Fin de los estímulos económicos

Draghi apaga el motor de las compras del BCE a pesar de las malas previsiones

  • El Banco Central Europeo dejará de comprar activos en el presente mes.

El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente, Luis de Guindos, ayer en Fráncfort. El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente, Luis de Guindos, ayer en Fráncfort.

El presidente del BCE, Mario Draghi, y el vicepresidente, Luis de Guindos, ayer en Fráncfort. / Armando Babani (Efe)

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha confirmado el final de sus compras de activos en diciembre, dando así por terminado, a pesar de revisar a la baja sus proyecciones de crecimiento para la región, un programa de estímulo monetario que, según el presidente de la entidad, Mario Draghi, por momentos, llegó a convertirse en el único "motor" de la recuperación de la zona euro.

Sobre el final en diciembre de las compras netas de activos por parte del BCE, el presidente de la entidad subrayó que la institución reinvertirá completamente el principal de los vencimientos de deuda acumulada en su balance "durante un periodo prolongado de tiempo más allá del momento en que suban los tipos de interés". Draghi defendió el carácter abierto del marco temporal empleado por el BCE, señalando que si el Consejo de Gobierno quisiera especificar un plazo determinado "lo habría hecho".

El banquero aseguró que la institución sigue preparada para ajustar todos sus instrumentos de la manera apropiada para garantizar que la inflación evoluciona hacia el objetivo de estabilidad del BCE de forma sostenida. "Pensamos que disponemos de todos los instrumentos para abordar posibles contingencias en el actual clima de gran incertidumbre", indicó Draghi.

Subastas de liquidez a largo plazo

No obstante, el italiano señaló que el Consejo de Gobierno del BCE no ha discutido en ningún momento la posibilidad de reanudar sus compras de activos al considerar válido su escenario base, mientras que algunos banqueros sí mencionaron la opción de las subastas de liquidez a largo plazo, aunque este instrumento para suministrar liquidez no fue discutido en mayor profundidad.

Este final del programa de compras del BCE coincide con una nueva revisión a la baja de las proyecciones macroeconómicas de la institución, que ha empeorado su pronóstico de crecimiento para 2018 y 2019, cuando prevé una expansión del 1,9% y del 1,7%, respectivamente, lo que representa un ajuste a la baja de una décima en ambos casos.

De cara a 2020, el BCE ha decidido mantener sin cambios su pronóstico de crecimiento para la eurozona en el 1,7%, mientras que un año después espera que la expansión de la zona euro se moderará al 1,5%.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios