Economía

Abengoa anuncia acuerdos con bonistas antes de que el juez decida si paraliza su rescate

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo.

El presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo. / M. G.

Abengoa anunció este miércoles nuevos pasos en la consecución de su rescate para evitar la quiebra, al comunicar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acuerdos con bonistas que aceptan sumarse a la que sería la tercera reestructuración financiera en un lustro. Y lo hizo sólo horas antes de que la multinacional sevillana esté convocada por el juez a una vista este jueves para dilucidar sobre las medidas cautelares que han pedido un grupo de accionistas minoritarios que se oponen al rescate planteado dado que perderían prácticamente toda su inversión.

La multinacional hace este anuncio para sustentar su posición de que el rescate está muy avanzado y que la demanda de los accionistas minoritarios la pone en riesgo, tal como señaló el pasado lunes.

En cuatro informaciones relevantes remitidas al regulador de los mercados, Abengoa comunica los acuerdos adoptados por los tenedores de distintos tipos de bonos en la asamblea de bonistas. Esos acuerdos suponen la modificación de las condiciones de estos bonos y la aceptación por sus titulares del nuevo acuerdo de reestructuración que afectan  a las filiales de Abengoa Abenewco 1 y Abenewco2.

Cada una de esas informaciones relevantes se refieren a un tipo distinto de bonos, pero todas tienen el mismo sentido, que esos bonistas se adhieran a la reestructuración financiera que evitaría la quiebra. En concreto, se trata de los bonos NM2, Abenewco 1MC, Senior Old Money y Junior Old Money de Abengoa y sus respectivo titulares han dado el visto bueno al acuerdo de reestructuración financiera al que llegó la ingeniería con sus principales acreedores en agosto.

La modificación los términos y condiciones de algunos de esos bonos se ajusta a los términos del acuerdo de reestructuración anunciado por la compañía el pasado 6 de agosto. Entre esas condiciones modificadas están la supresión de todas las disposiciones relacionadas con los intereses en efectivo, la fecha de vencimiento final para que ésta conducida con la fecha en la que esos bonos se conviertan en acciones, que los propios bonos sean obligatoriamente convertibles o bien cuando se fije la fecha de la conversión o bien en el momento en que llegara a producirse un supuesto de insolvencia de Abengoa.  Con lo que se vincula a que no haya quiebra.

Estos acuerdos forman parte de los ya logrados, para conseguir un préstamo a cinco años por importe de hasta 230 millones de euros, para el que se ha solicitado la garantía del ICO, una línea de avales revolving a cinco años por importe de hasta 126,4 millones de euros, ampliable hasta 300 millones de euros.

Pese a ello, el acuerdo de reestructuración aún no está logrado. A esos 230 millones han de sumarse otros 20 prestado o avalados por la Junta de Andalucía. La propia Abengoa urgió el pasado lunes al Gobierno andaluz a que formalizase su participación en el rescate y recordó que esa aportación pendiente es “esencial”. 

Otro obstáculo aún no salvado es que la compañía necesita aplicar otra reestructuración de la deuda de proveedores del perímetro encabezado por Abenewco 1 mediante  el canje voluntario de sus deudas por una participación en un préstamo sindicado a largo  plazo emitido por Abengoa Abenewco 2 Bis, S.A.U.". Esa deuda está cifrada en 153 millones de euros.

Pero quizás el más grave de los impedimentos y que no estaba prevista por la dirección que encabeza el presidente ejecutivo de Abengoa, Gonzalo Urquijo, es la fuerte oposición de accionistas minoritarios de Abengoa S. A., la matriz histórica de la multinacional andaluza.

Estos accionistas, agrupados en Abengoshares, han interpuesto una demanda para paralizar el rescate en los términos actuales, porque consideran que son extremadamente perjudiciales para sus intereses y que se adoptan sin que la junta general de accionistas hayan podido pronunciarse.

La demanda de estos accionistas ha sido admitida a trámite y el juez ha fijado para dentro de unas horas, a las 10 de este jueves, una vista oral para decidir si acepta las medidas cautelares que piden los minoritarios.

Los demandantes sostienen que ejecutar la operación de rescate provocaría que los daños fuesen “absolutamente irreparables” porque sus “efectos ya habrán sido plenamente desplegados dentro del tráfico jurídico”, según señala la demanda presentada por el despacho Navas & Cusí.

También piden que desde la instancia judicial se prohíba expresamente al consejo de administración seguir adelante con el plan de reestructuración, en concreto, que se inhiban de votar en la junta de Abenewco1 que debe de aprobar el plan de conversión anticipada de los bonos.

Los accionistas reclaman, además, que se realice una anotación preventiva en el Registro Mercantil de Sevilla “para asegurar la efectividad” de la suspensión cautelar, señala la demanda.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios