Real Sociedad - Barcelona | La crónica

Ter Stegen sella el pase en los penaltis (1-1)

De Jong recorta ante Mikel Merino.

El Barcelona peleará por el primer título de la temporada, la Supercopa de España, tras eliminar a la Real Sociedad (1-1) en la tanda de penaltis, en la primera semifinal del torneo, disputada en El Arcángel. La enorme actuación de Ter Stegen, clave ya en varias fases del partido, en el momento clave, deteniendo dos de los cinco lanzamientos blanquiazules -un tercero se fue al palo-, acabó con el sueño del equipo donostiarra en una batalla en la que, a los puntos, mereció mejor suerte.

Sin Leo Messi, descartado por unas molestias musculares, pero de nuevo con Araujo como jefe de la defensa, Ronald Koeman repitió el 4-3-3 que ha devuelto la mejor versión del equipo en las últimas jornadas ligueras, con Pedri como jefe de operaciones y Braithwaite liderando un ataque con el renacido Dembélé y el dubitativo Griezmann. Enfrente, el cuadro txuri-urdin calcó el dibujo, con la novedad de Nacho Monreal en la izquierda y un doble pivote formado por los pujantes Guevara y Guridi que liberara a la tripleta Portu-Oyarzabal-Isak.

Imanol Alguacil tejió un plan valiente, yendo a la presión muy arriba, incluso pisando área rival, para dificultar la salida de balón combinativa del Barcelona. Robo y rapidez. Y le salió a la perfección, pasando a controlar la situación prácticamente desde el inicio del partido y minimizando casi por completo la recuperada producción ofensiva del equipo azulgrana, que en los primeros 20 minutos sufrió hasta cinco llegadas claras de la Real, de todos los tipos y colores, pero también con idéntico final.

Un cabezazo alto de Isak tras el desdoblamiento de Gorosabel por la derecha inauguró las hostilidades, luego con continuidad en un disparo cruzado de Portu tras robo alto del joven lateral, un testarazo de Le Normand a la salida de un saque de esquina, otro zurdazo elevado de Isak tras una combinación por la izquierda con la firma de Monreal y el apoyo en el taco de Oyarzabal y, la más clara, una contra conducida por el capitán que Ter Stegen resolvió, felino, saliendo a los pies del sueco para reducir espacios en su intento de elevación.

¿Y el Barcelona? Incapaz de encontrar a Pedri y De Jong entre líneas, de cara a la portería donostiarra, sin el aliento en el cogote de los mediocampistas rivales, el peligro llegó con las arrancadas de Dembéle, superior a Monreal en el uno para uno, y las irrupciones en el área, desde esa posición tirada a la izquierda para dar el centro a Griezmann de Braithwaite. De hecho, tras un primer intento del galo que taponó bien Zubeldia, un zurdazo con la misma suerte del danés y un posterior cabezazo desviado tras la llegada hasta la línea de fondo de Mingueza sirvieron al menos para apagar el ímpetu donostiarra ya camino de la media hora.

Ter Stegen interviene ante un intento de Isak. Ter Stegen interviene ante un intento de Isak.

Ter Stegen interviene ante un intento de Isak. / RFEF

Y ya sin energía para buscar arriba, el conjunto azulgrana fue cada vez dando pasos hacia adelante, con el control del choque cada vez más suyo ante una Real Sociedad obligada a jugar por momentos en su medio campo. Algo que terminó pagando en el minuto 39 tras una jugada larga, con paciencia, a la que Braithwaite metió velocidad con un giro en tres cuartos de campo que le sirvió para habilitar a Griezmann; el francés vio bien la entrada de Frenkie de Jong y le puso un balón medido a la testa que el holandés llevó a la red.

El empate rompe el partido

El 0-1, lógicamente, dibujó un escenario nuevo. El equipo txuri-urdin intentó levantarse aún antes de irse a los vestuarios, pero tuvo que esperar ya a la reanudación para volver a inquietar a la zaga culé. Y vaya si lo hizo. Su primera salida, a la contra, la terminó Oyarzabal con un envío al corazón del área que no alcanzó su objetivo al tocar De Jong con la mano. Munuera Montero, el acento cordobés en la semifinal, aunque el colegiado es jienense, no lo dudó y señaló el punto de penalti, luego ratificado por el VAR. El capitán no falló desde los once metros con ese estilo tan particular, pausado, con el que engañó por completo a Ter Stegen.

Con las tablas de nuevo en el marcador, el encuentro entró en una fase de ebullición, nada mala si la idea era combatir el frío. De Jong intentó resarcirse de su error anterior y acarició el gol en otra llegada desde la segunda línea marca de la casa, pero tras hacerlo todo bien, tardó un segundo de más y Gorosabel metió el pie lo justo para que su golpeo de diestra fuera directamente contra él, y no contra el balón. La respuesta de los blanquiazules llegó con un par de salidas, de nuevo por la siniestra, sin claridad en la definición.

Pero el partido ya estaba más abierto y el balón viajaba de área a área a mayor velocidad, sin los corsés de antes. Dembélé, con un zurdazo que acarició el poste de Remiro, y Portu, con un latigazo sin dirección, avisaron de sus intenciones antes de que Isak, un incordio todo el partido por su verticalidad, asustara de cerca a Ter Stegen con una cabalgada sobre la línea de fondo que no halló complicidad cuando la pelota fue hacia atrás. Tanto como Pedri, que finalizó con un tiro seco repelido por el meta, una larga acción.

Griezmann y Oyarzabal pugnan por el balón. Griezmann y Oyarzabal pugnan por el balón.

Griezmann y Oyarzabal pugnan por el balón. / RFEF

El despliegue físico empezaba ya a notarse en ambos equipos, pero Koeman e Imanol retrasaron hasta cerca del minuto 80 sus primeros cambios. El holandés refrescó su ataque con Trincao; el guipuzcoano, su centro del campo con Barrenetxea. Si no estaban pensando en la prórroga, al menos lo parecía. Merino, a la salida de un córner, y ya sobre el tiempo reglamentario tuvo la última, si bien no conectó bien su remate, llevando el choque al tiempo extra, que decretó Munuera tras añadir apenas un minuto.

El mínimo receso lo exprimieron ambos técnicos para ajustar conceptos y airear sus onces. Pjanic y Riqui Puig cambiaron el rostro a la medular azulgrana; en los blanquiazules, Willian José relevó a Isak y Zaldua hizo lo propio con Gorosabel. Y el lateral, precisamente, firmó la primera gran ocasión de la prolongación al sacarse un chupinazo desde 25 metros que Ter Stegen mandó a córner con una volada imposible. Dembélé dio forma a la respuesta al culminar una contra con un recorte y disparo mordido con su pierna mala (la derecha) que atrapó abajo Remiro.

El avance inexorable del crono y el aumento del cansancio rebajó el ritmo por instantes, pero la ambición y calidad siempre provocan chispazos. Griezmann dio trabajo a Remiro con una volea de derechas para bajar una pelota bombeada por Alba, y en la continuación Oyarzabal se encontró con el meta azulgrana tras pifiar un remate franco de primeras tras el envío preciso de Januzaj que, fresco, lo intentó en solitario a la siguiente, hallando también la manopla de Ter Stegen.

Con los penaltis amenazando, parecía que ninguno quería jugarse el billete a la final en la lotería. Sobre todo la Real, que en su tercera tentativa consecutiva se topó con el poste, destino de un libre directo ejecutado a la perfección por Januzaj. Fue la última de una semifinal intensa y emocionante que se decidió desde los once metros. Y ahí emergió la figura de Ter Stegen, gigante bajo palos, que paró los dos primeros a un Bautista que había salido solo para eso y a Oyarzabal para aclarar un pase que certificó, no sin suspense, Riqui Puig en el décimo y último lanzamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios