Deportes

Cristiano Ronaldo contra Griezmann, segundo asalto

¿Sometimiento o revancha? 43 días después de medirse en la final de la Liga de Campeones, Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann volverán a enfrentarse, esta vez con los papeles intercambiados, en la otra gran final continental, la de la Eurocopa.

Las estrellas de Portugal y Francia sólo acumulan elogios en los días previos al duelo del Stade de France tras sus impactantes actuaciones en las semifinales. Pero sólo uno de ellos podrá alzar al cielo de París la copa Henri Delaunay.

El 28 de mayo en el estadio de San Siro de Milán fue Cristiano Ronaldo el que acabó besando la Champions tras una final doblemente amarga para Griezmann, que mandó un penalti al travesaño en la segunda mitad antes de que el Real Madrid se impusiera en la tanda desde los once metros.

Hoy los dos lucirán el 7 en la espalda, pero habrá una pequeña diferencia respecto a la final de Milán: Griezmann viste ahora la camiseta de la favorita y Cristiano está en el lado del underdog.

El luso, de 31 años, y el galo, de 25, son las dos grandes estrellas de la Eurocopa de Francia. Por sus goles, por su influencia en el campo y por su liderazgo, esa capacidad de arrastrar a los suyos sobre el césped. Además, el hecho de que hayan sido decisivos en la Champions y en la Eurocopa los coloca como candidatos al Balón de Oro.

"Eso es un debate para ustedes", dijo el seleccionador francés, Didier Deschamps. "Pero me alegrará ver a Griezmann peleando por el Balón de Oro porque eso significará que tendrá una buena actuación. Es un jugador muy talentoso y hace jugar al equipo", continuó.

Cristiano lleva casi una década entre los mejores del mundo y nadie puede dudar de que es uno los grandes de la historia. Es un jugador todoterreno, una bestia de la naturaleza: fuerte, veloz, potente, dispara con las dos piernas, tiene el mejor remate de cabeza de la actualidad, una presencia única y a base de goles derribó prácticamente todos los muros que encontró a su paso.

Griezmann es un jugador diferente, más delgado, más regateador y más pícaro a pesar de su cara de niño bueno. Lo mejor en su carrera parece que está por llegar después de la espectacular progresión que experimentó desde que fichara en 2014 por el Atlético de Madrid, club con el que renovó recientemente hasta 2021.

El futuro le pertenece, pero el presente pone ahora a prueba su madurez. Una final en su casa, ante su público y con Cristiano Ronaldo de nuevo enfrente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios