Fútbol l Liga BBVA

La bala de Eto'o basta

  • El tanto del camerunés da el triunfo al Barcelona ante el Valladolid en un partido reñido y peleado · Guardiola dejó en el banquillo a Messi, Henry y Daniel Alves

El Barcelona doblegó al Real Valladolid con un gol del camerunés Samuel Eto'o en un partido reñido y peleado, en el que los catalanes dosificaron su armamento al prescindir inicialmente de Messi y Daniel Alves, además de no contar con Henry en todo el encuentro.

El Valladolid, siempre valiente, se había apuntado esta vez al victimismo, era la secuela del 6-0 del Camp Nou donde los de José Luis Mendilibar salieron a dar la cara y se la partieron. Y es que el técnico vizcaíno dijo que es casi inviable ganar al mejor Barça, pero esta semana era propicia para que el mecanismo azulgrana cojeara, chirriase al menos.

Y es que el llamado virus FIFA suele aplacar al líder. El hecho de que varios jugadores vinieran de actuar con sus selecciones podía atenuar su ritmo y su velocidad de balón. Así fue, ese inabordable rodillo azulgrana ayer no fue tal, aunque Messi empezó en el banquillo y la explicación bien podría reducirse a eso.

No obstante, el Barça empezó dinámico y con ganas, pero el Valladolid estuvo agresivo en medio campo. El partido tenía más ritmo e intensidad que espectáculo y claridad de ideas, pero es que la presión de ambos no dejaba un solo resquicio para que el fútbol se asomara.

Con la defensa adelantada, el Valladolid salió a por todas. Los de Mendilibar arriesgaban y cada vez hurtaban el balón más y más arriba. El Barça aparentaba incomodidad cuando Pedro hizo intervenir a Sergio Asenjo (12').

El Valladolid pasó a gobernar el partido mediado el primer tiempo ya que Canobbio y Sesma llegaron mucho y bien. Guardiola debió de pensar en ese momento que tal vez se había dejado demasiadas balas en la recámara (Messi, Alves y Henry).

Los catalanes no daban una versión audaz de sí mismos, pero la calidad en fútbol siempre aparece y en el campo estaba un tal Iniesta. Una falta sobre el manchego permitió a Xavi poner a prueba a Asenjo al filo de la media hora.

El dominio era local, pero al Barcelona le costaba menos trabajo crear ocasiones. Del mismo modo que un cañón siempre hace más daño que un trabuco, el mínimo esfuerzo azulgrana en ataque resulta un golpe mortífero, como lo fue el gol de Samuel Eto'o, poco antes del descanso.

Tras este directo en plena mandíbula, el Valladolid, hasta entonces corajudo y plagado de buenas intenciones, se diluyó momentáneamente. A los de Mendilibar les invadió el miedo, el recelo y la inseguridad. Tal vez les sobrevino por un instante el recuerdo del 6-0 en el Camp Nou.

Apenas visitaban los locales el área de Valdés cuando apareció en el campo Escudero para revolucionar al Valladolid. El argentino cedido por el Villarreal jugó sus mejores minutos de blanquivioleta, pero en ese momento Guardiola respondió moviendo el banquillo. Salieron Daniel Alves y Messi, el Barça echaba el resto, pero el partido seguía vivo con el 0-1.

El Valladolid se levantó, apretó y tuvo el empate en ocasiones de Aguirre y Ogbeche. El Barcelona ya no presionó como en el primer acto y el Valladolid se fue al abordaje exponiéndose a los contragolpes del rival. En ese momento pudo pasar cualquier cosa, pero el Barça se rehizo y el choque acabó ya sin excesivo tormento para los catalanes, ante la falta de acierto y pegada de los locales,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios