Economía

¿Cómo controlar el robo de material en las empresas?

  • La entidad sevillana Vigia Tech ha diseñado un sistema de radiofrecuencia activa que, mediante unas etiquetas inteligentes, facilita la vigilancia de objetos de valor

Dotar de inteligencia a un edificio convencional supone un elevado desembolso económico. Éste suele ser mayor en los casos de los centros públicos, que cada día reciben decenas de personas, lo que causa un desgaste superior del material que en las instalaciones privadas. Pero dicho problema no es el único, ni el peor. Para los propietarios de este tipo de edificios, los robos constituyen una de las preocupaciones más serias. La empresa de base tecnológica sevillana Vigia Tech ofrece una solución para evitar la desaparición del material más valioso.

Se trata de unas tags o etiquetas que se colocan en el objeto de valor en cuestión y mandan información periódicamente a un receptor que permite realizar una labor de monitorización y vigilancia de los artículos. Mediante mecanismos de identificación por radiofrecuencia activa (RFID activo) es posible saber quién fue la última persona que reservó el equipo y dónde y en qué momento se tuvo noticias de ella por última vez.

Esta tecnología fue desarrollada por el grupo de investigación Tecnología Electrónica e Informática Industrial de la Universidad de Sevilla, encabezado por el profesor Carlos León y del que forma parte el doctor alemán afincado en Sevilla Robert Denda, que fundó Vigia Tech junto con Eduardo Cañedo.

El proyecto piloto de este diseño se instaló en la Escuela de Arquitectura de la Hispalense para controlar los nuevos videoproyectores con los que contaba el centro. En ese caso, se instalaron cuatro receptores y las etiquetas suficientes para supervisar los aparatos de toda una planta.

En 2005, esta iniciativa fue galardonada por el Programa Campus con 56.000 euros, cifra que permitió a sus precursores fundar Vigia Tech y que, a día de hoy, quieren "ampliar hasta los 300.000 euros con los que, actualmente, son dotados los premiados", indica al respecto Inmaculada Tena, jefa de proyectos de Vigia Tech.

Aún no ha finalizado su proceso de ejecución. Este mes las instalaciones de Arquitectura dejarán de ser piloto y se realizará la proposición firme de instalar estos dispositivos en todas las dependencias de la Universidad de Sevilla para controlar el material de alto valor, como es el caso de los portátiles o del material de laboratorio.

La compañía sevillana participa, actualmente, junto al departamento del que emergió, en el proyecto Artica: Aplicación de Redes de Sensores Inalámbricas y Técnicas de Inteligencia Computacional en la Monitorización Ambiental. Esta colaboración consiste en la instalación de sensores de temperatura y humedad en diferentes puntos del Parque Nacional de Doñana, con el objetivo de inventariar las diferentes especies vegetales y animales de este espacio natural y vigilar los movimientos de los ejemplares que, "en casos como el del lince ibérico, son escasos y necesitan un seguimiento más exhaustivo", explica Tena.

Las soluciones de radiofrecuencia activa de Vigia Tech podrían aplicarse a la iniciativa que la compañía de origen sueco Ericsson está estudiando poner en marcha junto a una empresa de recogida de residuos onubense. Su función consistirá en inspeccionar el cumplimiento de las tareas de mantenimiento de los contenedores a través de dos antenas localizadas en el camión de basura, una trasera y otra delantera, y unas etiquetas que van pegadas a los containers. Mediante este sistema se controlará, asimismo, el paso de todos los contenedores de la compañía por los túneles de lavado para verificar que estos dispositivos se han sometido a los procesos higiénicos necesarios.

En otros ámbitos, como pueden ser el sanitario o el geriátrico, las soluciones de radiofrecuencia de Vigia Tech facilitan la localización y monitorización de personas, equipamiento y personal sanitario, permitiendo ofrecer un mejor servicio a los enfermos y ancianos. Podrán avisar rápidamente a un cirujano en casos urgencia o evitar que se cometan errores en la mesa de operaciones, como el olvido de gasas dentro del paciente tras una intervención.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios