, de manera que populares y naranjas se repartan las áreas de gestión y Vox –que logra dos ediles– apoye desde fuera.

El recuento ha sido frenético en todas las sedes de los partidos, El PSOE fue por delante durante gran parte de la noche, hasta que poco a poco el PP fue remontando y se erigió en la fuerza más votada en la ciudad. Al final, la plancha de Bellido ha logrado más de 43.000 votos, unos 11.000 menos que hace cuatro años, pero con el nuevo panorama político puede decirse que es una victoria contundente, sobre todo porque les permite recuperar la Alcaldía y decidir ahora cómo quiere gobernar.

La cruz de la noche ha sido el PSOE. Los diez concejales que le pronosticaban algunos sondeos se han quedado en ocho finalmente. La lista de Ambrosio gana casi 9.000 sufragios respecto a hace cuatro años y un acta más –hasta alcanzar los ocho–, pero las cuentas no le salen para reeditar un acuerdo de gobierno con los partidos de izquierda, IU y Podemos. Ha sido una de las decepciones por las cuentas que manejaban en la candidatura socialista.

El otro triunfador de la noche ha sido Ciudadanos. Su alcaldable, Isabel Albás, ha logrado 9.000 papeletas más que en 2015 y pasa de dos concejales a cinco, lo que la convierte en determinante para que se produzca el relevo en Capitulares. En este caso, el pronóstico que se manejaba en la formación naranja sí se ha cumplido, ya que en la última semana barajaban la posibilidad de llegar a cinco actas. Así ha sido y, además, se han quedado a poco más de 60 votos de lograr el sexto escaño. Su campaña les ha dado un buen resultado.

En cuanto a IU, suma y sigue su debacle con Pedro García a la cabeza. Ha perdido 2.000 votos respecto a las municipales de 2011 y, aunque los pronósticos no eran muy optimistas, el hecho de que Ganemos en común no haya podido presentarse por una incomprensible decisión judicial abrió la puerta a que mantuviera al menos los cuatro concejales que ya tenía, pero ni por esas. Los datos de la noche electoral abrirán a buen seguro un debate interno en la coalición, que ha logrado su peor resultado histórico en una ciudad que han gobernado durante muchos años.

Los cuatro años de gestión en Capitulares le han pasado factura tanto a PSOE como a IU

Vox tenía puestas también muchas esperanzas en estas elecciones, pero ha logrado un resultado –dos concejales– que siendo bueno para un partido que era casi residual hace un año, no cumple con las expectativas que algunos habían previsto. Sus votos serán claves para la estabilidad del futuro gobierno local, pero lo que no parece tan claro en un primera lectura es que populares y naranjas les permitan entrar en el gobierno municipal. La negociación de los próximos días será decisiva para despejar dudas.

Podemos llega también a Capitulares con dos concejales. Han sido los “tapados” de estos comicios, puesto que una vez que ha sido imposible la confluencia con IU y que Ganemos en común quedaba fuera de la carrera electoral, sus posibilidades de lograr un puesto en el Consistorio han ido creciendo. Al final, la formación morada de Cristina Pedrajas ha logrado 9.144 votos, todo un logro si se repasa lo sucedido en la formación moradas en los últimos meses, con escisiones, división interna y escasa visibilidad social. Aún así, logran un resultado digno, que sin embargo no sirve para conformar un gobierno de izquierdas en la ciudad.

Un primera lectura general de estos resultados señalan que la gestión de estos cuatro años, con un cogobierno de PSOE e IU y el apoyo exterior de Ganemos, ha pasado factura ante el electorado. Aunque el PSOE mejora los resultados, parece claro que Ambrosio no ha podido explotar su imagen como alcaldesa. Más duro aún ha sido el castigo para IU, que pese a gestionar áreas importantes del Ayuntamiento, tampoco ha sabido rentabilizar su trabajo durante el mandato que ahora acaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios