Desayuno informativo sobre integración laboral

Concienciación, compromiso y políticas de empleo más flexibles

  • Expertos de asociaciones y fundaciones, que ayudan a personas en riesgo de exclusión a buscar un trabajo, solicitan una mayor empatía, visibilidad y oportunidades

Alfonso Gutiérrez, José Antonio Payán, María Muro, Francisco López, Francisco Márquez y Alberto Grimaldi, ayer en el Desayuno Joly. Alfonso Gutiérrez, José Antonio Payán, María Muro, Francisco López, Francisco Márquez y Alberto Grimaldi, ayer en el Desayuno Joly.

Alfonso Gutiérrez, José Antonio Payán, María Muro, Francisco López, Francisco Márquez y Alberto Grimaldi, ayer en el Desayuno Joly. / José Ángel García (Sevilla)

La integración laboral de las personas con discapacidad depende de que los legisladores flexibilicen la normativa de contratación y de que las empresas se adapten a la nueva realidad de la formación en habilidades digitales, entre otras cosas. Concienciación, compromiso y altitud de miras.

Cinco expertos debatieron ayer sobre este reto en el Desayuno Joly La integración laboral, una tarea de todos. Así, Alfonso Gutiérrez, presidente de la Asociación Española de Empleo con Apoyo (AESE); María Muro, responsable de Empleo de la Fundación Integra en Andalucía; José Antonio Payán, coordinador regional de la Fundación Adecco; Francisco Márquez, vicepresidente de la Asociación de Centros Especiales de Empleo de la Comunidad Andaluza (Aceca); y Francisco López, director de Inserta Empleo (Fundación ONCE) en Andalucía vertieron todo su conocimiento en la materia con la moderación del jefe de Economía del Grupo Joly, Alberto Grimaldi.

La tasa de desempleo del colectivo de personas con diversidad funcional en España era de un 26’2% en 2017. Se ha avanzado, pero todavía queda mucho por hacer.

"Hemos pasado de un tema asistencial a uno más inclusivo. Estamos viviendo un cambio, lo que nos hace pensar que estamos en un momento interesante para la integración en el empleo", comenta Alfonso Gutiérrez, que incide en que los legisladores se han conformado: "Los únicos contratos bonificados a discapacitados para las empresas son los de un año o más. En cambio, sí que se benefician fiscalmente por contratar a jóvenes durante un periodo de tres meses. La realidad no siempre gira en torno al Madrid y al Barcelona de las empresas. También hay que trabajar con Talleres Pepe. Hay que ser consciente de que la realidad laboral requiere contratos más flexibles. Hay que permitir esa flexibilidad para generar oportunidades".

La tasa de desempleo del colectivo de discapacitados en España era de un 26,2% en 2017

Gutiérrez apunta la transformación social que ha habido en los últimos años y que las administraciones van a la zaga de esa evolución: "Cualquier persona discapacitada con 18 años de edad tiene en su ADN que tendrá una oportunidad laboral, porque hemos avanzado mucho en educación inclusiva. Los padres tienen claro que es así, pero las administraciones no son conscientes de ello".

La continuidad de los proyectos es fundamental para estas asociaciones y su afán por ayudar a la integración laboral. "Cuando hablas de personas, el número no es sólo lo importante", apostilló.

Asimismo, la Fundación Integra nace en 1998 para favorecer la inserción de personas en riesgo de exclusión social severa en el mundo del trabajo. Desde su fundación, ha buscado empleo a 12.500 parados y, en 2018, a 170 sólo en Andalucía.

Un instante del debate que se desarrolló ayer en la sede de ‘Diario de Sevilla’. Un instante del debate que se desarrolló ayer en la sede de ‘Diario de Sevilla’.

Un instante del debate que se desarrolló ayer en la sede de ‘Diario de Sevilla’.

"Tenemos un 90% de evaluaciones positivas. Es empleo totalmente normalizado y la inserción es total”, pone de relieve María Muro, responsable de Empleo de la Fundación Integra, que añade: “Hace falta más concienciación en las empresas. La gente que viene de una cárcel o de la prostitución lo tiene más difícil que un discapacitado".

La Fundación Integra se preocupa también de asesorar, formar y eliminar prejuicios dentro de las empresas a través de jornadas de sensibilización. "Tengo un caso de una persona que vivió en la calle durante 15 años y está totalmente insertada en la sociedad", agrega Muro.

La directiva pone sobre la mesa otro factor de la ecuación: la economía sumergida. "Hay mucho empleo oculto y las administraciones deberían ayudar en este sentido", concluyó.

Por su parte, José Antonio Payán recalcó la importancia de "cambiar los prejuicios y los sesgos inconscientes" de los empresarios. "Hace ya muchos años que hablamos de diversidad sin etiquetas. Hay que casar lo que tú (empleador) necesitas con lo que yo le puedo ofrecer". Ajuicio de Payán, hacen falta más inversiones, ayudar a las empresas de manera diferente y "creer de verdad en la inspección de la ley".

"Cuando te reúnes con la Administración, el resultado siempre es el mismo: actúan para hacer cumplir la ley, pero poco más. Necesitamos empoderar a las personas y que estén formadas. ¿Habrá algo más importante que el trabajo para tener dignidad? El cine español nos está enseñando el camino. Hay que darles mayor visibilidad", añade Payán.

Según los expertos, la discapacidad intelectual es la más difícil de insertar

Según el Informe de los Tres Deseos de la Fundación Adecco, los contactos de la base de datos de la entidad con certificado de discapacidad piden a los políticos empatía, empleo, más ayudas y honestidad. Y a la pregunta sobre qué mejorarían en su puesto de trabajo, lo tienen claro: mejora salarial, mejora de las condiciones laborales, una mayor sensibilización de los directivos y más empatía.

Por otro lado, la Asociación de Centros Especiales de Empleo de la Comunidad Andaluza (Aceca) nació en 1998 para apoyar a más de 130 centros de este tipo de la región, que han generado el 71% de los contratos a personas con diversidad funcional en España (82.981 empleos).

Según su vicepresidente, Francisco Márquez, con este público objetivo "hay que huir de las generalizaciones: es importante definir bien los perfiles laborales de una persona". Márquez detecta que ha aumentado la discriminación laboral por el aspecto físico.

"Necesitamos la concienciación del sector empresarial. Y eso tiene un retorno que el político debe entender. Contratar a una persona con discapacidad es una inversión de futuro. Lo tenemos que mirar como acción finalista, como paradigma. Que la persona que necesite esa oportunidad la tenga y la aproveche. La evolución ha sido muy positiva, pero queda mucho por hacer", remarcó.

El trabajo de concienciación empieza en las familias. Cuando hay sobreprotección y paternalismo, es más complicada la integración laboral: "Hay que huir del concepto rentista. Es un itinerario largo en el que intervienen muchos elementos. La actitud es más importante que la aptitud".

Trabajadores con diversidad funcional. Trabajadores con diversidad funcional.

Trabajadores con diversidad funcional.

Andalucía, Madrid y Barcelona son las comunidades autónomas que más empleo generan en los centros especiales de empleo. De todas formas, existen barreras en la lucha por la integración laboral."Es más difícil la inserción de las personas que tienen más del 30% de discapacidad. Además, los profesionales que trabajan para hombres y mujeres con diversidad funcional necesitan herramientas, formación... Y muchos de ellos perdieron su trabajo durante la crisis. Nunca debemos renunciar a transformar la sociedad, sabiendo que hace más ruido un árbol cayendo que un bosque creciendo”, dijo Francisco Márquez.

Según los expertos, la discapacidad intelectual es la más difícil de insertar, porque las empresas tienen miedo de ella. Por último, el director de Inserta Empleo (Fundación ONCE), Francisco López, aseveró: "Incluimos el talento de las personas con diversidad funcional como el de un trabajador más que va a ser igual de eficiente que cualquier otro. Y esa rentabilidad social se convierte en rentabilidad económica".

Los puestos de trabajo actuales requieren una tecnificación que no existía hace unos años y esa formación es crucial para los discapacitados, que reciben el verdadero impulso desde el movimiento asociativo. "El movimiento se ha transformado en conseguir ingresos, realizar actividades y ofrecer empleabilidad a las personas excluidas, pero en Andalucía, los esfuerzos que hay que hacer son mucho mayores", apostilló López.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios