Final de la Copa del Rey | Valencia Marcelino, el triunfo de la paciencia

  • "Empezamos mal y ese sufrimiento, la unión de los jugadores y la afición nos han dado esto", afirma

  • Un título, cuarto en Liga y semifinalista europeo

Marcelino, entrenador del Valencia, se abraza con Kondogbia tras concluir el partido. Marcelino, entrenador del Valencia, se abraza con Kondogbia tras concluir el partido.

Marcelino, entrenador del Valencia, se abraza con Kondogbia tras concluir el partido. / antonio pizarro

"El fútbol es así de cambiante. El año pasado fue magnífico. Empezamos mal y aquel sufrimiento y unos jugadores que no se dividieron nos han dado esto con ayuda de la afición. Me han dado la oportunidad de ganar un título", señalaba un Marcelino exultante instantes después de proclamarse con el Valencia campeón de la Copa del Rey en un final de temporada excepcional. Cuarto en la Liga, semifinalista de la Liga Europa y vencedor sobre el Barcelona de Messi en la final copera, algo inimaginable cuando en el primer tramo de temporada las voces pidiendo su destitución llenaban Mestalla.

Marcelino García Toral, que el próximo agosto cumplirá 54 años y que ya acumula una dilatada experiencia en los banquillos, se doctoró en el estadio Benito Villamarín, donde logró el primer título de su carrera, el de Copa del Rey aupado por el Valencia ante el Barcelona y además en el año del centenario del su club.

El preparador asturiano, que cumple segunda campaña en el equipo valencianista, después de pasar por otros como el Sporting, Recreativo, Racing, Zaragoza, Sevilla o Villarreal, se ha asentado en la entidad valenciana, a la que en el pasado curso la devolvió a la Liga de Campeones.

En éste, después de un arranque malo, en el que se cuestionó su continuidad, el equipo mejoró en la segunda parte de la temporada y ha cumplido sus objetivos, culminados con un título, el octavo de Copa que acumula el Valencia.

Marcelino reconoció que se siente el "hombre más feliz del mundo. Es mi primer título y estoy feliz", dijo el preparador del Valencia. "Siempre hay una primera final y nos ha costado siete semifinales llegar a una final y gracias a los jugadores, a la afición, al cuerpo técnico y a mi familia han hecho que, a nivel profesional, sea el hombre más feliz del mundo", reconoció aún sobre el césped.

El preparador asturiano hasta recibió una entrada a ras de hierba de Gabriel Paulista en forma de broma, de la que se levantó para seguir con su cuerpo técnico de fiesta con la afición valencianista, situada en la zona de Gol Norte del estadio del Betis. Mientras tanto, en zona mixta, el presidente del Valencia, el singapurense Anil Murthy, se mostró eufórico por el tramo final de temporada de su equipo y por el triunfo en la final. "Es increíble que después de luchar y sufrir en la temporada del centenario logramos entrar en la Champions hace una semana y ahora ganar la Copa del Rey", dijo el mandatario del Valencia en Televisión Española.

"Hoy hemos ganado 10-0 en la calle. Estamos muy contento por ellos, por los aficionados, porque merecen la victoria. Han sufrido este año para ver a su equipo en Champions y luego esta copa", añadió Murthy, que elogió a Dani Parejo. "Parejo es un jugador muy importante para nosotros. Hemos jugado muy bien. Todo el equipo estuvo fantástico", apuntó el singapurense, que no quiso pronunciarse sobre la continuidad o no en el club del delantero Rodrigo.

"No coment", respondió al ser preguntado. "En fútbol hay que pelear. Nunca te puedes rendir. Se puede llegar a cosas magníficas como hoy", afirmó. El Valencia festejará el título de Copa hoy en el estadio de Mestalla a partir de las seis de la tarde. Está previsto que la delegación del club valenciano llegue al aeropuerto de Manises a las cinco y se desplace directamente al estadio para vivir el festejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios