Deportes

Real Madrid, del club de los 'clanes' al club de la 'globalización'

  • Florentino diversifica la procedencia de sus nuevas estrellas tras varios años marcados por la misma nacionalidad de sus extranjeros.

Comentarios 2

Españoles, brasileños, franceses, portugueses, argentinos. El Real Madrid parece haber virado de estrategia para pasar de albergar "clanes" en su vestuario a convertirse en un club que apuesta por la "globalización".

Primero fueron los brasileños, luego llegaron los argentinos y finalmente se instalaron los holandeses. El club español fue pasando en los últimos años por etapas distinguidas por la nacionalidad de sus futbolistas extranjeros.

El nuevo presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, parece haberse decidido por una filosofía sin nacionalidades únicas, como demuestran sus cuatro primeros fichajes de la temporada: el brasileño Kaká, el portugués Cristiano Ronaldo, el español Raúl Albiol y el francés Karim Benzema.

Da la sensación de que Florentino Pérez quiere eliminar los "clanes" de los que tanto se habló en los últimos años, casi siempre peyorativamente.

El presidente blanco todavía guarda en la memoria aquel 2005, en el que llenó el vestuario de brasileños. Allí estaban Roberto Carlos, Julio Baptista, Robinho y Ronaldo, más Vanderlei Luxemburgo en el banquillo.

Aquella temporada terminó en catástrofe, con Luxemburgo despedido y con Pérez presentando su dimisión en febrero de 2006. Se habló de un vestuario viciado, de "vedettismo", de fiestas nocturnas a ritmo de samba.

Ramón Calderón fue elegido nuevo presidente y poco a poco fue vaciando el vestuario de brasileños. Sólo quedó el lateral Marcelo. A cambio, llegaron sucesivamente los argentinos y se empezó a hablar de un nuevo "clan". En el Real Madrid coincidieron Gabriel Heinze, Gonzalo Higuaín, Fernando Gago y Javier Saviola.

Al mismo tiempo, un nuevo desembarco se producía en el club. Llegaban los holandeses, y lo hacían en masa: Ruud van Nistelrooy, Royston Drenthe, Wesley Sneijder, Arjen Robben, Klaas-Jan Huntelaar...

Pero Pérez está dispuesto a vaciar el vestuario de argentinos y holandeses. Para empezar, ya traspasó a Saviola al Benfica y se habla de la salida de todos los holandeses, sin excepción. Es como si quisiera eliminar cualquier resto de la "era Calderón".

Contrató a Kaká, pero nadie le considera como un brasileño "al uso". Es discreto, no le gustan las fiestas y se siente incómodo con los focos sobre su persona.

A cambio, uno de los deseos de Pérez es llenar el equipo de españoles y en estos días se habla de futbolistas como Xabi Alonso, Álvaro Arbeloa o David Silva, que hoy mismo ocupó portadas en la prensa deportiva española como nuevo objetivo del Real Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios