GP de Japón

Hamilton deja virtualmente sentenciado el Mundial

  • El inglés dio un paso gigantesco para igualar este año los cinco títulos de Fangio

Hamilton celebra su tirunfo en el podio. Hamilton celebra su tirunfo en el podio.

Hamilton celebra su tirunfo en el podio. / EFE

El inglés Lewis Hamilton dejó virtualmente resuelto a su favor el Mundial de Fórmula Uno al ganar este domingo el Gran Premio de Japón, donde dio un paso gigantesco para igualar este año los cinco títulos del argentino Juan Manuel Fangio, toda vez que el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) sólo pudo ser sexto en Suzuka.

Hamilton, que había salido desde la 'pole', festejó su triunfo 71 en Fórmula Uno, el noveno del año y el quinto en Japón, donde ganó por delante de su compañero finés Valtteri Bottas y del holandés Max Verstappen (Red Bull). A falta de cuatro carreras para el final, el inglés elevó a 67 puntos su ventaja sobre Vettel y podría celebrar su quinto título dentro de dos semanas, si gana el Gran Premio de Estados Unidos y el alemán no acaba segundo en Austin (Texas); donde también le valdría sumar ocho puntos más que su principal rival.

Hamilton, que el sábado había ampliado a 80 su propio récord de 'poles', ganó sin mayores problemas y se aprovechó de la ansiedad de Vettel, al que no le quedaba otra que arriesgar a tope y esperar fallos del inglés. 'Seb' era cuarto al final de la primera vuelta, pero se equivocó al intentar adelantar a Verstappen -en la novena- y tuvo que volver a recuperar puestos desde el fondo de la parrilla.

El alemán se tuvo que conformar con firmar la vuelta rápida en carrera, en el último giro; y ya sólo le queda por saber en qué país felicitará al espectacular y excéntrico campeón de Stevenage.

La remontada del día la firmó el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), que salió decimoquinto y acabó cuarto una prueba en la que los españoles Carlos Sainz (Renault) y Fernando Alonso (McLaren) fueron décimo y decimocuarto, respectivamente.

Lewis arrancó con neumático blando, al igual que Bottas -que lo secundó en la calificación del sábado y completó una nueva primera fila íntegra de Mercedes- y que el francés Romain Grosjean (Haas, sexto este domingo); mientras que el resto de los primeros diez lo hicieron con superblandos.

Bottas protegió bien a Hamilton de Verstappen, que mantuvo su tercer puesto de salida, en la primera curva; y Vettel, que, tras el error estratégico del sábado (Ferrari se equivocó de neumáticos en la Q3) arrancó octavo, comenzó su remontada en el primer giro. Que concluyó en cuarta posición, tras arrebatarle ese puesto a su compañero finés Kimi Raikkonen (quinto este domingo), al que Max -sancionado con cinco segundos por esa acción- casi echa de pista al obstaculizarlo claramente en la última 'chicane'.

En la quinta vuelta, cuando el danés Kevin Magnussen (Haas) ya se la había 'liado' al monegasco Charles Lecrerc (Sauber) -que cambiará coches con Raikkonen el año próximo- entró en pista el coche de seguridad. Y tras su marcha, en la reanudación (en la novena) Vettel arriesgó, atacó a Verstappen, se tocó con el holandés y cayó al fondo de la parrilla. Arruinando de golpe su carrera en Suzuka. Y entregándole el Mundial a su rival inglés.

Tras doce de las 53 vueltas, Hamilton lideraba, con Sainz -que salió decimotercero- décimo; y Alonso -decimoctavo- duodécimo. Vettel, cada vez más frustrado, era decimosexto, iniciando su segunda remontada del día. Que sólo le valió para acabar sexto.

'Seb' era duodécimo al pasar a Alonso al inicio de la vuelta 19, dos después de que parase Kimi (que puso medios) y de que Ricciardo se colocara tercero, por detrás de los dos Mercedes y por delante de Max, que había entrado a garajes.

En la 27, traspasado el ecuador de la prueba, Hamilton -que había sustituido tres giros antes el blando por el medio-, lideraba por delante de Bottas; con Verstappen -que había puesto blandos- a 14 segundos; y Ricciardo -que había cambiado a medios- a 16.

Justo después pararon Vettel (de superblando a blando) y Alonso (de blando a medio) y un par de giros más adelante, Sainz, que aún no había entrado en boxes, rodaba en sexta posición.

El madrileño efectuó poco después el mismo cambio que el doble campeón del mundo asturiano, que apuntará mucho más alto el próximo fin de semana, cuando intente reforzar, con Toyota y en Fuji -también en Japón- su liderato en el Mundial de resistencia.

Sainz salió victorioso de su batalla final con el francés Pierre Gasly (Toro Rosso) -que el año que viene pilotará un Red Bull- y acabó rascando un punto importante en Suzuka, donde fue muy superior a su compañero alemán Nico Hülkenberg durante todo el fin de semana.

A diez para el final, Vettel era sexto, pero rodaba demasiado lejos de Kimi -quinto-, por lo que sólo podía esperar un pequeño milagro en forma de 'safety car' para minimizar destrozos.

No se produjo y ahora 'Seb' deberá esperar una intervención divina mucho mayor si quiere ser él el que iguale este mismo año al 'Chueco', que capturó sus cinco coronas en los años 50.

Hamilton entrará con 67 puntos de ventaja en el Circuito de las Américas, en Austin (Texas), donde dentro de dos domingos podría festejar su quinta corona en el Gran Premio de Estados Unidos; siete días antes de la penúltima carrera americana, en Ciudad de México. Donde Lewis celebró su cuarta, el año pasado.

Sao Paulo acogerá el Gran Premio de Brasil dos semanas antes del cierre, en la pista de Yas Marina de Abu Dabi, el 25 de noviembre. Donde, salvo descalabro de magnitudes estratosféricas, Hamilton se colocará a dos títulos del récord del alemán Michael Schumacher. Y se sentará, con todas las de la ley, en la mesa de Fangio.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios