Fútbol | Tercera División

Los equipos cordobeses de Tercera División parten con ambición en un curso extraño

  • El Córdoba B, el Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil aspiran a pelear en la zona alta

  • El Pozoblanco, que tendrá que esperar para el debut, anhela no pasar apuros para mantenerse

Luismi, del Córdoba B, controla el balón entre dos jugadores del Pozoblanco. Luismi, del Córdoba B, controla el balón entre dos jugadores del Pozoblanco.

Luismi, del Córdoba B, controla el balón entre dos jugadores del Pozoblanco. / Sánchez Ruiz

La provincia de Córdoba volverá a tener cuatro equipos en el Grupo X de Tercera División en la temporada 2020-21. Será una temporada extraña, la previa a un cambio estructural en el fútbol no profesional español, que los cuatro contendientes cordobeses afrontan con optimismo y ambición. El Córdoba B, el Ciudad de Lucena y el Salerm Puente Genil quieren pelear por la zona alta para jugar el curso que viene en la Segunda RFEF, mientras que el Pozoblanco -que tendrá que esperar una semana para arrancar- no renuncia a mirar hacia arriba, pero parte con el objetivo de asegurar su presencia en categoría nacional sin apuros.

Para ello, los equipos cordobeses tendrán que hacer frente a una competición totalmente remodelada, que arrancará con un sistema totalmente novedoso a disputar en tres fases distintas. Todos ellos han quedado encuadrados en el subgrupo X-B, junto al Sevilla C, el Gerena, el Castilleja, el Utrera, el Coria, el San Roque de Lepe y La Palma. Un total de 11 equipos que disputarán 22 jornadas para buscar el acceso a la siguiente fase de la competición. Los tres primeros lucharán por su plaza en la Segunda RFEF junto a los tres primeros del otro subgrupo, habiendo asegurado ya al menos la presencia en Tercera RFEF. Los clasificados del cuarto al sexto en ambos subgrupos jugarán una segunda fase en busca de las últimas plazas en Segunda RFEF disponibles. Por último, los clasificados del séptimo al undécimo lugar se enfrentarán en la segunda fase para eludir el descenso a categoría provincial.

La particularidad de ese nuevo sistema de competición es que, de facto, los clubes de Tercera División no podrán pelear este año por un ascenso, pues la reestructuración de categorías ha provocado que la Primera RFEF sea para ellos inaccesible de momento. Por eso, la aspiración común de los equipos cordobeses es dar el salto a la nueva Segunda RFEF, que será la cuarta categoría del fútbol español a partir de la próxima temporada. Como mal menor, todos ellos esperan asegurar al menos su participación en la Tercera RFEF, aunque eso les supondría caer hasta la quinta división nacional de cara al próximo curso.

Con ese serio condicionante muy presente, tanto el Córdoba B, como el Ciudad de Lucena, el Salerm Puente Genil y el Pozoblanco se han reforzado para aspirar a todo, en un curso que se prevé igualado y en el que habrá mucho en juego desde el primer momento, pues los resultados de la primera fase se arrastrarán a la segunda y a buen seguro condicionarán la clasificación final.

Pese a la crisis económica que se cierne sobre el deporte como consecuencia del covid-19, los conjuntos de la provincia han renovado ilusiones y han apostado fuerte por reforzar sus proyectos, para asentarse en el fútbol nacional y pensar en cotas mayores en los próximos cursos.

El Córdoba B, con 15 caras nuevas

Especialmente cambiado llega a la nueva temporada el Córdoba B. El filial blanquiverde ha sufrido una amplia remodelación de su plantilla, con 15 fichajes y la llegada de Germán Crespo al banquillo en sustitución de Diego Delgado. Todo ello con el doble objetivo de pelear por ser importante en su categoría, pero también de servir al primer equipo blanquiverde de apoyo durante toda la temporada.

Germán Crespo charla con sus jugadores en un entrenamiento del Córdoba B. Germán Crespo charla con sus jugadores en un entrenamiento del Córdoba B.

Germán Crespo charla con sus jugadores en un entrenamiento del Córdoba B. / Juan Ayala

Para ello, el club de El Arcángel ha buscado refuerzos de calidad en todas las líneas del equipo. Para la portería han llegado el belga Laverge -que hará las veces de tercer arquero del primer equipo- y Javi Romero. En defensa, solo Juan Luna y Manolillo repiten, con Tellado, Núñez, Álex Sánchez, Guti, Visus y Meléndez como caras nuevas. Algunos de los fichajes más llamativos han llegado para la medular, como los de Luismi y Julio Iglesias, llamados a estar en la órbita del primer equipo. Cuando jueguen con el filial compartirán línea con Moyano, Miguel, Alberto del Moral y Álex Marcelo. Además, para el ataque, Germán Crespo contará en badas con Carlos Puga, McDonald, Fran Gómez, Ale Marín e Iván Navarro, mientras que en la punta estarán Veloso y Diego Domínguez. Un equipo joven pero plagado de talento, que además tendrá la fortuna de disputar sus partidos como local en El Arcángel.

Dado el esfuerzo que ha hecho el club para reforzar al filial, y con la idea de que el segundo equipo se convierta en los próximos años en un surtidor constante de talento joven para la primera plantilla, el objetivo del Córdoba B es pelear por lo máximo, sin perder de vista que la formación de los futbolistas jóvenes suele llevar su tiempo y no siempre casa bien con la exigencia de resultados inmediatos.

Ambición en el Ciudad de Lucena

Después de quedarse a un triunfo del ascenso a Segunda División B, el Ciudad de Lucena afronta el nuevo curso con una plantilla muy renovada, con 13 caras nuevas y la dirección técnica de los hermanos Carrasco, que en su segundo curso en el club aspiran a consolidar el proyecto y seguir dando pasos hacia adelante. El conjunto aracelitano ha perdido jugadores bastante importantes en su plantilla, pero ha sabido mantener una buena base a la que complementar con los recién llegados, que deben aportar ese plus de calidad para mantener al equipo peleando con los mejores del Grupo X.

Para ello, el club se ha reforzado bien, con nombres llamativos en la categoría como el portero Álex Lázaro, el central Luciano Pierce, el extremo Michael Conejero o el punta Juan Delgado, un goleador acreditado. A ellos se une también la vuelta a Lucena del incombustible Guille Roldán, que a buen seguro será importante en el ataque del equipo celeste. En el equipo permanecen además puntales como el central y capitán Pablo Gallardo, los centrocampistas Toni Pérez y Mario Ruiz, o el delantero Maero. Una buena columna vertebral sobre la que apoyar un equipo que tiene un sistema de juego muy definido, lo que a buen seguro hará más fácil la adaptación de los recién llegados.

Once inicial del Ciudad de Lucena en uno de sus amistosos de pretemporada. Once inicial del Ciudad de Lucena en uno de sus amistosos de pretemporada.

Once inicial del Ciudad de Lucena en uno de sus amistosos de pretemporada. / Ciudad de Lucena

Con esos mimbres, Dimas y David Carrasco esperan hacer disfrutar un curso más a la afición lucentina, que mantiene la ilusión de ver a su equipo luchando con los mejores equipos de la categoría, a la espera de poder afrontar en cursos venideros el asalto a una categoría superior.

El Salerm Puente Genil quiere más

Tras un curso en el que llegó a liderar por momentos la clasificación, aunque finalmente quedó fuera por muy poco de las eliminatorias por el ascenso, el Salerm Puente Genil afronta con ilusiones renovadas esta temporada, en la que buscará no despegarse de los primeros puestos. Diego Caro es de nuevo el encargado de dirigir a un equipo que el curso pasado rindió a un nivel excelente y que parte con el reto de ser más regular durante el curso, para mirar de tú a tú al resto de aspirante en el subgrupo inicial.

Con esa premisa, el club de Puente Genil ha dado un lavado de cara importante a su plantilla, sumando piezas importantes como el portero Álvaro García, el central Siles, el mediapunta Ezequiel Lamarca o los delanteros Canty y Chenkam, una apuesta un tanto desconocida pero en la que los rojinegros confían para aportar un plus de calidad y goles a su delantera.

Once inicial del Salerm Puente Genil en un duelo de pretemporada. Once inicial del Salerm Puente Genil en un duelo de pretemporada.

Once inicial del Salerm Puente Genil en un duelo de pretemporada. / El Día

Por el grupo conformado, el cuadro rojinegro tiene que partir necesariamente en el grupo de aspirantes a esas tres primeras plazas en el subgrupo X B, aunque para ello la mejor fórmula posible es la que ya aplicó el Salerm el curso pasado: el partido a partido. Bajo esa máxima llegaron los mejores resultados de un equipo que ha conseguido enganchar de nuevo a la afición de Puente Genil a su proyecto y que ya puede mirar con optimismo al futuro y soñar despierto con cotas más ambiciosas. El duro curso que se avecina será una dura prueba de fuego para un Salerm Puente Genil que quiere más.

Un Pozoblanco a imagen y semejanza de Javi Moreno

Para el Pozoblanco, la temporada 2020-21 debe ser la de su consolidación. El club vallesano pasó apuros durante el curso pasado, en el que le tocó luchar en la zona baja de la tabla. Pese a una notable mejoría cuando Javi Moreno cogió las riendas del equipo, el club de Los Pedroches lo pasó mal hasta la suspensión de la competición, por lo que este año ha apostado por una renovación importante en busca de un curso más tranquilo.

Para ello, Javi Moreno ha podido construir un equipo a su imagen y semejanza, apoyado en la veteranía de algunos hombres clave como el eterno central Rafa Santacruz, el meta cordobés Antonio Sillero o el experimentado delantero Zara. A ellos, el Pozoblanco ha sumado un grupo muy interesante de jugadores jóvenes, que darán al equipo un perfil más físico y descarado.

Alineación inicial del Pozoblanco en un amistoso de este verano. Alineación inicial del Pozoblanco en un amistoso de este verano.

Alineación inicial del Pozoblanco en un amistoso de este verano. / El Día

Pese al riesgo que supone carecer de más experiencia en algunas posiciones, la pretemporada ha dejado ver a un Pozoblanco con buen gusto por el balón y con detalles ilusionantes. Unas pinceladas que Javi Moreno y los suyos deben convertir ahora en hechos consolidados, pues el club quiere vivir un curso más tranquilo e incluso sueña con no renunciar a la zona noble si los resultados acompañan en el arranque de la competición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios