croacia-nigeria

Ilusiones y retos a partes iguales

  • Croatas y nigerianos lucharán por sumar los tres puntos, pues el billete a octavos se venderá caro

Modric camina con un balón en las manos con Mandzukic detrás. Modric camina con un balón en las manos con Mandzukic detrás.

Modric camina con un balón en las manos con Mandzukic detrás. / ANATOLY MALTSEV / efe

Sin ser una favorita de primer orden, aunque llena de jugadores con enorme potencial, la selección croata arranca hoy su camino en Rusia ante una siempre peligrosa Nigeria.

Liderada por nombres como Modric, Rakitic, Kovacic o Mandzukic, el cuadro balcánico buscará reeditar su mayor éxito en un Mundial, justamente hace 20 años, cuando terminó en el tercer lugar en Francia 1998.

Croacia necesitó una victoria en el play off europeo ante Grecia para conseguir el billete a Rusia, pero en el medio el seleccionador, Zlatko Dalic, reemplazó a Cacic antes de la última jornada de grupos.

Armados de una potente columna de centrocampistas, los croatas esperan también borrar la mala imagen que dejaron hace cuatro años en Brasil, cuando se despidieron tras una fase de grupos compartida con los anfitriones.

Todo pinta distinto en Rusia, aunque la zona esta vez no es menos sencilla. Y si bien parte como favorita frente a la novata Islandia e incluso ante el cuadro africano, el grupo se tratará en teoría de quién acompañará a Argentina en los octavos de final.

De ahí la importancia del debut de hoy en Kaliningrado ante un rival directo, que seguramente también deposita sus esperanzas en el segundo lugar.

Con Gernot Rohr al mando, estas nuevas Águilas intentarán llegar a cuartos de final y superar su techo en los Mundiales.

Previo al torneo, sin embargo, perdió dos de los tres amistosos que disputó y apenas pudo sacar un empate por 1-1 ante la República del Congo.

"Necesitamos modestia", declaró Rohr, que cree que su equipo debe reducir la euforia de jugar el máximo torneo del fútbol. "Todos están hambrientos y entusiastas, pero les falta experiencia", añadió el alemán.

En un país con 250 grupos étnicos, el entrenador de 64 años lideró la construcción de un equipo joven. "Necesitamos un cambio radical", concedió Obi Mikel, volante del Chelsea y capitán del equipo, tiempo atrás.

Y a pesar de llegar a octavos de final en Brasil, los jugadores agradecen que, tras la llegada del nuevo técnico, un salto de calidad haya sido posible.

"Es como un padre para nosotros", reconoció Ndidi, volante del Leicester. "Nos da consejos y nos enseña disciplina táctica", añadió el mediocampista.

Rohr rechaza los grandes elogios -"soy más bien como el hermano mayor, y ellos son como una gran familia", apostilló- y piensa más bien en cómo superar a Croacia, pues sabe que exigirá oficio defensivo y, desde luego, mucha creatividad y desparpajo en ataque. Sin duda, no será un debut sencillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios