Economía

El FMI cuestiona la eficacia de los nuevos impuestos del Gobierno y recomienda subir el IVA

  • El Fondo Monetario Internacional baja dos décimas su previsión del PIB español, hasta 2,5 %, para 2018.

Christine Lagarde, directora gerente del FMI Christine Lagarde, directora gerente del FMI

Christine Lagarde, directora gerente del FMI / EFE

Comentarios 2

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha expresado sus reservas sobre los resultados que puedan llegar a alcanzar algunos de los nuevos impuestos introducidos por el Gobierno español, particularmente la tasa a los servicios digitales y a las transacciones financieras, mientras que ha señalado que la subida del 22% del salario mínimo puede tener efectos negativos en las oportunidades de empleo de los jóvenes y los trabajadores menos cualificados.

El FMI considera que la estrategia del Gobierno minoritario, que incluye propuestas para elevar el gasto social financiado a través de nuevos ingresos, subidas de las pensiones y del salario mínimo, así como cambios en el mercado laboral, supondría revertir parcialmente algunas de las reformas anteriores, aunque apunta que, al carecer de mayoría parlamentaria, será difícil sacar adelante iniciativas legislativas.

"Algunas de estas medidas tienen un rendimiento incierto, en particular aquellas relacionadas totalmente con nuevos impuestos", señala la institución internacional en su análisis anual de la economía española, donde recomienda al Ejecutivo español adoptar medidas presupuestarias adicionales y estar dispuesto a implementar acciones de contingencia en caso de que la recaudación quede por debajo de lo previsto.

En este sentido, aunque admite que serían preferibles medidas en el ámbito de los ingresos, la institución recomienda al Gobierno identificar medidas desde el lado del gasto para limitar los riesgos de potenciales déficits presupuestarios y garantizar el cumplimiento del saldo estructural.

"La prevista introducción de tasas a las transacciones digitales y financieras puede generar ingresos en el corto plazo", apunta el FMI, que considera que, sin embargo, causarían una mayor distorsión que una reforma del IVA y subidas de los impuestos medioambientales, además de expresar su preferencia por que estas iniciativas se enmarcaran en una acción internacional dada la movilidad de la base fiscal.

"Un cuidadoso diseño de las medidas tributarias es clave a la hora de limitar las distorsiones y las implicaciones sobre el crecimiento", advierte el FMI, que apuesta por medidas para elevar la recaudación del IVA, así como elevar los impuestos indirectos y medioambientales, además de reducir las ineficiencias del sistema.

En concreto, el FMI calcula que su implementación gradual podría generar ingresos adicionales de entre el 2% y el 3% del PIB, aunque advierte de que deberían venir acompañadas de acciones de gasto específicas dirigidas a los más vulnerables. 

En cuanto a la subida del salario mínimo planteada por el Gobierno español, que implicaría un incremento del 22%, la institución internacional advierte de que haría peligrar las oportunidades de empleo para los jóvenes y los trabajadores menos cualificados.

"La pronunciada subida propuesta por el Gobierno del 22% del salario mínimo anual pondría en peligro las oportunidades de empleo para los menos cualificados y los jóvenes", apunta el Fondo.

Bajada de las previsiones de crecimiento

En sus previsiones, el FMI ha rebajado en dos décimas la crecimiento de la economía española para este año, hasta el 2,5%, y advierte de que si no se aprueban unos nuevos presupuestos el déficit se podría desviar hasta el 2,4 % del PIB en 2019.

"La economía española sigue recuperando el terreno perdido durante la crisis", reconoce el FMI en el informe anual sobre España difundido, aunque apunta que ya ha superado el pico del ciclo y que el ritmo de crecimiento se moderará hasta el 2,5 % este año, el 2,2 % en 2019 y así progresivamente hasta el 1,75 % a medio plazo.

La previsión para 2018 es una décima inferior a lo previsto por el Gobierno y según el FMI responde al debilitamiento de las fuerzas cíclicas y un entorno externo menos propicio.

Además, es dos décimas inferior a lo que había pronosticado hace un mes y medio, cuando difundió sus conclusiones iniciales en su asamblea anual, celebrada en Bali.

La previsión del 2,7% que por entonces hizo del crecimiento español, tras enviar una misión a España a comienzos de octubre, ya supuso una rebaja de una décima con respecto a sus proyecciones previas, alegando igualmente un empeoramiento del entorno exterior y un debilitamiento de la demanda interna.

Además, ha elevado hasta el 2,8% su previsión del déficit sobre el PIB para este año y advierte de que si el Gobierno no logra sacar adelante sus presupuestos y se prolongan los actuales, el déficit podría quedar en el 2,4%, cuatro décimas más de lo presupuestado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios