Tenis de Mesa | Ettu Cup

El Cajasur Priego merece un aplauso también en la derrota (1-3)

  • El conjunto prieguense planta cara al Sporting de Lisboa, pero cede en la ida de los cuartos de final

  • El viernes 8 de febrero buscará la remontada en la capital lusa, como ya hiciera ante el Istres galo

Carlos Machado y Bode Abidoun, en acción en el primer partido de la eliminatoria. Carlos Machado y Bode Abidoun, en acción en el primer partido de la eliminatoria.

Carlos Machado y Bode Abidoun, en acción en el primer partido de la eliminatoria. / Anoba Hidalgo

Grande en la victoria y grande en la derrota, cuya sensación tocó saborear de nuevo. El Cajasur Priego tendrá que volver a apelar a la heroica para continuar su aventura en la Ettu Cup, tras caer en la apertura de la eliminatoria de cuartos de final ante el Sporting de Lisboa por 1-3 (8-9 en juegos). Un resultado que no hace justicia al buen juego y a la entrega del conjunto prieguense, superado por esos pequeños detalles en los momentos puntuales que tiene un equipo de Liga de Campeones.

En dos semanas, en la capital lusa, llegará el desenlace, con el recuerdo de la remontada protagonizada en la ronda anterior ante el Istres francés tras un tropiezo por el mismo marcador. Un aviso a navegantes, porque si alguien cree en los imposibles es el primer equipo del Real Club Priego TM, que en este histórico partido dejó sin vestirse a Alejandro Calvo para lucir a su mejor tripleta, que tuvo sus opciones, pero sucumbió ante el potencial portugués.

Luis Calvo eligió a su jugador más fiable para abrir la eliminatoria. Y Carlos Machado comenzó rozando la perfección ante el nigeriano Bode Abidoun, ganando los dos primeros sets por 11-7 y 11-9. Sin embargo, el africano supo sufrir cuando lo tenía todo en contra, tomó aire y reaccionó a lo grande, imponiéndose en los dos siguientes por 9-11 y 8-11. Tocaba resolver en la muerte súbita. Y ahí el punto fue a parar al marcador del Sporting con un resultado de 9-11 que confirmaba la remontada.

Llegó entonces el momento del joven Qiyao Han, fichado para situaciones de este calibre. Enfrente todo un veterano como el también nigeriano Aruna Quadri. Tal y como se aventura toda la serie, el encuentro volvió a estar marcado bajo el signo de la igualdad máxima. Pero como ya ocurriera en el duelo inaugural, el africano marcó distancias en esos pequeños detalles que deciden marcadores ajustados, poniendo la delantera con un 11-13 en el primer set.

Los lisboetas jugaron mejor los puntos finales y tomaron una ventaja que aún no es definitiva

El chino, lejos de amilanarse, se creció en la adversidad y se apuntó las dos siguientes mangas por 11-8 y 12-10, poniendo contra las cuerdas al nigeriano. Quadri salvó el primer match ball con contundencia (2-11) y llevó el choque al desempate. Han arrancó con tres puntos y Quadri respondió rápido para equilibrar el combate, que como los anteriores paseó igualado hasta que el visitante impuso su mayor templanza para poner el 0-2 y dejar encarrilada la serie con un último parcial de 7-11.

Silva recorta distancias, pero Machado cae

El último turno de juego correspondió a André Silva, que quedó emparejado con su compatriota y compañero en las filas del Cajasur en la Superdivisión Masculina, Diogo Carvalho, cuya licencia en Europa corresponde a los lisboetas. El duelo portugués, para no salirse un ápice del guion, siguió por los mismos cauces. Silva golpeó primero al apuntarse la primera manga por 14-12 y con esa inercia positiva se llevó también las dos siguientes –parciales de 11-8 y 11-9– para meter al Cajasur en el partido.

Era el momento de mostrar ese espíritu indomable del que suele hacer siempre gala en las grandes citas el buque insignia del Real Club Priego. Y el turno señaló de nuevo a Machado, con un viejo conocido como Quadri de oponente. El nigeriano fue el verdugo del prieguense en su única participación olímpica, en Londres’12. Turno para la vendetta.

Pero el africano ejerció de número uno del Sporting de Lisboa, para dejar en anécdota la ausencia de Joao Monteiro. Quadri marcó ritmo desde el primer momento y se llevó la primera manga por 3-11. La respuesta rápida de Machado con un 11-5 en la segunda no pudo tener continuidad y el visitante completó la victoria lusa al ganar los dos siguientes sets por 7-11 y 6-11.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios