Economía

Juul superará su objetivo de vender 50.000 cigarrillos electrónicos en su primer año

  • La ‘startup’ de vapeo tiene en Andalucía el 14% de sus ventas y 700 puntos de comercialización

Javier Valle, en las oficinas de Juul, en Madrid. Javier Valle, en las oficinas de Juul, en Madrid.

Javier Valle, en las oficinas de Juul, en Madrid. / José Ramón Ladra

Juul, la startup estadounidense del vapeo que desembarcó en el mercado español en abril de este año, está seguro de superar su objetivo inicial de vender 50.000 cigarrillos electrónicos en su primer año. Así lo confirmó a este diario Javier Valle, director general de Juul España, quien reconoció la importancia de Andalucía en su expansión nacional.

La filial española de Juul se constituyó en octubre de 2018 y lanzó el producto en abril bajo una premisa fundamental que guía la implantación de la startup: su cigarrillo es una alternativa a quienes quieren dejar de fumar pero tienen muchas dificultades para superar su adicción a la nicotina.

Eso les lleva a una política comercial en la que prima sobre cualquier otro parámetro, incluido el de vender más, que sus dispositivos electrónicos sólo se ofrezcan a fumadores adultos. “Queremos ser una puerta de salida al consumidor de tabaco de combustión y no una puerta de entrada al vapeo”, señala con rotundidad Valle.

Eso explica que Juul sólo vende cigarrillos electrónicos y recargas con nicotina. “Se trata de un sistema cerrado, que no se rellena, sino que se cambia la boquilla –denominada Juullpod– desechable, donde está el líquido con sales de nicotina”, aclara Valle. Las cápsulas tienen dos intensidades de nicotina, de 9 y 18 miligramos por mililitro.

Tras diez años de desarrollo por parte de los fundadores de la startup,  Adam Bowen y James Monsees, han conseguido un sistema que permite obtener la nicotina con el vapeo, pero evitar otros productos tóxicos propios de la combustión del tabaco tradicional, como el alquitrán.

“Nuestro producto es sencillo, ni siquiera hay que encenderlo; no genera humo, sólo vapor y en un volumen muy bajo, ni malos olores, ni ceniza, lo que elimina muchos de los inconvenientes del tabaquismo”, señala Valle.

Juul, aunque sigue definiéndose como startup, la calidad de su producto, que supone un avance en el vapeo, llamó la atención de una de las gigantes del tabaco: la matriz de Philip Morris, Altria, se hizo con el 35% de su capital.

En España cuentan ya con más de 4.000  puntos de venta, 700 de ellos en Andalucía, donde la empresa concentra un 14% de sus ventas. El directivo señala Málaga y Sevilla como zonas con más progresión del negocio.

La multinacional prima llegar en exclusiva a fumadores adultos sobre incrementar sus ventas

Valle recalca una y otra vez que su política se basa por encima de todo en la venta responsable, para asegurarse que Juul sólo llega al público objetivo: fumadores adultos. El perfil actual de su cliente es el personas de 28 a 45 años ya fumadores. Por ello, su principal canal de venta es el estanco. Cuidan especialmente la verificación de la edad del consumidor. Así, tampoco publicitan el producto refiriéndose a estilos de vida ni usan las redes sociales.

“Nuestra política de desarrollo responsable es más importante y hace que la velocidad de crecimiento sea secundaria”, señala Valle, que pese a eso reafirma que van a superar sus objetivos comerciales para el primer año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios