fútbol lXXXII Trofeo Internacional Juvenil Ciudad de Los Califas

Al Córdoba le sonríen los penaltis

  • El portero José Andrés se erige en el héroe blanquiverde a costa del Benfica

Comentarios 0

Pasó a la final por penaltis y se llevó el título de la misma manera. El Córdoba se proclamó campeón del XXXII Trofeo Internacional Juvenil Ciudad de Los Califas tras empatar el jueves con el Real Madrid y ayer con el Benfica, que perdió su cuarta final tras las ediciones de 1984, 1985 y 1999 y no pudo suceder al Sporting de Portugal como único representante extranjero en el palmarés de un torneo resuelto en el Municipal de Pozoblanco. José Andrés, que detuvo el disparo final de Nelson Monte desde los once metros, se convirtió en el héroe de la noche.

El Benfica arrancó llevando el dominio del partido ante un Córdoba mal situado. A los 4 minutos ya había marcado el equipo portugués, impulsado por el mejor del encuentro: Delman Santos. Su volea en el área resultó imparable para José Andrés.

El Córdoba tardó en reponerse, aunque gozó de una gran ocasión con un lanzamiento al larguero de Polonio. Poco a poco, el conjunto de Diego Delgado fue comiéndole terreno al bando lisboeta. Y cuando no se había llegado a la media hora, Dani Espejo transformó un penalti engañando a José Costa.

El último cuarto de hora de la primera mitad fue del CCF, aunque sin crear ocasiones claras. Polonio sí llevó peligro al portal contrario tras la reanudación, asumiendo el fútbol ofensivo de su equipo. Dos oportunidades del capitán se fueron al limbo. Sin embargo, la insistencia del anfitrión cuajó en el minuto 61: José María realizó una sensacional jugada por la banda derecha y Cani conectó un testarazo en el corazón del área.

La remontada hirió al Benfica, que se tiró con todo buscando la igualada. José Andrés abortó una ocasión de Bah al sacar una mano prodigiosa bajo los palos. El empuje luso se concretó en el 73', cuando Delman Santos se internó por la derecha y, tras pisar el área, soltó un zapatazo cruzado imposible para el guardameta.

La expulsión de Silva cuando apenas quedaban cuatro minutos no tuvo consecuencias. Con los dos conjuntos agotados, Santos acarició el hat-trick, pero José Andrés volvió a evidenciar que Sillero -convocado por el primer equipo para recibir al Almería- tiene un relevo de garantías. El arquero aún tenía reservado un último truco: la parada a Nelson Monte en el lanzamiento definitivo. Y el trofeo se quedó en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios