Fútbol Sala | Primera División

El Córdoba Futsal se toma con calma su campaña de abonados

  • El club espera acontecimientos, ante la incertidumbre del aforo real que podrá usar en Vista Alegre debido a las restricciones por el coronavirus

Aficionados del Córdoba Futsal en Vista Alegre. Aficionados del Córdoba Futsal en Vista Alegre.

Aficionados del Córdoba Futsal en Vista Alegre. / Juan Ayala

El Córdoba Futsal Patrimonio de la Humanidad no deja de trabajar en la próxima temporada, aunque la crisis del coronavirus mantiene paralizados ciertos aspectos de la planificación. Si en lo deportivo el conjunto blanquiverde tiene bastante avanzada su plantilla, que está a falta de uno o dos fichajes más, en lo social la máxima es calma y paciencia a la espera de que la situación se clarifique lo máximo posible para lanzar la campaña de abonados.

Después de un primer año en la élite en el que Vista Alegre se quedó pequeño para albergar a los aficionados cordobeses, el segundo curso en Primera División se presenta igual de atractivo para un Córdoba Patrimonio que ha dado un paso adelante en su plantilla con la idea de asentarse entre los mejores, en una liga que será muy competitiva por el crecimiento en el número de equipos, lo que a buen seguro conllevará también que sean más plazas de descenso las que haya que evitar.

Los aficionados hace semanas que esperan la campaña de abonados para reengancharse al equipo blanquiverde. Pero esa campaña tardará aún semanas en ver la luz. El motivo principal de ese retraso es la incertidumbre que ha generado el coronavirus en el mundo del deporte. Las restricciones de asistencia a espectáculos deportivos marcarán el devenir de la campaña de abonados de todos los clubes deportivos y ante la falta de certezas actual resulta prácticamente imposible idear un plan sólido que no pueda generar algún problema dentro de unos meses.

Por eso, el presidente del Córdoba Futsal, José García Román, opta por la paciencia como mejor aliada, a la espera de que las circunstancias se clarifiquen y hagan más fácil el diseño de un plan para los abonos. De momento, el poder de decisión en cuanto a la asistencia a eventos deportivos lo tendrán las comunidades autónomas. En Andalucía, la norma ya establecida es que al aire libre el aforo máximo será, de momento, de 1.500 personas, mientras que en espacios cerrados se reduce hasta los 800 asistentes.

Con más de 2.000 abonados, al Córdoba Futsal le supone todo un problema diseñar una campaña con esa restricción actual, por lo que la opción elegida por el club es la de esperar, con la confianza puesta en que el transcurrir de las semanas mejorará las perspectivas y hará que las autoridades sanitarias abran un poco más la mano en cuanto al aforo de los recintos cerrados.

El inicio del próximo curso queda lejos

Otro factor que ha influido en el retraso de la campaña de abonados es la indefinición que muestra tanto la Liga Nacional de Fútbol Sala como la Real Federación Española de Fútbol respecto al próximo curso. La disputa de las fases finales de las diferentes competiciones (en la Primera División de fútbol sala, por ejemplo, el campeón se conocerá en unos días) permitirá a los organismos centrarse en el próximo ejercicio y definir tanto las condiciones particulares de una temporada condicionada por la ausencia de descensos en la actual, como las normas generales que regirán en la competición en cuanto a los aficionados se refiere, aunque ese aspecto irá siempre ligado a lo que dicten las autoridades.

De cualquier manera, en el Córdoba Futsal tienen claro que esperarán lo que sea necesario, pues la próxima temporada no arrancará hasta bien entrado el mes de septiembre o incluso a principios de octubre. Ganar tiempo supondrá también una mayor certeza para un aspecto que es clave en la economía del club cordobés. Y es que una buena parte del presupuesto que maneja el Córdoba Patrimonio sale de la campaña de abonados, por lo que ocupar solo 800 plazas supondría un descuadre importante.

Con todo, la esperanza en el club es que la buena situación en la que se encuentra Andalucía respecto al covid-19 y la cada vez mayor normalización de la situación en España permita una vuelta a la competición con las gradas en un alto porcentaje de ocupación, muy similar a lo que ha sido habitual este año en Vista Alegre. Con esa confianza, en el Córdoba Futsal prefieren aguardar y armarse de paciencia, para asegurarse de que su campaña de abonados salte a escena bien atada y sin incertidumbre de por medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios