Fútbol Sala | Primera División

El Córdoba Futsal y el reto de crecer ante el Ribera Navarra en un Vista Alegre desierto

Josan González da instrucciones a un grupo de jugadores durante una sesión en Vista Alegre. Josan González da instrucciones a un grupo de jugadores durante una sesión en Vista Alegre.

Josan González da instrucciones a un grupo de jugadores durante una sesión en Vista Alegre. / Juan Ayala

El Córdoba Futsal afronta este miércoles, tras diez días de descanso competitivo por la fecha reservada para los compromisos de los distintos combinados nacionales, uno de esos partidos que pueden marcar el devenir del curso. Así lo han venido repitiendo durante los últimos días pesos pesados del club blanquiverde, y así lo dice la clasificación en Primera División, lo que otorga trascendencia máxima al duelo ante un Ribera Navarra (Vista Alegre, 19:30) que llega en puestos de descenso a un escenario que aparecerá por primera vez desierto.

Con tiempo de sobra para haber digerido la dura derrota ante el Jimbee Cartagena que dio paso al parón, el conjunto cordobesista recibe a un rival directo por la permanencia, al que ahora mismo aventaja en sólo dos puntos. Y lo hace con la idea de recuperar la buena imagen dada en la mayor parte de la temporada, pero fundamentalmente con el deseo de no repetir los errores del pasado, sobre todo en el juego sin balón y en la definición. El dominio de las áreas, tan importante, y más cuando enfrente aparece el segundo equipo más goleado (27 tantos) de toda la competición hasta la fecha.

Como en las últimas jornadas, Josan González volverá a tener a su disposición a toda la plantilla, lo que le empuja a realizar tres descartes antes del choque. Queda por ver si recuperará a David Leal, uno de los fijos en cursos anteriores y con nulo protagonismo en el arranque del actual, o si el técnico mantendrá su apuesta por el mismo bloque. Lo que sí parece seguro es que Cristian Ramos seguirá en la dinámica grupal tras su regreso a la competición en Cartagena, tras casi ocho meses de baja por lesión.

Con unos u otros mimbres, el único objetivo que tiene el Córdoba Patrimonio de la Humanidad es conseguir su segundo triunfo liguero, después de que las buenas sensaciones de citas precedentes se vieran casi siempre penalizadas, como en la última aparición en Vista Alegre con el poderoso Palma Futsal. Entonces, la afición apoyó desde las gradas; ahora tendrá que hacerlo desde casa al jugarse el partido a puerta cerrada por las nuevas restricciones impuestas para tratar de frenar la expansión del covid-19, que incluso amenaza con aplazar el choque del sábado ante el Movistar Inter por los contagios en la plantilla madrileña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios