Amistoso | España-Túnez

Las claves del sufrido triunfo de España ante Túnez

Las imágenes del España-Túnez Las imágenes del España-Túnez

Las imágenes del España-Túnez / EFE

Estas fueron las claves del triunfo de la selección española ante Túnez (1-0) en el último amistoso de preparación del Mundial 2018:

1. Falta de tensión y miedo a las lesiones

Los titulares firmaron la peor primera parte que se recuerda con Julen Lopetegui como seleccionador. Faltó tensión y sobró miedo a las lesiones. Varias selecciones han sufrido bajas de última hora y se han producido lesiones graves que los jugadores tenían en su mente. Más de uno evitó el choque, quitó la pierna en balones divididos, y cuando vio la intensidad con la que iban los tunecinos, pensó en el gran duelo ante Portugal del estreno en el Mundial.

2. Sin presión ni rápida circulación

Las señas de identidad de la selección española se rebajaron con una posesión (hasta el 72% al descanso) sin profundidad ni pegada. El primer disparo a puerta llegó a los 64 minutos y las llegadas aisladas no fueron fruto del habitual juego de combinación colectivo. Numerosas imprecisiones en el pase, falta de visión en los últimos metros y ausencia de presión a la salida de balón del rival. España fue un bloque largo en el terreno de juego y expuesta al contragolpe de Túnez, con el carril derecho como un flanco a atacar que explotó el rival.

3. Aspas, revulsivo

En la batalla del 9 apareció la figura de Iago Aspas como decisiva, el que menos minutos tuvo de los tres candidatos al puesto. El gallego extendió su dulce momento goleador del Celta. Devoró cada segundo que estuvo en el partido, con muchas ganas hasta para sacar rápido de banda como si se estuviese perdiendo un partido oficial. Jugando a espaldas de Diego Costa apareció por la zona donde sabía que haría daño para enganchar un disparo raso salvador que dio el triunfo. Su quinto gol en diez internacionalidades sumados a cinco asistencias, reivindican su figura optando a la titularidad y no como jugador de banquillo al que se recurre para cambiar el rumbo.

4. Riqueza táctica de Lopetegui

Un punto que ha mejorado con Julen Lopetegui respecto al pasado, es la variedad táctica que exhibe la selección española en función de las cualidades del rival y la naturalidad con la que la asumen los jugadores en pleno partido. Del 1-4-2-3-1 del que parte, pasó ante Túnez a un 1-4-4-2 cuando entró en escena el 'plan B' con Lucas Vázquez y Marco Asensio, para acabar buscando el triunfo y encerrando al rival con un 1-3-5-2, renunciando a un defensa y apostando por dos puntas juntos. No era habitual pero el técnico lo probó en fases de los dos últimos amistosos cuando la pegada de la segunda línea se rebajó.

5. Nacho, solución defensiva

La situación de Dani Carvajal, en la recta final de la recuperación de su lesión muscular, no invita a forzarle en el encuentro más duro del grupo, el estreno ante Portugal. Odriozola dejó lagunas defensivas en su segunda titularidad consecutiva y se retiró con problemas estomacales. Abrió la puerta a la prueba de Nacho en el lateral derecho y mostró su polivalencia en la defensa final de tres. Su participación instala las dudas en un puesto del equipo titular para el debut. Las dudas de Lopetegui ya no solo radican en el 9.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios