Alavés-córdoba · la crónica

El rendimiento máximo a un punto (1-1)

  • Los blanquiverdes sellan unas trabajadas tablas en Mendizorroza para subir a la sexta plaza y colocarse de nuevo en los puestos de 'play off'. Un gol anulado a Iago Bouzón en el 76' pudo dar el triunfo al conjunto de Villa.

El Córdoba vuelve a la zona de play off. Ésa es la principal consecuencia del empate en Mendizorroza, unas tablas trabajadas a conciencia desde la defensa en un partido en el que los blanquiverdes volvieron a desaprovechar su ventaja inicial. El equipo de Villa sacó un punto de un duelo que pudo perder, lo mejor de una tarde gris en el clima y en el fútbol. Un punto en dos partidos y vuelta a la sexta plaza, un balance curioso que habla por sí solo de lo igualado (y lo absurdo, por qué no decirlo) de esta Liga Adelante. Hace diez días el CCF era séptimo con 33 puntos, y hoy, tras sumar sólo uno de los últimos seis en juego, recupera su status de equipo de play off. Es tan extraño que no merece la pena buscarle una explicación, pero los números ratifican la sensación de que esta temporada presenta una oportunidad única para que el más listo ascienda a Primera. Por el momento el Córdoba no ofrece un fútbol convincente ni resultados que hagan pensar que lo va a lograr por la vía rápida, pero ahí sigue metido, liderando al grupo que forma junto al Lugo, Las Palmas y Mallorca. Todos tienen 34 puntos, pero la clasificación dice hoy que el sexto viste de blanquiverde. 

Y eso que el CCF puede acordarse al final del curso de partidos como el de ayer, en el que pudo tener a su alcance la victoria a poco que hubiera puesto más intensidad y decisión ofensiva. También pudo variar el signo del partido con un tanto anulado a Iago Bouzón por una supuesta falta sobre Toti que sólo vio el colegiado, pero al final nadie pudo evitar las tablas. 

El partido quedó resuelto a la media hora, cuando ya habían llegado los dos goles. Pelayo aprovechó un error infantil de la zaga local en un saque de banda para llegar libre de marca ante Goitia y adelantar al Córdoba. No pudo sacar rendimiento ni estirar la ventaja hasta el descanso, porque otro error a la hora de despejar un cómodo balón en la zaga puso en bandeja la pelota a Viguera para hacer la igualada, en el minuto 36. 

Los de Pablo Villa salieron contemplativos y a la expectativa para ver el tipo de partido que les presentaba el Alavés. Los locales, necesitados de puntos para salir del furgón de cola de la tabla, amasaron el balón durante el arranque de partido. 

El Córdoba apenas rebasó la línea del centro del campo ni se asomó con peligro durante los primeros 20 minutos, cediendo toda la iniciativa a los locales. Tanto jugó con fuego el equipo visitante que se pudo quemar a poco de empezar. En el segundo saque de esquina en contra, Jarosik conectó un remate de cabeza que repelió el palo derecho de la meta de Saizar. 

Sin embargo, el panorama cambió de manera radical en el minuto 23. Un inocente saque de banda a la altura del banquillo local sirvió para que el Córdoba aprovechara el primer error de la zaga albiazul. Jarosik y Samuel no se entendieron para marcar a Pelayo, que recibió la pelota sin nadie que le obstaculizara y encaró a Goitia para superarle de una suave y medida vaselina. 

El Córdoba se encontró el partido favorable a sus intereses en la primera aproximación peligrosa. Se evaporó el dominio del Alavés, que empezó a perder intensidad y claridad de ideas en las jugadas ofensivas. A la media hora, pudo sentenciar el Córdoba con un nuevo remate de Pelayo que rebotó en la espalda de Nano y terminó en saque de esquina. 

En una tarde de regalos, la zaga blanquiverde no acertó a despejar con contundencia un balón sin peligro. Lo cazó el pichichi local, Borja Viguera, que con la ayuda de un rebote vio cómo su disparo superó a Saizar para establecer de nuevo la igualada, en el minuto 36. 

Quedó más abierto el partido en la recta final del primer tiempo, con un Alavés renacido y con más optimismo. En el último suspiro antes del descanso, Toti pudo dar la vuelta al marcador con un balón dentro del área que no acertó a embocar y entorpecido por la defensa cordobesa. 

En la reanudación tras el paso por los vestuarios, el Alavés aprovechó el empuje con el que acabó el primer tiempo y volvió a ser el dueño del balón, aunque con problemas de poca lucidez ofensiva. El Córdoba se limitó, de nuevo, a dejar pasar los minutos sin presentarse con peligro ante la meta local. Así, el partido decayó con una sucesión de pases sin sentido en el centro del campo y muy lejos de las zonas de peligro. 

A la hora de partido cambió la tendencia con un CCF que comenzó a buscar más el balón. Para entonces, ya estaban sobre el césped Fran Cruz y Juanlu como los dos primeros cambios de Pablo Villa. 

Con un ritmo tan bajo, las únicas acciones de peligro llegaron en jugadas a balón parado. Un disparo de Luso desde 40 metros buscando sorprender a Goitia y un zapatazo en un saque de falta fueron las únicas ocasiones visitantes y, por el cuadro local, un centro-chut de Emilio ante un inseguro Saizar. En el minuto 76, el colegiado anuló un tanto a Iago Bouzón por una supuesta falta al local Toti, que sólo él apreció en un saque de esquina. 

La recta final ya ofreció el empuje sin ideas de un Alavés con más voluntad y corazón que juego, mientras que el Córdoba supo esperar y amarrar el empate para lograr el punto que le mantiene en la parte alta de la tabla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios