Fútbol l Lucena

Cuatro nombres en un duelo raro

  • Manolo Hierro se sentará en el banquillo del Puertollano tras el finiquito de De la Nieta · Juanma Ortiz quiere jugar ya y Marchiori aún no tiene la documentación

La pasada temporada regresó a Segunda B después de 19 años consecutivos en Tercera. Sin embargo, el Puertollano compitió en el grupo I. Mañana visitará al Lucena, otro novato en el grupo IV, en un partido atípico: se disputará un lunes al mediodía y varios de sus protagonistas tienen historias más que curiosas.

Mientras Antonio Montero Nene selló el jueves su renovación por una temporada más, Manolo Hierro no se estrenará mañana en el banquillo del Puertollano, pero sí se sentará por primera vez en él. La explicación es que hasta ahora el club castellano-manchego no había resuelto el finiquito de su predecesor en el cargo, Pedro Sánchez de la Nieta. De esta forma, Hierro tuvo que ver desde la grada los duelos con el Jaén (0-0 en La Victoria) y el Talavera (victoria por 1-0).

El hermano de Fernando Hierro tiene la duda de Aitor Goñi y la ausencia de Fernando Marchiori. El brasileño, integrante de la docena de refuerzos invernales del Córdoba en la estéril revolución efectuada por Juan Carlos Rodríguez en el ecuador de la Liga 04-05, ha estaba perdido en su país y ha vuelto a España para jugar en Segunda B, donde tiene sitio por su pasaporte italiano. Sin embargo, el centrocampista aún no tiene la documentación en regla.

Todo lo contrario ocurre con Juanma Ortiz, presentado el pasado viernes como nuevo futbolista del Lucena. El delantero de 21 años, cedido por el Granada 74, se encuentra a disposición de Montero para ayudar desde mañana. Como es lógico, dice sentirse encantado con su nuevo reto. "La oferta del Lucena era inferior a otras, pero he querido venir aquí porque creo que es un club que está en crecimiento", manifestó el motrileño. Coincidiendo con su presentación, la plantilla aracelitana repartió alegría en su visita al hospital comarcal Infanta Margarita de Cabra. Como señaló el capitán, Juanlu, "este tipo de iniciativas también son muy importantes para un club de fútbol, ya que la ilusión de un niño es algo muy bonito y que te llega muy dentro. Y más, cuando se encuentran malitos en un hospital. De todas formas, espero y deseo que todos ellos estén muy pronto en su casa".

Quien ya está en el Pozoblanco es Rubén Ferradas, aunque otros piensen lo contrario. Procedente del Cerro de Reyes, el ariete se unió a la disciplina pedrocheña el jueves. En un periódico de Badajoz, sin embargo, dieron a Ferradas como fichaje del Puertollano. Un lapsus lo tiene cualquiera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios