Economía

El IPC baila al son del crudo

  • Transportes y combustibles registran las mayores caídas · El Gobierno prevé que "si prosigue la tendencia bajista" el índice podría acabar el año por debajo del 4%

El descenso del precio del petróleo ha dado una tregua a la inflación en agosto, como adelantó Eurostat a finales del pasado mes. Por primera vez desde abril, los precios registraron un recorte de dos décimas respecto a julio y de cuatro décimas en relación al mismo periodo del año anterior, lo que sitúa la tasa de la inflación interanual en el 4,9%. En cualquier caso los carburantes y combustibles acumulan un ascenso del 20% en tasa interanual.

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmó que de mantenerse la actual tendencia en la cotización del crudo, el IPC podría acabar el año "por debajo del 4%"

La caída del petróleo, que ayer siguió por debajo de la barrera de los 100 dólares (el Brent cerró a 98 dólares el barril), explica 3,5 décimas del descenso total de los precios en el mes y los alimentos, la media décima restante.

Más en detallea, la caída de la inflación en agosto se debió al comportamiento del transporte, que ha reducido dos puntos su tasa de incremento anual respecto a julio, hasta el 8,6%, como consecuencia del abaratamiento de los carburantes y lubricantes.

También han influido en esta variación la vivienda, que redujo su tasa anual cinco décimas, hasta el 7,9%, por el menor coste del gasóleo para calefacción; y los alimentos y bebidas no alcohólicas, que situaron su tasa anual en el 6,8%, dos décimas menos, debido principalmente al pescado fresco y a la leche, que redujeron sus precios en agosto frente a la subida de agosto de 2007.

Tras conocer el descenso de la inflacción, el presidente del Gobierno, calificó de "positivo" el dato y manifestó su confianza en que los precios evolucionen favorablemente en los próximos meses. Más críticos fueron desde la CEA ya que, a pesar de la ruptura de la tendencia alcista,valoraron el dato como "muy negativo"y más aún en una "situación de paralización económica". Por su parte los sindicatos, aunque acogieron positivamente la bajada de la inflacción, advirtieron de la mala repercusión del IPC en el consumo interno y sobre los trabajadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios