EL DÍA DE CÓRDOBA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Desayuno: El sector inmobiliario de Andalucía después de la pandemia

La vivienda resiste al Covid-19 aunque tendrá que cambiar su modelo de construcción

  • La pandemia del coronavirus “ha pillado” al sector consolidado en Andalucía y, aunque durante el confinamiento se paralizó, ahora se esperan datos positivos para el residencial donde no bajarán los precios

La vivienda resiste al Covid-19 aunque tendrá que cambiar su modelo de construcción La vivienda resiste al Covid-19 aunque tendrá que cambiar su modelo de construcción

La vivienda resiste al Covid-19 aunque tendrá que cambiar su modelo de construcción

Tras meses de confinamiento y parón económico, la ‘nueva realidad’ se presenta incierta pero con atisbos de recuperación en la mayoría de los sectores. El turismo, gran motor económico en Andalucía, arrastra a otras áreas igual de importantes para nuestra economía, como es el caso del inmobiliario. La vivienda, después de la grave crisis que sufrió en 2008, de años de recesión, remodelación y ahora en alza, se ha topado con la pandemia sanitaria de la Covid-19.Para analizar su situación en la comunidad andaluza y predecir su comportamiento en los próximos meses, se celebró ayer un Encuentro Digital organizado por Grupo Joly con el patrocinio de Acciona, bajo el título de El sector inmobiliario en Andalucía después de la pandemia, en el que participaron representantes de este segmento, de la administración pública y de la educación.

La sensación de control de la pandemia marcará el sector de la segunda residencia

El encuentro, moderado por el jefe de Economía del Grupo Joly, Alberto Grimaldi, comenzó con la intervención de la secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, Alicia Martínez Martín quien agradeció esta oportunidad para “hablar de un tema tan importante para Andalucía y para la economía como el acceso a una vivienda”. Martínez aseguró que la Junta ha venido trabajando “intensamente a diario en un proyecto para el sector inmobiliario andaluz”, un “segmento que en 2016 remontó la crisis económica de 2008 y que la pandemia ha pillado muy consolidado”, si bien también ha sufrido en estos meses de confinamiento la paralización de escrituras, concesión de préstamos hipotecarios o ventas, “pero parece, según los datos del Banco de España, que la caída del PIB se podría recuperar en el tercer trimestre de 2020”. Apuntó la secretaria general de Vivienda, como el resto de participantes, que la vivienda nueva se ha mantenido y también su precio. En este sentido, el director en Andalucía de Savills Aguirre Newman, José Félix Pérez-Peña, afirmó que la Covid-19 ha pasado factura en sectores que ya tenían problemas anteriormente, como “centros comerciales u hoteles pero ha reforzado a otros como la logística, el telebrabajo, el residencial y el alquiler”. Para José Félix la pandemia es una crisis sanitaria que en Andalucía “será una oportunidad porque parece que las ciudades de mediano tamaño es donde se vive mejor, siempre que estén bien conectadas”. Parece que el sector inmobiliario, “más profesionalizado, con bases contables fuertes y liquidez” había comenzado positivamente 2020 y tras el parón por la Covid-19, las empresas tienen que hacer frente con rapidez a las nuevas demandas de los ciudadanos”, explicó el vocal de la Junta Directiva de la Asociación Empresarial Sevillana de Constructores y Promotores de Obras (GAESCO) Antonio Gil, haciendo referencia a los nuevos gustos por sitios abiertos, sostenibles, en ciudades pequeñas o incluso en zonas rurales. Y este cambio de demanda se está adaptando con normalidad a “nivel residencial pero nos ha hecho ser más conservadores e ir viendo cómo evoluciona la pandemia” que, en casos de segunda vivienda o apartamentos turísticos es esencial.

Participantes en el desayuno digital de Grupo Joly y Acciona. Arriba, el moderador Alberto Grimaldi y la secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, Alicia Martínez. Participantes en el desayuno digital de Grupo Joly y Acciona. Arriba, el moderador Alberto Grimaldi y la secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, Alicia Martínez.

Participantes en el desayuno digital de Grupo Joly y Acciona. Arriba, el moderador Alberto Grimaldi y la secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, Alicia Martínez.

El representante de GAESCO introdujo un concepto también apoyado por el resto de ponentes: la necesidad de colaboración entre la Administración Pública y el sector privado y la necesidad de flexibilizar la normativa. Menos optimista se mostró el catedrático de Economía de la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, y profesor del IE, José María O’Kean: “ estamos en medio de la tormenta todavía y es difícil saber cuál es el horizonte”, de momento, la pandemia sanitaria se ha “llevado por delante empresas que trabajaban sin márgenes, el ejemplo es el mundo hotelero”. Dice O’Kean que ahora se piden cosas diferentes “y la oferta debe adaptarse de forma rápida a la demanda pero claro, en el sector de la construcción su corto plazo son 3 años, no puede cambiar en un día” y eso es lo que preocupa.

Los nuevos residenciales tendrán que cuidar los servicios del entorno como jardines o tiendas

El catedrático también hizo hincapié en el sector turístico. “Parece que empieza a animarse al turismo. Aunque se invirtió en apartamentos turísticos, viviendas en el centro de las ciudades con una demanda muy fuerte, grandes grupos de inversión abrieron hoteles de 4 estrellas y pensábamos que este crecimiento no iba a acabar pero se ha parado en seco y no sabemos cómo terminará”, como tampoco se sabe “qué pasará con los jóvenes, si preferirán comprar o alquilar, vivir en ciudades...”. Refrendó la visión de O`Kean el director para Andalucía de la división Inmobiliaria de Acciona, Lorenzo Santana, quien puntualizó que “como se han hecho bien las cosas estamos viendo cierta estabilidad en el sector”, por lo que auguró una “aparente estabilidad en la primera vivienda, poco desarrollo de la segunda pese al aumento de la demanda experimentado en grandes ciudades como Madrid o Barcelona buscando casas en la costa”. Peor suerte parecen correr los apartamentos turísticos por la parálisis del turismo, “han dejado vacíos lo centros de las ciudades y se están reenfocando a alquileres de larga duración”. Ante un panorama incierto, dependiente de la evolución y rebrotes del coronavirus y un continuo cambio en la demanda de vivienda por parte de los ciudadanos, promotores y constructores ven esencial la flexibilidad de la legislación vigente. “Necesitamos agilizar trámites, suelo y poder sacar proyectos de residencias para mayores, estudiantiles, espacios de coworking y con los parámetros actuales es complejo”, afirmó Antonio Gil. Porque, si algo está claro, es que ahora la sociedad busca casas con piscinas, alejadas de grandes núcleos pero con todos los servicios cerca, donde podamos teletrabajar cómodamente o con un jardín. En cualquier caso, recordaron los ponentes, los precios no bajarán, ya que casi el 30 por ciento del precio son impuestos.

El acceso de los jóvenes a una vivienda es un problema endémico de España

Como conclusión, ante el optimismo de la vivienda de nueva construcción, la segunda vivienda y las de segunda mano están en manos de nuestras sensaciones:“la clave de qué pasará está en este verano y de aquí a diciembre. Si salimos a la calle con la sensación de que el coronavirus ha venido para quedarse o no. Si el verano es más o menos normal y puedo ir a la playa, seguirán las segundas residencias, pero si hay límites en las playas, por horas, etc., no se comprarán casas en la costa, habrá un giro hacia el mundo rural. Por tanto, la sensación de control sobre el coronavirus marcará el sector de la segunda vivienda”; aseguró O`Kean.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios