Deportes

Un punto para ir cogiendo fuerza

  • El filial blanquiverde saca un valioso empate frente a su homólogo almeriense con un gran nivel defensivo

Los saltos de categoría a bote pronto requieren de un tiempo de adaptación y, por ende, tienen una capacidad de mejora muy grande. En esas anda el Córdoba B, que ayer sacó un valioso punto ante su homólogo almeriense. Los blanquiverdes -ayer de negro- estrenan su casillero en la categoría de bronce y siguen con su puesta a punto.

Tras el fiasco del debut y con las ausencias de Rafa Gálvez, que estaba citado con el primer equipo, y del sancionado Juan Guerra, Pepe Puche dio entrada en el centro del campo a Pedro Santos; además, los juveniles Sebas y José Antonio González salieron de inicio. La nota negativa de la primera mitad fue la lesión de Miguelito antes del descanso.

En la primera parte, el filial cordobesista tuvo que hacer frente al buen hacer local por las bandas. Los almerienses tienen calidad de sobra en los costados. Sin embargo, posiblemente por falta de acople, a veces algunas piezas no siguen el normal discurrir del trabajo en equipo y quieren hacer la guerra por su cuenta. Entre eso y los nervios, al filial rojiblanco se le atragantó el choque.

En la faceta defensiva, el Almería B no tuvo problemas para frenar a un equipo cordobesista todavía bisoño y que no puede quitarse el cordón umbilical que lo une a Tercera. A la hora de construir, a los locales les faltó mover el balón con más velocidad y más movimiento. La jugada, con exceso de toques, siempre acababa en los centrales o en el portero cordobés. El buen hacer defensivo del equipo de Pepe Puche salió a relucir durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

El filial cordobesista sufrió en los primeros minutos, cuando Cristóbal recibió fácil entre líneas y cuando Nono profundizaba y centraba. Kiu y Romera no llegaron a dos grandes balones puestos por él. Sin embargo, cuando el extremo quiso regatearse hasta a él mismo, el Almería B se lió de mala manera.

Y es que en la segunda parte Samuel también pecó de excesivo individualismo y las contras que generó el conjunto rojiblanco ante el paso al frente blanquiverde, no fructificaron por tanto conducir el balón. Los de Pepe Puche mejoraron sus prestaciones tras el receso e incluso gozaron de alguna ocasión para llevarse la victoria. También Cristóbal y Varela tuvieron al final la victoria local en sus botas.

Al final, los cordobesistas dieron por bueno un punto que sirve para que el equipo vaya cogiendo fuerza y más confianza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios