suecia-corea del sur

Sin Zlatan Ibrahimovic no hay paraíso

Zlatan Ibrahimovic, en Rusia. Zlatan Ibrahimovic, en Rusia.

Zlatan Ibrahimovic, en Rusia. / SERGEI ILNITSKY / efe

Incluso sin jugar para Suecia en el Mundial, Zlatan Ibrahimovic parece omnipresente en Rusia 2018. Y no parece que su figura ponga precisamente alegre a la selección nórdica, que debuta hoy en el torneo frente a Corea del Sur.

Dos años después de renunciar a la selección, el mejor jugador sueco de la historia comienza a ser un elemento perturbardor para sus ex compañeros. Y es que Ibrahimovic no sería Ibrahimovic si no lanzara alguna de sus provocaciones para llamar la atención.

"Tengo el control y decido quién será el entrenador", dijo ante la decisión sobre el relevo en el banquillo sueco. Y sobre las expectativas del equipo de Janne Andersson en Rusia, soltó: "Ahora tienen menos presión porque no estoy yo. Si estuviera, se esperaría que ganáramos todo".

Si el fantasma del punta de 36 años sobrevolara Suecia sólo estos días que pasó en Rusia, tal vez el plantel no reaccionaría con tanta irritación ante cualquier pregunta que incluya la palabra "Zlatan". Pero la situación viene de antes.

El problema para Andresson y su equipo es que, junto con ese perfil deliberadamente irritante y provocador, Ibrahimovic es un genio irreemplazable. En los cuatro partidos que disputó este año, Suecia marcó sólo un gol y reveló una ofensiva frágil. De esta manera resulta difícil imaginar a alguien mejor que Ibra para su selección. Con ella hizo 62 goles.

Lo más parecido a él que puede encontrarse en la nueva Suecia es Marcus Berg, con 18 goles. Pero el ex delantero del Hamburgo juega ahora para el Al Ain, de Emiratos Árabes Unidos: un entorno incomparable al nivel del Mundial. Además su compañero en la delantera, Ola Toivonen, no ha anotado ningún gol esta campaña.

"Un Mundial sin Zlatan no es un Mundial", dijo el propio Ibrahimovic hace cuatro años. Tras su llegada a Rusia repitió ahora la misma declaración como un modo de justificar su viaje al torneo. Frases como ésa explican la respuesta que dio el técnico de Suecia Lars Richter cuando un periodista le preguntó si no convenía pedir a Ibrahimovic que estuviera un poco más tranquilo: "¿De verdad cree que serviría de algo?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios